El Plan Kalergi es un plan cuyo objetivo es el genocidio de la gente blanca mediante el mestizaje y la inmigración masiva de no blancos a Europa. Fue elaborado en 1923 por el conde Richard Nikolaus Coudenhove-Kalergi quien según sus propias expectativas, busca generar una raza mestiza pasiva, amansada, predecible y manipulable, de carácter e inteligencia inferior sobre la cual pudiera gobernar eternamente la élite aristocrática judía, pues dicha mente inferior les impediría organizarse para rebelarse, e incluso darse cuenta de que están dominados.

Este plan, expuesto en 28 tesis, está inspirado en el dominio humano sobre los animales de granja, los cuales, debido a su inferior inteligencia no pueden rebelarse.

En sus primeros manifiestos escritos entre 1923 y 1925, el Plan Kalergi exigía que los judíos tomasen el poder, primero en Europa y después en todo el mundo. El plan se basa en un supremacismo judío utópico y se refiere a una «raza superior» (Herrenrasse) judía. La expresión Herrenrasse, utilizada por Adolf Hitler para describir a la raza aria, fue usada también por Coudenhove-Kalergi para corroborar la reivindicación de la soberanía judía en Europa y en el mundo. También el término «raza noble judía» es utilizado constantemente. Con motivo de la creación de este imperio judío, el plan Kalergi proclama la abolición del derecho de autodeterminación de los pueblos y, posteriormente, la eliminación de las naciones por medio de migraciones alógenas en masa, o bien su despedazamiento interno a través de movimientos separatistas "étnicos" como el separatismo catalán o vasco. Para que Europa sea dominable por los judíos, pretende transformar a los pueblos racialmente homogéneos en conjuntos mezclados de blancos, negros y asiáticos. A estos mestizos les atribuye crueldad, infidelidad y otras características que, según él, deben ser creadas conscientemente porque son indispensables para conseguir la superioridad de los judíos.

Mucho antes que Hitler, Kalergi compartía la opinión del alto rendimiento de la raza blanca, especialmente de la subraza nórdica, pero, al contrario que Hitler, no aspiraba al fomento, conservación y fortalecimiento de la misma, sino a su destrucción. Siguiendo los estudios de Joseph Arthur de Gobineau, pensaba que al cruzar las razas, se eliminarían talentos y características admirables de cada una de ellas. A pesar de su valoración positiva de esta raza, creó el plan de su exterminio únicamente porque decía necesitar a mestizos fácilmente manipulables para cuando los judíos tomaran el poder. En la actualidad, encontramos otra palabra en los medios de comunicación americanos cuando se refieren a la colonización de Afganistán e Irak, otro de los muchos signos que prueban que la semilla de Kalergi sigue germinando. Se trata de nationbuilding y significa algo así como la creación artificial de naciones a manos del hombre. En cuanto a la idea de Kalergi sobre el hombre cruzado consanguíneamente, encontramos grandes conocimientos sobre la evolución y la cría de razas que en algunos puntos concuerdan asombrosamente con las investigaciones de Darwin y las, en ese entonces no redactadas, teorías del Tercer Reich. También la ciencia moderna, impulsada sobre todo por Israel, que con el análisis del ADN puede distinguir a los judíos de sus primos, los árabes, confirma los conocimientos de Kalergi sin que se pueda averiguar la proveniencia de dicha sabiduría.

Plan Kalergi - Metapedia
 

La llegada de pateras se dispara más de un 300% en los primeros tres meses de 2024 a pesar de los acuerdos con Marruecos​

En estos primeros tres meses, el año el mayor incremento se sitúa en Canarias, donde han llegado 12.393 personas

A pesar de las cesiones de Pedro Sánchez entregando el Sáhara, Marruecos no ha cumplido su parte de contener la inmigración y el flujo de migrantes no deja de crecer. De acuerdo con el último informe del Ministerio del Interior, España se ha convertido en un país al que le cuesta frenar la inmigración irregular por mar y tierra.

De hecho, la llegada de migrantes a la Península vía marítima se ha disparado un 308% en estos tres primeros meses de 2024 respecto al mismo periodo del año anterior. Se han contabilizado 14.405 frente a los 3.528 de 2023, que lo hicieron a bordo de 322 cayucos frente a los 177 del anterior año.

Las personas que alcanzaron Península y Baleares se han incrementado en 2024 un 54% (705 personas indocumentadas más) en sólo un año ya que ha pasado de 1.306 el pasado ejercicio a 2.011 en 2024. Lo hicieron en 131 embarcaciones. En cómputos generales, las personas migrantes que llegaron a España por mar o tierra creció en un 308,5%, ya que pasó de 3.708 a 15.141.

En estos primeros tres meses del año, el año el mayor incremento con respecto a 2023 se sitúa en las llegadas en patera a Canarias, donde han arribado 12.393 personas en 190 embarcaciones, lo que supone más de 10.215 migrantes más y un aumento del 469%. Estos datos demuestran que el problema migratoria en el archipiélago no deja de crecer a pesar de las alarmas que se han dado al Gobierno y la imposibilidad de que puedan ser atendidas con los recursos que hay planteados.

 

Alerta militar por la oleada de pateras de Marruecos en los islotes del Estrecho: «Ensayan una invasión»​

En sólo 48 horas, a finales de febrero, cerca de 200 inmigrantes ilegales llegaron en pateras procedentes de Marruecos a la Isla de Alborán. Un territorio de soberanía española entre las aguas que separan Melilla y Almería, y que está bajo control de un destacamento de la Armada. Sólo 11 efectivos para hacer frente a unas llegadas que les superan en 1 a 18 hombres. Unos sucesos que para el Estado Mayor no tienen nada de improvisados: se sospecha que es un tanteo por parte de Marruecos, un mensaje sobre lo «fácil» que se puede poner en jaque unas islas sin apenas protección. Un «ensayo de una invasión» a uno de los enclaves que Rabat reclama como propios. Sobre la mesa hay un plan militar para reforzar la vigilancia y protección de esos territorios, al que sólo le falta la luz verde del Gobierno para implementarse.

«Que sepan que no nos olvidamos de ustedes. Estamos muy pendientes de Alborán y de lo que pasa, y hemos tomado nota de algunas cosas que se necesitan». Esas palabras fueron parte del discurso que la ministra de Defensa, Margarita Robles, pronunció en su reciente visita al destacamento de la Armada que protege la Isla de Alborán, en aguas a medio camino entre África y Europa. Un viaje de logística compleja que se producía sólo días después de que se restableciera el caos provocado en esta plaza de soberanía por una oleada de pateras de Marruecos, con cerca de 200 inmigrantes a bordo (el 98% hombres en edad adulta) que puso al límite a los once militares que la defienden, que convivieron durante días con ellos ante la imposibilidad de trasladarles a Melilla por las malas condiciones de mar.

La llegada de pateras no es un hecho que extrañe a los protectores de esta Isla de Alborán, pero hasta ahora se producían a cuentagotas. La crisis de finales de febrero ha roto todos los moldes y se ha convertido en un hecho excepcional. Según fuentes militares consultadas por OKDIARIO, lo ocurrido va más allá de lo anecdótico y adquiere tintes preocupantes. En primer lugar, por la inacción de las fuerzas de seguridad marroquíes: los registros de radar muestran que en esos días había patrulleras en la zona de partida de las pateras, aunque ninguna intentó frenarlas.

Esa circunstancia ha encendido las alarmas en el Estado Mayor, donde se sospecha que nada ha sido casual en esta crisis, que se produjo sólo cuatro días después del viaje de Pedro Sánchez a Rabat. El análisis de lo ocurrido, explican estas fuentes militares, revela la posibilidad de que se trate lo que en la inteligencia militar denominan «acción en zona gris».

«Ensayo de invasión»​

Ese término, acuñado para describir las guerras híbridas, se refiere a acciones que se caracterizan por «la ambigüedad y dificultad en atribuir acciones al adversario; son acciones que no respetan las leyes y el orden internacional; emplean la aproximación indirecta para conseguir otros fines, y gradúan el nivel de violencia para evitar pasar el umbral rojo y controlar la escalada». Se trata, creen, de un «tanteo» hacia la capacidad de defensa que tiene el Mar de Alborán y los protocolos para repeler cualquier intento de invasión. Porque lo que sospechan que allí se ejecutó sobre el terreno fue un «ensayo de invasión». Similar a lo que ocurrió en la Isla de Perejil en 2002 o en la valla de Ceuta en 2021. La inteligencia considera este último suceso como una clara acción de «zona gris».

De ahí, explican, la premura de la visita de Robles a una isla que resulta estratégica para el control del tráfico marítimo en el Estrecho, así como para la vigilancia de fenómenos delincuenciales como el narcotráfico. Una visita que fue entendida como un gesto, un «mensaje» por parte de Defensa para recalcar que la isla es de soberanía española, y en la que la ministra señaló que la protección de este territorio pasaba a ser una «prioridad para el Estado».

Estas fuentes inciden en que el Estado Mayor de la Defensa y el Mando de Operaciones tienen sobre la mesa un plan diseñado para reforzar la seguridad de estos enclaves, cada vez más estratégicos, y al que sólo le hace falta un empujón político para hacerlo realidad. Pero es una decisión que, de aplicarse, podría distorsionar la relación diplomática y política entre Moncloa y Rabat.

Oleada de pateras​

La Guardia Civil tuvo que movilizar a la patrullera Río Miño para comenzar el traslado de cerca de 200 inmigrantes ilegales de origen magrebí llegados en los últimos días a la isla de Alborán, islote español ubicado en la parte occidental del mar Mediterráneo, a unos 55 km al norte de la costa de Marruecos y 85 km al sur de la provincia de Almería.

Los inmigrantes, que entre el domingo y el martes alcanzaron suelo español a bordo de una decena de pateras procedentes de Marruecos, aguardan desde entonces a ser trasladados a la península. Fuentes del dispositivo han confirmado el inicio de estos traslados, que previsiblemente se prolongarán durante dos jornadas, tras varios días de espera debido a las malas condiciones meteorológicas y las fuertes rachas de viento en el mar de Alborán.

 

El Gobierno destina en seis meses casi 300 millones de euros para la acogida de inmigrantes ilegales​

EuropaPress_5822106_presidente_gobierno_pedro_sanchez_vicepresidenta_primera_ministra_hacienda-1.jpg-fts.webp


El Ejecutivo de Pedro Sánchez vuelve a ampliar, por tercera vez, las partidas que el Ministerio de Migraciones dedica a la acogida de inmigrantes ilegales. Tras esta tercera ampliación, de casi 120 millones de euros, la cantidad de fondos destinados a este fin asciende ya hasta los casi 300 millones en los últimos seis meses.

Según lo acordado por el Consejo de Ministros este martes, los fondos de emergencia para la atención de los inmigrantes ilegales que llegan a territorio español a través de nuestras costas —principalmente a Canarias—, se ampliarán hasta los casi 300 millones de euros. En concreto, esta última ampliación —la tercera desde octubre del año pasado— destinará un total de 116,4 millones de euros a prestar diferentes servicios y acogida a los inmigrantes, incluido el alojamiento en hoteles por toda la península.

La denominada declaración de emergencia estuvo dotada inicialmente por una partida de 33 millones de euros y permitió una ampliación de la capacidad del programa de Protección Internacional y Atención humanitaria de más de 4.000 plazas, según informó en su día el Ministerio. Estas plazas, según ha podido conocer este medio, fueron habilitadas mayoritariamente en hoteles y otros establecimientos turísticospor todo el territorio peninsular.

La primera ampliación tuvo lugar el día 25 de octubre y contó con un presupuesto de 76 millones de euros, que aumentó el sistema de acogida en 10.000 plazas más. La segunda ampliación, en febrero, se dotó con 60,6 millones. Según el Gobierno, estas ampliaciones habían permitido practicar la acogida de más de 40.000 inmigrantes ilegales en toda España.

Aunque el Ejecutivo no lo detalla, tras esta última ampliación, de casi 120 millones de euros, se estima que el sistema de acogida podría ampliarse en aproximadamente 15.000-20.000 plazas, una cifra muy similar a las entradas ilegales que han tenido lugar durante el primer trimestre del año, que ascienden hasta las casi 16.000, cuando aún no ha culminado el mes de marzo.


Debe ser la primera vez en la Historia que un pueblo costea su propia invasión y aplaude mientras se extingue.
 

El Gobierno cumple con Rabat: los camioneros marroquís pueden canjear el carnet sin examen​

El Boletín Oficial de Estado acaba de publicar la nota del Ministerio de Asuntos Exteriores, que dirige José Manuel Albares, para la modificación del acuerdo bilateral sobre el reconocimiento recíproco y el canje de los permisos de conducción nacionales con Marruecos.

Este acuerdo se concreta un mes después de la última visita de Pedro Sánchez a Marruecos, en la que, entre otros compromisos, se acordó dar el paso para que los camioneros marroquíes puedan trabajar en España sin necesidad de convalidar el carnet.

El canje de carnets profesionales se efectuará sin tener que realizar exámenes teóricos y prácticos. Como excepción, los conductores marroquíes que soliciten permisos de conducción para camiones sin límite de peso o con remolque, equivalentes a los españoles de las clases C, C+E, D y D+E, deberán realizar una prueba de circulación en vías abiertas al tráfico general, utilizando un vehículo o conjunto de vehículos cuya conducción autorizan dichos permisos.

Hasta ahora, los conductores profesionales marroquíes que solicitaban la homologación de sus permisos de conducción por los equivalentes españoles (clases C, C+E, D y D+E) debían realizar una prueba teórica específica.

Para que el acuerdo se concrete sólo queda ya que la embajada de Marruecos publique una nota de confirmación, lo que ocurrirá en los próximos días. El acuerdo se aplicará transcurridos treinta días a partir de esa fecha.

Para el Gobierno español, el objetivo de la medida es "eliminar los retos existentes en materia de cobertura de vacantes de conductores cualificados para trabajar en el sector". Y responde, a la petición de "los representantes de las empresas españolas dedicadas al transporte por carretera, tanto de pasajeros como de mercancías".

La DGT ya había propuesto este cambio en el acuerdo en 2019 tras las reivindicaciones del sector del transporte que está escaso de mano de obra.

6.000 chóferes​

Desde Marruecos explican que el acuerdo "es necesario para que ciudadanos marroquíes sean contratados como conductores de camiones de empresas españolas". Ahora se espera que hasta 6.000 chóferes profesionales marroquíes puedan venir a trabajar a España.

La decisión se ha ido madurando en las últimas visitas de miembros del Gobierno español a Rabat. El Consejo de Ministros del 6 de febrero autorizó el canje de notas por el que se modificaba el acuerdo bilateral preexistente.

El 4 de marzo, el ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, se reunió con su homólogo marroquí, Mohamed Abdeljalil, en Rabat, diez días después del viaje del presidente Sánchez a la capital marroquí. Además, al día siguiente, el ministro visitó la sede de ALSA en Casablanca, líder en el transporte público de Marruecos, donde tuvo un encuentro con trabajadores de la empresa y conoció su operativa.

Por su parte, Sánchez viajó el 21 de febrero de manera imprevista y sin una agenda confirmada para reunirse durante menos de una hora con el rey Mohamed VI, que no le había recibido en la Reunión de Alto Nivel (RAN) en febrero de 2023. Una visita más sin que se normalice la apertura de las fronteras terrestres ni la aduana comercial en Ceuta y Melilla, mientras el presidente busca un hueco para las empresas españolas en el desarrollo de Marruecos.

 

Moncloa maneja un informe que retrata a Marruecos: las pateras se dispararán de aquí a 5 años​

Las oleadas de pateras e inmigración ilegal sobre las costas españolas están en máximos históricos. Y no hay previsión de que mejore, de hecho todo lo contrario. Según un documento de análisis de riesgos elaborado por el Departamento de Seguridad Nacional, se espera que la inmigración ilegal «empeore mucho» en los próximos cinco años, consolidándose como uno de los riesgos más importantes para la seguridad de España. Pese a que Pedro Sánchez asegura que la colaboración con Marruecos es «excelente», lo cierto es que el número de pateras sigue aumentando.

El Departamento de Seguridad Nacional (DNS) ha publicado, junto a su informe anual de amenazas de 2023, un documento con el análisis de riesgos que clasifica no sólo las amenazas actuales, sino también la previsión de su evolución a futuro.

Se trata, según reflejan las previsiones de Seguridad Nacional, de uno de los riesgos principales que debe afrontar España. «Del conjunto de los 16 riesgos y amenazas de la Estrategia de Seguridad Nacional 2021, las campañas de desinformación, la vulnerabilidad del ciberespacio, y los flujos migratorios irregulares, están en la zona de intensidad muy alta», advierte el documento. Le atribuye una «intensidad de riesgo» de 17,02 puntos, lo que la sitúa en nivel rojo de cara a los próximos 5 años.

Además, el informe reseña el «notable aumento de la inmigración irregular en España (un 95% más que en 2022)». Según recoge, «las cifras de llegadas (más de 56.000 migrantes irregulares) han superado con creces las de años anteriores, de forma muy especial en las Islas Canarias».

Y todo ello a pesar de que el Gobierno de Pedro Sánchez haya calificado de «excelente» la colaboración de Marruecos en esta materia. «Tenemos la mejor relación en décadas», señaló el jefe del Ejecutivo sobre el país vecino, clave en la lucha contra la inmigración ilegal. Sin embargo, las críticas a la inacción de Marruecos en esta materia son habituales entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Los islotes militares​

En sólo 48 horas, a finales de febrero, cerca de 200 inmigrantes ilegales llegaron en pateras procedentes de Marruecos a la Isla de Alborán. Un territorio de soberanía española entre las aguas que separan Melilla y Almería, y que está bajo control de un destacamento de la Armada. Sólo 11 efectivos para hacer frente a unas llegadas que les superan en 1 a 18 hombres. Unos sucesos que para el Estado Mayor no tienen nada de improvisados: se sospecha que es un tanteo por parte de Marruecos, un mensaje sobre lo «fácil» que se puede poner en jaque unas islas sin apenas protección. Un «ensayo de una invasión» a uno de los enclaves que Rabat reclama como propios. Sobre la mesa hay un plan militar para reforzar la vigilancia y protección de esos territorios, al que sólo le falta la luz verde del Gobierno para implementarse.

«Que sepan que no nos olvidamos de ustedes. Estamos muy pendientes de Alborán y de lo que pasa, y hemos tomado nota de algunas cosas que se necesitan». Esas palabras fueron parte del discurso que la ministra de Defensa, Margarita Robles, pronunció en su reciente visita al destacamento de la Armada que protege la Isla de Alborán, en aguas a medio camino entre África y Europa. Un viaje de logística compleja que se producía sólo días después de que se restableciera el caos provocado en esta plaza de soberanía por una oleada de pateras de Marruecos, con cerca de 200 inmigrantes a bordo (el 98% hombres en edad adulta) que puso al límite a los once militares que la defienden, que convivieron durante días con ellos ante la imposibilidad de trasladarles a Melilla por las malas condiciones de mar.

La llegada de pateras no es un hecho que extrañe a los protectores de esta Isla de Alborán, pero hasta ahora se producían a cuentagotas. La crisis de finales de febrero ha roto todos los moldes y se ha convertido en un hecho excepcional. Según fuentes militares consultadas por OKDIARIO, lo ocurrido va más allá de lo anecdótico y adquiere tintes preocupantes. En primer lugar, por la inacción de las fuerzas de seguridad marroquíes: los registros de radar muestran que en esos días había patrulleras en la zona de partida de las pateras, aunque ninguna intentó frenarlas.

Esa circunstancia ha encendido las alarmas en el Estado Mayor, donde se sospecha que nada ha sido casual en esta crisis, que se produjo sólo cuatro días después del viaje de Pedro Sánchez a Rabat. El análisis de lo ocurrido, explican estas fuentes militares, revela la posibilidad de que se trate de lo que en la inteligencia militar denominan «acción en zona gris».

 

Marruecos va a por Canarias​

¿Se imaginan que España hubiese iniciado maniobras con buques de guerra durante el Ramadán frente a la costa de Marruecos y el Sáhara Occidental? Esto es lo que ha sucedido, pero al revés. Por eso no le importa a nadie. Con absoluta opacidad, este Viernes Santo Marruecos iniciaba unas «maniobras estratégicas a gran escala» que se desarrollarán durante tres meses en cuatro zonas, una de ellas a 125 km de la Isla de Fuerteventura y otra en la costa que han ocupado del Sáhara. El asunto tiene implicaciones importantes que muestran la agenda de Marruecos sobre España de forma diáfana.

La noticia del world of warships saltó cuando el Gobierno alauí envió una circular a los armadores y pescadores anunciando la zona de exclusión de las labores de faena para la ejecución de las maniobras militares. Es decir, no podrán pescar en la zona durante tres meses. Primera implicación: la suspensión del Acuerdo de Pesca. Es interesante saber que estas actividades se inician una semana después de que la Abogada General de la Unión Europea emitiese un informe no vinculante para que el TJUE suspenda el Acuerdo de Pesca que firmó el Consejo de la UE con Marruecos, a instancias del pueblo saharaui por haber incluido el Sáhara Occidental y sus aguas como territorios de pleno derecho no diferenciados de Marruecos. Parece que aún queda alguien sin comprar por el lobby marroquí en la Unión Europea. No sé si se puede decir lo mismo del Gobierno de España y los medios de comunicación.

Los canarios al principio se indignaron por no haber existido comunicación oficial alguna, pero sus dirigentes, dueños de los medios allí, pasaron pronto página cuando el Ministro de Asuntos Exteriores, el afrancesado Manuel Albares, declaró que eran «maniobras muy alejadas sin entidad suficiente para que llamen la atención». Por lo que debemos concluir que el Excelentísimo Ministro no tenía ni idea de este hecho de enorme gravedad y trascendencia. No es costumbre en Marruecos que el amo comparta con el servicio sus planes. Nadie con un mínimo de raciocinio —el Ministro y la prensa del régimen quedan excluidos— se le escapa que unas maniobras de guerra con al menos 20 barcos de la Marina Real Marroquí y 10.000 soldados, en una zona sobre la que Marruecos tiene pretensiones, son una clara amenaza a la soberanía territorial de España.

La segunda implicación a tener en cuenta es que el reconocimiento unilateral del Presidente del Gobierno, el marido de Begoña «Africa Center» Gómez, del Sáhara occidental como territorio de Marruecos implica una cesión de España de las rutas marítimas, las prospecciones de petróleo y la explotación del Monte Tropic, situado al suroeste de El Hierro lleno de tierras raras, cobalto y telurio, el oro tecnológico. Se calcula que tiene unas 2.600 toneladas de este metal que hoy se paga entre 200 y 500 dólares por kilo. Un auténtico «Dorado» submarino sobre el que España ha perdido casi cualquier posibilidad al ceder a Marruecos el Sáhara Occidental sin reserva alguna de explotación de recursos, teniendo derechos legítimos e históricos sobre este tesoro. A diferencia de Francia, que sí ha acordado el reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara a cambio de beneficios económicos y explotación de recursos.

Estas insólitas maniobras estratégicas a gran escala por parte de un vecino hostil son una demostración de fuerza y una provocación que merecería algo de un país que no estuviese en liquidación final. Marruecos ha agredido a España de casi todas las formas posibles: inmigración, narcotráfico, hundimiento de nuestra agricultura… y el Gobierno de España responde además vendiendo armas a un país que no oculta su hostilidad hacia la soberanía de nuestros territorios. Casi 60 millones de euros en armamento en los últimos 5 años y proyectos de mayor envergadura, como un patrullero de altura destinado a la Marina Real Marroquí. No solo no nos defendemos, sino que les armamos contra nosotros. El delirio de festival.

No esperen a que el Gobierno reaccione cuando hayan desembarcado en Maspalomas miles de inmigrantes africanos y ocupen los hoteles de las islas, ya sucede. No esperen a que nombren y cesen ministros de España, ya sucede. No esperen nada. Marruecos no solo es el aliado preferente de la metrópoli en el Atlántico, al sur de Reino Unido, sino que el lobby marroquí actúa sobre demasiados periodistas y políticos en España y Europa. No necesita ocupar militarmente un territorio que controla del resto de formas posibles, al estilo del imperio británico.

Nuestros dirigentes corruptos nos arrebatan lo que no les pertenece para venderlo a nuestros enemigos a cambio de prebendas personales. De esta forma tan barata e indigna se puede adquirir una nación que ha expulsado su cultura cristiana de la sociedad y a todos los patriotas de las instituciones. Harán lo que quieran de una sociedad vaciada de su identidad. La virtud del patriotismo garantiza, entre otras cosas, un sentido mínimo de la dignidad y la supervivencia colectiva. Ahora somos un país colonizado por nuestros enemigos y gobernado por traidores.

 


Cuando te suene el despertador a las 6 de la mañana para ir a trabajar... Cuando mires el sablazo que le pegan a tu nómina en impuestos... Cuando leas noticias de violaciones, robos y palizas... Cuando llegues a casa hecho polvo después de un día de trabajo... Recuerda que hay charos dando masajitos relajantes a los moronegros.
 

Si la demografía es el destino, la UE lo tiene crudo: en 2070, solo el 3,7% serán europeos​

La edad de las europeas que deciden tener su primer hijo se ha elevado hasta los 29,7 años. Las italianas y las españolas son las que más tarde se quedan embarazadas

"La demografía es el destino", aseguró el sociólogo Auguste Comte. El de la Unión Europea hace tiempo que luce complicado. Al igual que está pasando en el resto del mundo, el descenso de la natalidad y una mayor longevidad han provocado la inversión de la pirámide demográfica. Ahora, cada vez hay más personas mayores y menos jóvenes. En el Viejo Continente, el fenómeno podría provocar que cada vez haya menos europeos en el mundo por factores generales como el despunte imparable de los nacimientos, pero también por otros específicos de la UE, como la escasez punzante de mano de obra que afecta de forma especial al mundo rural.

Respecto al envejecimiento, la tendencia demográfica a la que se dirige el Viejo Continente hace honor a su nombre. Los avances sociales, económicos y sanitarios están repercutiendo en Europa en el alza de la esperanza de vida de sus ciudadanos. De aquí a mitad de siglo, el porcentaje de ciudadanos por encima de los 65 años se situará en el 30%, frente al 20% actual. Ninguno de los 27 Estados miembros ha sido ajeno a esta tendencia en las últimas dos décadas. Grecia es el país que más ha visto crecer su población de más de 80 años; frente a Suecia, que se sitúa a la cola.

Este cambio de paradigma deja retos cruciales para el presente y el futuro de la UE desde el punto de vista económico, social, sanitario, productivo o geopolítico. La pandemia del coronavirus, que tuvo un impacto brutal sobre los más mayores, ya supuso un aviso a navegantes. Los servicios sanitarios se vieron sometidos a una gran presión y, de paso, se pusieron en evidencia cuestiones menos notorias como el drama de la soledad de muchos mayores.

Una de las grandes preocupaciones en torno a la pirámide generacional invertida reside en su impacto sobre las arcas públicas y la sostenibilidad del sistema de pensiones. Son muchos los informes, las investigaciones y las organizaciones que inciden en la necesidad de modificar los sistemas públicos de jubilación en los países europeos. Algunos como Francia han aprobado recientemente una reforma que retrasa en dos años, de los 62 a los 64, la edad de jubilación. El motor alemán ha creado un fondo soberano con hasta 200.000 millones para garantizar la sostenibilidad del sistema durante los próximos 15 años. Y España sacó adelante el año pasado la reforma de las pensiones, una de las medidas más importantes de la pasada legislatura. Uno de sus elementos centrales es que mantiene hasta 2044 el periodo de cómputo de los 25 años vigentes. El país cuenta con una situación especialmente vulnerable: tiene una de las esperanzas de vida más altas del mundo, un índice de fecundidad reducido y un sistema de cotización más bajo que muchos de sus vecinos europeos.

Natalidad​

Otro de los elementos que explican el fenómeno actual es el descenso de la natalidad. En 2020, el número medio de partos por mujer fue de 1,5, muy por debajo del valor de 2,1 que se estima necesario para mantener una población estable. Según un estudio elaborado por la Comisión Europea, la edad de las europeas que deciden tener su primer hijo se ha elevado hasta los 29,7 años. En 2021, las italianas y las españolas fueron las que tuvieron su primogénito con más edad: con una media de 31,6 años. Las más jóvenes fueron búlgaras (26,5) y rumanas (27,1).

El sur lidera la baja natalidad. Las tasas en Malta (1,13 hijos por mujer), España (1,19) e Italia (1,25) contrastan con las del Estado miembro a la cabeza en recién nacidos: Francia con 1,84, muy en línea con la situación que viven Chequia y Rumanía. La fotografía también difiere desde la óptica contextual que se tome: en los pueblos europeos se procrea más que en las ciudades: el índice es del 1,61 y del 1,47, respectivamente.

Menos europeos​

En 1960, los ciudadanos que vivían en suelo comunitario representaban el 13,5% de la población global. En 2018, la tasa se redujo hasta el 6,9%. La previsión es que en 2070 los europeos solo sean el 3,7% de la humanidad. Durante los últimos años, las mayores disminuciones de población se han registrado en Italia y Polonia.
Aunque este factor no es el único que determina el poder de un actor en el globo, sí tiene muchas implicaciones. Los europeos no solo son cada vez más menguantes en el planeta. También son más mayores y, por lo tanto, están menos presentes en el mercado laboral, poniendo contra las cuerdas el modelo productivo o la competitividad del mercado único. Así, Europa cuenta con un grave problema de mano de obra ágil y cualificada y arriesga quedarse rezagada frente a la implosión en continentes como África, donde el 60% de su población tiene hoy menos de 25 años. Se prevé que en dos generaciones los jóvenes pasen de ser 447 millones a 1300 millones.

Esperanzas de vida​

La edad media de población en la UE es de 44 años. España cuenta con la mayor esperanza de vida de la UE con una media de 83,3 años. Le sigue de cerca Suecia, con 83,1; mientras que las más bajas se registran en Bulgaria (71,4) y Rumania (72,8). En 2021, la esperanza de vida en la UE se estimó en 82,8 años para las mujeres y 77,2 años para los hombres.

Mientras la hucha de las pensiones acusa esta longevidad, el mercado laboral también se encuentra frente a profundas metamorfosis. El desempleo en la UE se encuentra en mínimos históricos, pero hay una gran desproporcionalidad generacional, ya que la falta de empleo afecta principalmente a los más jóvenes. España es el líder europeo en paro general y juvenil.

Los salarios reducidos, la precariedad del sistema laboral, el contexto actual de inflación o los grandes cambios de paradigma que acarren las revoluciones ecológica y digital dejan un panorama sombrío e incierto. "El desempleo está en un mínimo histórico, y esto es genial. Pero al mismo tiempo, las vacantes de empleo están en niveles récord. Necesitamos centrarnos mucho más en nuestra inversión en la educación profesional y la mejora de las competencias", reconocía Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, en el discurso del estado de la Unión de 2022. Con este fin, el Fondo Europeo de Recuperación ha destinado 100.000 millones de euros a la estabilidad, sostenibilidad y crecimiento del mercado laboral.

Éxodo rural​

El 30% de la población de la UE vive en el mundo rural, a pesar de que el 80% del territorio comunitario es rural. La despoblación de los pueblos está afectando de forma más punzante a los países del sur y el este, pero es un fenómeno cada vez más generalizado a lo largo y ancho del bloque comunitario.

La proporción de jóvenes europeos ha disminuido en todos los Estados miembros en los últimos 20 años, con un descenso promedio de tres puntos. La marcha de las nuevas generaciones ha tenido un impacto mucho más punzante en el mundo rural, que se está quedando cada vez más aislado y envejecido, mientras que los más jóvenes emigran a las urbes en busca de nuevas oportunidades. Una resolución del Parlamento Europeo advierte de que "el envejecimiento de la población está ocasionando una disminución de la población en edad de trabajar y puede provocar el declive de municipios y pueblos en toda la Unión; las decisiones de fusionar municipios y pueblos o de incorporarlos a otros municipios o ciudades también pueden provocar, simple y llanamente, su desaparición".

Este desequilibrio supone una amenaza directa a la cohesión social y corre el riesgo de amplificar la brecha entre las regiones más pobres y las más ricas. En 2050, el nivel de urbanización de la UE se disparará por encima del 83% dejando dos impactos inmediatos. Por un lado, la masificación de las urbes y el estilo de vida asociado, marcado por el gran número de desplazamientos, supone un nuevo reto a la hora de hacer frente a la lucha contra el cambio climático. En paralelo, el éxodo a las ciudades deja un vacío en, por ejemplo, el sector agrícola, que, en plena revolución del campo, se torna cada vez menos atractivo para las nuevas generaciones. Bruselas estima que a finales de esta década el 3% de los terrenos agrícolas queden abandonados.

 

La Conferencia Episcopal Española, CONFER y Cáritas apoyan la regulación masiva de inmigrantes ilegales​

Los obispos españoles han emitido un comunicado junto con la CONFER y Cáritas en la que se muestran partidarios de apoyar la ILP que pide la regulación de los inmigrantes ilegales residentes en España.

En medio de un clima de invasión migratoria en donde el Gobierno español se ha visto obligado a repartir a miles de inmigrantes ilegales por todo el territorio español tras el colapso que sufren las Islas Canarias, llegan los obispos españoles para apoyar el efecto llamada.

Lejos de evitar el efecto llamada y poner fin al negocio de las mafias y a la ilegalidad de permitir la entrada masiva de personas en pateras en territorio nacional, la Iglesia española propone una ‘amnistía’ para todos aquellos ilegales que se encuentran en situación irregular en España.

«Con pleno conocimiento de las consecuencias de la irregularidad administrativa en la vida de las personas migrantes, estas entidades eclesiales llevan desde el año 2021 apoyando el proceso por una regularización extraordinaria de las personas que residen en situación irregular en nuestro país», se lee en la nota difundida por la CEE.

Justifican su apoyo ya que este proceso «ha contado con un respaldo transversal y diverso de la sociedad civil organizada, así como de más de 700.000 ciudadanos y ciudadanas, cuyas firmas han posibilitado presentarlo al Congreso de los Diputados como una Iniciativa Legislativa Popular».

Según se lee en la ILP que apoya la Conferencia Episcopal Española, «esta propuesta está estrechamente alineada con acuerdos e iniciativas internacionales a los que España se ha comprometido de manera solemne. Estos incluyen la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible (Objetivo 10), el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular y el vigente Pacto Europeo sobre Migración y Asilo, firmado en 2008″.

El comunicado emitido por la CEE, CONFER Y Cáritas defiende que «resultaría incomprensible que esta iniciativa no sea debatida por los representantes políticos en la sede de nuestra soberanía popular» ya que entienden que tendrá «impacto positivo en la vida de muchas personas, como por la legitimación democrática que ofrece el apoyo de centenares de miles de ciudadanos a través de sus firmas».

Por todo ello, estas entidades eclesiales piden a los partidos políticos con representación parlamentaria «iniciar conjuntamente un diálogo constructivo» e incluso instan a los grupos políticos que voten a favor «de la toma en consideración de la ILP» que lleva el sello de la Agenda 2030.

 


Se llama Christian Peterson y es un nacionalista Sueco.

Durante 2 años estuvo siguiendo a la famosa activista de extrema izquierda de origen somalí Bilan Osman. Consiguió que esta somalí se enamorase de él y gracias a esa confianza ha podido destapar a todos los infiltrados del gobierno sueco dentro de los movimientos nacionalistas que se dedicaban a sacar información para el gobierno, medios de comunicación y grupos antifascistas.

Esta historia ha sido un terremoto en Suecia y pone de manifiesto cómo los gobiernos europeos gobiernan en contra de sus ciudadanos, financian a los grupos antifascistas y de extrema izquierda y promueven la sustitución racial de los europeos con políticas de inmigración delirantes.