Detenido un hombre en La Rioja por matar a un niño de nueve años al que se llevó engañado de un parque

La Guardia Civil ha detenido en Lardero (La Rioja) a un hombre por matar a un niño de 9 años. El menor, que fue presuntamente engañado por el arrestado en un parque, fue encontrado muerto en el portal de la vivienda donde reside el sospechoso.

El arrestado, un hombre de mediana edad, ya cumplió pena de prisión por un delito de asesinato ocurrido en Logroño en 1998, han confirmado a Efe fuentes de la investigación y vecinos de la zona. El pequeño, de 9 años, fue hallado muerto por la noche después de que varios testigos afirmaran que habían visto cómo un hombre se llevaba al menor mediante engaño, según ha detallado la Delegación del Gobierno en La Rioja. El hombre fue detenido después de haber sido encontrado junto al menor, encontrado por una patrulla de la Guardia Civil en estado muy grave e inconsciente, tras lo que ha fallecido.

A las 20:25 horas del jueves, una llamada alertó al SOS Rioja 112 de la desaparición de un menor en Lardero, municipio del área metropolitana de Logroño, a unos 5 kilómetros de la capital riojana y con más de 11.000 habitantes. A los pocos minutos, una patrulla de la Guardia Civil dio aviso para que se llamase a una ambulancia al encontrar al menor en estado muy grave e inconsciente junto a un varón. Los sanitarios intentaron reanimar al menor, sin éxito.

Varios vecinos de la zona indicaron a Efe que el niño fue encontrado en el interior del portal del número 7 de la calle Río Linares de Lardero, donde vive el detenido. Los testigos aseguraron que la víctima estaba jugando con otros niños en un parque situado junto al colegio Villa Patro, de donde un hombre se lo ha llevado. Tras conocerse el suceso, se produjeron momentos de tensión, sobre todo cuando la Guardia Civil y la Policía Local prepararon el operativo para sacar al detenido desde el garaje de la vivienda, donde se concentraron unas 200 personas. Durante varios minutos, los concentrados increparon a los agentes, a los que reprocharon que protegieran al detenido y pidieron que les dejasen entrar para “lincharlo”. Varios de estos vecinos reprocharon a los agentes que ya habían advertido de que el detenido había intentado en otras ocasiones llevarse a niños de la zona. “Nos llamabais locos y solo veníais dos y ahora ha tenido que morir un niño para que vengáis todos a proteger al asesino”, lanzó una vecina a los agentes.

Los testigos presenciales han explicado a los periodistas que en la zona había “inquietud” por la presencia habitual de este hombre que, según ellos, habría salido de la prisión en 2020 tras cumplir una condena por el asesinato de una agente inmobiliaria en Logroño en agosto de 1998. El detenido fue trasladado a las dependencias de la Guardia Civil en Logroño; mientras que los agentes permanecieron en el interior del inmueble buscando pruebas.

 

Sánc-HEZ demuestra con sus palabras y con su actitud que el asesinato del niño de Lardero le importa un pito​

Este mal actor. Este indecente. Este inútil. Este mentiroso. Este farsante que tenemos como presidente del Gobierno no conoce la decencia porque no lo tiene, no la ha tenido nunca y no la tendrá en todos los años que viva y por mucho que intente disimularla. Este siniestro, vil y miserable personaje es de lo peor que hay en España, pero no solo para presidir un gobierno o una comunidad de vecinos, como persona.

La indecencia que destila por todos los poros de su piel apesta más que el sudor del más pestilente de los seres que puedan habitar la tierra y encima al tipo no le importa, le trae sin cuidado, le resbala. Un malnacido ha asesinado a un niño de nueve años, a una pobre criatura en Lardero (La Rioja) y el tipo ni siquiera es capaz de dar el pésame a su familia sin leerlo en un papelajo.

Y no solo eso, como a él todo le da igual, como la realidad es que le trae sin cuidado todo lo que le pueda pasar a cualquier persona de España, no es capaz ni de decir bien el nombre de la localidad de la que era ese pobre niño y en la que fue asesinado. Y no lo hace en una, lo hace en dos ocasiones. No es Laredo (Cantabria) donde han asesinado a este niño. Es Lardero, impresentable.