El Plan Kalergi es un plan cuyo objetivo es el genocidio de la gente blanca mediante el mestizaje y la inmigración masiva de no blancos a Europa. Fue elaborado en 1923 por el conde Richard Nikolaus Coudenhove-Kalergi quien según sus propias expectativas, busca generar una raza mestiza pasiva, amansada, predecible y manipulable, de carácter e inteligencia inferior sobre la cual pudiera gobernar eternamente la élite aristocrática judía, pues dicha mente inferior les impediría organizarse para rebelarse, e incluso darse cuenta de que están dominados.

Este plan, expuesto en 28 tesis, está inspirado en el dominio humano sobre los animales de granja, los cuales, debido a su inferior inteligencia no pueden rebelarse.

En sus primeros manifiestos escritos entre 1923 y 1925, el Plan Kalergi exigía que los judíos tomasen el poder, primero en Europa y después en todo el mundo. El plan se basa en un supremacismo judío utópico y se refiere a una «raza superior» (Herrenrasse) judía. La expresión Herrenrasse, utilizada por Adolf Hitler para describir a la raza aria, fue usada también por Coudenhove-Kalergi para corroborar la reivindicación de la soberanía judía en Europa y en el mundo. También el término «raza noble judía» es utilizado constantemente. Con motivo de la creación de este imperio judío, el plan Kalergi proclama la abolición del derecho de autodeterminación de los pueblos y, posteriormente, la eliminación de las naciones por medio de migraciones alógenas en masa, o bien su despedazamiento interno a través de movimientos separatistas "étnicos" como el separatismo catalán o vasco. Para que Europa sea dominable por los judíos, pretende transformar a los pueblos racialmente homogéneos en conjuntos mezclados de blancos, negros y asiáticos. A estos mestizos les atribuye crueldad, infidelidad y otras características que, según él, deben ser creadas conscientemente porque son indispensables para conseguir la superioridad de los judíos.

Mucho antes que Hitler, Kalergi compartía la opinión del alto rendimiento de la raza blanca, especialmente de la subraza nórdica, pero, al contrario que Hitler, no aspiraba al fomento, conservación y fortalecimiento de la misma, sino a su destrucción. Siguiendo los estudios de Joseph Arthur de Gobineau, pensaba que al cruzar las razas, se eliminarían talentos y características admirables de cada una de ellas. A pesar de su valoración positiva de esta raza, creó el plan de su exterminio únicamente porque decía necesitar a mestizos fácilmente manipulables para cuando los judíos tomaran el poder. En la actualidad, encontramos otra palabra en los medios de comunicación americanos cuando se refieren a la colonización de Afganistán e Irak, otro de los muchos signos que prueban que la semilla de Kalergi sigue germinando. Se trata de nationbuilding y significa algo así como la creación artificial de naciones a manos del hombre. En cuanto a la idea de Kalergi sobre el hombre cruzado consanguíneamente, encontramos grandes conocimientos sobre la evolución y la cría de razas que en algunos puntos concuerdan asombrosamente con las investigaciones de Darwin y las, en ese entonces no redactadas, teorías del Tercer Reich. También la ciencia moderna, impulsada sobre todo por Israel, que con el análisis del ADN puede distinguir a los judíos de sus primos, los árabes, confirma los conocimientos de Kalergi sin que se pueda averiguar la proveniencia de dicha sabiduría.

Plan Kalergi - Metapedia
 

Mohamed VI se la vuelve a jugar a Sánchez: la aerolínea de los ‘vuelos patera’ es de su propiedad​

El Gobierno de Pedro Sánchez lidia en las últimas semanas con un grave problema en las fronteras: la masiva llegada de inmigrantes ilegales al aeropuerto de Barajas que, una vez allí, solicitan asilo. Llegan hasta Madrid para hacer escala rumbo a Sudamérica y, una vez en España, piden asilo. Vuelan con una compañía aérea marroquí que -según las sospechas policiales- hace la vista gorda en los controles de documentación en el embarque de Casablanca. La aerolínea de estos ya denominados vuelos patera es Royal Air Maroc, propiedad estatal y vinculada con un fondo de inversión que encabeza Mohamed VI.

En círculos diplomáticos españoles no se escapa el detalle de que la aerolínea señalada sea propiedad estatal de Marruecos y esté directamente vinculada con el fondo de inversión Al Mada, propiedad del rey marroquí, que gestiona todos los negocios de Mohamed VI; la aerolínea Groupe Royal Air Maroc está vinculada, a su vez, con la empresa hotelera de este fondo, principal promotor turístico marroquí, denominada Atlas Hospitality.

El hecho de que sea esta aerolínea vinculada a Mohamed VI la que está relajando al extremo los controles de pasaportes a inmigrantes no parece casual. Y eso sirve de base a las sospechas de que Marruecos le está creando otro problema migratorio a España por acción u omisión. Algo similar a lo que ocurrió durante el asalto a Ceuta de 2021, cuando fue la propia Gendarmería marroquí quien abrió las puertas de las vallas de protección fronterizas.

El fraude​

Este fraude se está produciendo cada día en el aeropuerto de Barajas con la llegada masiva de inmigrantes ilegales a los que no les piden los visados de tránsito. Estas personas, procedentes mayoritariamente de Marruecos y Senegal, aterrizan en el aeropuerto de Barajas y mienten sobre su origen o edad para poder entrar en España.

Según ha podido conocer OKDIARIO a través de fuentes policiales, al llegar, muchos marroquíes se hacen pasar por menores para tener el tratamiento de menas y poder aprovechar las ayudas derivadas a estos inmigrantes. En el caso de los senegaleses, el engaño es sobre su lugar de nacimiento: estos alegan en el aeropuerto que son nacionales de países en conflicto como Somalia para poder pedir asilo y que este les sea concedido más fácilmente.

Concretamente, el modus operandi de estos últimos es el siguiente: vienen en un avión de la aerolínea Royal Air Maroc y durante el vuelo o a su llegada a Madrid se deshacen del pasaporte. Luego se hacen pasar por nacionales de algún Estado africano que esté en situación de conflicto para pedir asilo. Al no haber obligación de pedir los visados de tránsito, la Policía no puede saber con exactitud de dónde vienen ni quiénes son, por lo que los inmigrantes pueden mentir y cometer fraude para entrar en España.

El engaño que llevan a cabo los marroquíes es más intrincado. Estos inmigrantes embarcan en un vuelo de Royal Air Maroc con destino a Sao Paulo pero con escala en Madrid. A su llegada a la capital de España no continúan con el viaje, sino que se deshacen de la documentación y en muchos casos se hacen pasar por menores para pedir asilo.

La solicitud del visado de tránsito es el único método del que disponen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para revisar quién entra en España. Sin embargo, el Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska no ha aplicado todavía su obligatoriedad, desprotegiendo así la frontera aeroportuaria y facilitando la llegada masiva de inmigrantes ilegales.

Vox y las listas negras​

La delegación de Vox en el Parlamento Europeo se dirigió el pasado día 24 de febrero a la Comisión Europea para pedir medidas urgentes contra los vuelos patera de Royal Air Maroc que desde hace más de dos semanas están sembrando el caos en el aeropuerto de Barajas. Lo hizo a través de una carta enviada por el jefe de dicha delegación, Jorge Buxadé, a la comisaria europea de Transportes, Amina Valean, en la que exigía a Bruselas abordar el hacinamiento de cientos de inmigrantes ilegales en la terminal.

Tras el movimiento de Vox el Gobierno se ha visto obligado a pedir a Marruecos controlar los «aviones patera» de su compañía nacional aérea, tal y como revela este miércoles un diario de tirada nacional. El mismo diario afirma que la petición del Gobierno español a Rabat pasa por que informe a Royal Air Maroc de que se usan sus aviones «como patera» y de que sus vuelos diarios al aeropuerto de Barajas están considerados como «una ruta caliente». La Policía sostiene que la mayoría de inmigrantes hacinados llega a Madrid procedente de vuelos de Casablanca.

 
photo_2024-02-01_16-28-52.jpeg


España ante su momento de la verdad: un 32% de los recién nacidos es hijo de padres extranjeros


El pueblo que aplaudía mientras se extinguía.
 

Los musulmanes en España superan los 2,4 millones​

Un total de 2.412.344 musulmanes viven en España, un 2,7% más (63.056 más) que el año anterior, según el Estudio demográfico de la población musulmana, elaborado por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y por el Observatorio Andalusí, y que recoge datos hasta el 31 de diciembre de 2023.

Del total de ciudadanos musulmanes residentes en España, 1,3 millones son extranjeros (55%) y algo más de un millón, españoles (45%). De los extranjeros, la mayoría son originarios de Marruecos (879.943), Pakistán (100.496) y Senegal (83.260).

Además, el estudio revela que, del millón de musulmanes españoles, la mayoría son nacionalizados, una cifra que sigue creciendo y que ha pasado de 511.690 a finales de 2022 a 570.606 en 2023. También aumenta el número de descendientes, es decir, hijos, nietos y bisnietos de musulmanes, ya nacidos en España, que pasa de 559.406 a 560.786; y de naturales --que se convierten al Islam--, que pasa de 28.520 a 29.336.

Por comunidades autónomas, el mayor número de musulmanes se concentra en Cataluña (660.392), seguida de Andalucía (395.913), Madrid (320.019), Comunidad Valenciana (256.819) y Murcia (140.924). Mientras, las comunidades con menos población musulmana son Cantabria (6.580) y Asturias (9.771).

Por otro lado, el estudio revela un incremento en la contratación de profesores de religión islámica que han pasado de 144 en el curso 2022-2023 a 243 en el curso 2023-2024, casi un 69% más. También se ha incrementado el número de alumnos de religión islámica que han pasado de 374.779 el curso pasado a 386.070 en el curso actual, la mayoría de ellos (102.177) en Cataluña.

No obstante, el informe refleja que hay cuatro comunidades --Asturias, Cantabria, Galicia y Navarra-- que no tienen ningún profesor de religión islámica contratado.

 

España pulveriza el récord de llegada de inmigrantes ilegales en enero: seis veces más que en 2023​

La peor parte se la lleva Canarias y, particularmente, El Hierro. La situación es tan grave que hasta Cruz Roja ha llegado a hablar de "invasión".

La avalancha de inmigrantes que siguen llegando día tras día a Canarias ya auguraba un enero de récord, y así ha sido. Según el último balance hecho público por el Ministerio del Interior, un total de 8.067 ilegales habrían entrado a España en el primer mes del año, seis veces más que en enero de 2023. Por aquel entonces, la cifra se situaba en 1.292, por lo que estaríamos hablando de una subida de más del 500%.

Como era de esperar, el grueso de las llegadas se habría registrado en Canarias, donde solo en los primeros 31 días del año habrían entrado 7.270 sin papeles frente a los 500 que lo hicieron en enero de 2023. El número de pateras también ha crecido considerablemente: de 14 a 110. La situación del archipiélago es especialmente delicada, por cuanto las islas terminaron el pasado año pulverizando incluso el récord de la denominada crisis de los cayucos de 2006. Si por aquel entonces llegaron en patera 31.678 inmigrantes, en 2023 lo hicieron 39.910.

La "invasión" de El Hierro​

La peor parte se la sigue llevando El Hierro, una isla que apenas cuenta con 10.000 habitantes y que se encuentra totalmente desbordada. La localidad que acoge el puerto de entrada, La Restinga, tiene oficialmente 400 vecinos, por lo que el aluvión de ilegales, tal y como ya advirtió hace meses en Libertad Digital la Cofradía de Pescadores, se ha visto totalmente afectada.

La tesitura es tal, que hasta la presidenta de Cruz Roja en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Mayte Pociello, llegó a hablar la semana pasada de "invasión". Aunque después se disculpó por haber usado ese término, reconoció que las llegadas "masivas" tienen a los medios de asistencia y sanidad al límite. De hecho, el pasado lunes, el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, se vio obligado a suspender su agenda para trasladase a El Hierro y exigirle a Pedro Sánchez "una respuesta inmediata" que, por ahora, no se ha traducido en nada.

La inmigración en el resto de España​

Al margen de Canarias, el informe del Ministerio del Interior también revela un aumento de la llegada de inmigrantes a la península y Baleares por mar, concretamente, un 12,7 %: solo en enero, un total de 703 personas llegaron repartidas en 55 pateras, frente a las 624 que lo hicieron en el mismo mes 2023 en 68 embarcaciones.

Por lo que respecta a las ciudades autónomas, las entradas por vía marítima parecen haberse frenado. Por tierra, sin embargo, un total de 90 inmigrantes habrían llegado a Ceuta (10 más que hace un año) y 3 a Melilla (4 menos que en 2023).

 

Marruecos comienza a rechazar la devolución de los inmigrantes ilegales que llegan a España a nado​

Marruecos lleva más de una semana rechazando a los inmigrantes ilegales marroquíes que están llegando a Ceuta a nado y que estaban siendo entregados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado (FCSE) españolas a pie de frontera.

Este rechazo se está produciendo, precisamente, cuando ha habido un importantísimo incremento de ciudadanos marroquíes alcanzando las costas ceutíes a nado. En las últimas 48 horas han llegado más de 50 inmigrantes ilegales marroquíes, de los que aproximadamente la mitad dicen ser menores de edad. Según el protocolo de devolución, los mayores de edad han de ser devueltos a su país de origen una vez son interceptados, sin embargo, Marruecos no sólo está rechazando a quienes dicen ser menores de edad pero que en realidad no lo son, sino también a aquellos que admiten ser adultos.

Esta colaboración a pie de frontera, tal y como recuerda El Faro de Ceuta, se viene produciendo con normalidad en los últimos tiempos, sin embargo, tal y como ha avanzado el citado medio y ha podido confirmar OKDIARIO Andalucía, Marruecos lleva más de una semana rechazando las devoluciones de estos inmigrantes ilegales, obligando a España a alojarles. Y, lo peor de todo, es que el país vecino no ofrece explicación alguna sobre esta actitud.

Menores que no lo son​

De los aproximadamente 25 menores que han llegado en los dos últimos días a nado a Ceuta desde Marruecos, pocos de ellos lo son en realidad, tal y como evidencian las pruebas a las que son sometidos una vez son interceptados por las fuerzas de seguridad españolas.

Cabe recordar que, como avanzó OKDIARIO Andalucía, el Gobierno de Ceuta activó este viernes la declaración de emergencia migratoria para pedir ayuda al Ministerio de Infancia y Juventud, así como al resto de comunidades autónomas, con el objetivo de derivar a la península a parte de los más de 180 menores extranjeros no acompañados (menas) que ya albergan sus centros de acogida. En las últimas 48 horas, han sido 32 los menas que han llegado a la ciudad, lo que ha propiciado que el Gobierno de Vivas haya decidido activar la emergencia migratoria.

Fuentes gubernamentales han advertido de que la presión migratoria infanto-juvenil procedente de Marruecos «desborda las capacidades de la ciudad», que según el acuerdo alcanzado en 2022 no debería tutelar a más de 88 menores foráneos sin compañía en una coyuntura idónea y en ningún caso a más de 132.

 

Se disparan las solicitudes de asilo en España: tres países hispanoamericanos centralizan la mayoría de casos​

Las solicitudes de asilo en España han crecido un 37% con respecto al año anterior. Según los datos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) la cifra total alcanza los 163.220, con tres orígenes (Venezuela, Colombia y Perú) detrás de la inmensa mayoría de casos.

Así lo revela el informe 'Más que cifras', publicado este jueves por CEAR, que habla de otro año consecutivo de "récord histórico" al que hay que sumar las 33.928 solicitudes de protección temporal de personas desplazadas por la invasión rusa de Ucrania, que en total suman 195.000 desde el 24 de febrero de 2023.

Sin embargo, desde la institución lamentan la caída en las resoluciones favorables tras años de subida, pasando ahora del 16,5% al 12% en 2023, muy lejos, denuncian, de la media europea, cercana al 40% en el último ejercicio.

La organización también indica que el 53% de los solicitantes de asilo fueron presentadas por hombres y el 47% por mujeres, 22.593 más que el año anterior. Además, el 19% del total de las peticiones fueron formalizadas por menores de edad acompañados por sus familias.

En cuanto a las solicitudes, el 97% de las mismas se presentaron en territorio y tan solo el 3% en puestos fronterizos, Centros de Internamiento Extranjero (CIE) o a través de extensiones familiares en Embajadas y Consulados españoles.

Por nacionalidades, Venezuela (60.534), Colombia (53.564) y Perú (14.308) representan casi el 79% del total de solicitudes. Completan el listado de las diez primeras nacionalidades Honduras, Cuba, Marruecos, Nicaragua, Senegal, Rusia y El Salvador. Datos que "confirman un año más que la mayoría de las personas que solicitan asilo en España llegan a nuestro país a través de frontera aérea", asegura el texto de CEAR.

A nivel de recepción, por comunidades autónomas el mayor número de solicitudes se realizó en la Comunidad de Madrid, con 52.684; le sigue Andalucía, con 25.948; Cataluña, con 14.775; Canarias, con 8.621; Galicia, con 8.438; Comunidad Valenciana, con 8.041; Castilla y León, con 7.357; Aragón, con 6.438; Euskadi, con 6.153; Castilla La Mancha, con 5.787; Murcia, con 3.127; Asturias, con 2.437; Cantabria, con 2.384; Navarra, con 2.171; Extremadura, con 1.782; Baleares, con 1.610; Melilla, con 1.382; Ceuta, con 1.285; y La Rioja, con 794.

El documento de la ONG refleja que las peticiones de asilo crecieron "pese a los enormes y graves obstáculos que están teniendo las personas para acceder al procedimiento de asilo". En esta línea, denuncian las "dificultades para conseguir citas, para manifestar la voluntad y formalizar las solicitudes de asilo, que se siguen cronificando y dejan a miles de personas en un limbo legal durante meses, lo que vulnera la Directiva Europea de Procedimientos, según recuerda la organización".

En línea con esto, CEAR asegura que "siguen aumentando alarmantemente las solicitudes pendientes de resolución en España". "Un total de 191.095 personas esperan durante meses, e incluso más de un año, una decisión de la que depende su vida y su acceso a derechos fundamentales. Se trata de un 56% más que el año pasado, cuando ya la situación era extremadamente preocupante", añade.

Este año ha aumentado "el número de personas que tienen que arriesgar su vida para llegar a Canarias, y esto se aprecia con la irrupción de Senegal entre los principales países de origen, ante la grave crisis sociopolítica que atraviesa el país africano, entre otros motivos".

Además, muestra que las solicitudes de nacionales de Rusia casi se triplicaron. "Cada vez más personas de este país tienen que huir desde que comenzó la invasión de Ucrania, debido sobre todo al reclutamiento forzoso y a la situación de deterioro de los derechos humanos, especialmente para las personas LGTBIQ+", lamenta.

Asimismo, explica que, en total, se registraron 88.042 resoluciones, de las que un 40% fueron desfavorables, un 47% se resolvieron vía razones humanitarias (un tipo de protección menos garantista que se concede en su inmensa mayoría a personas de Venezuela) y apenas un 12% fueron favorables: a 11.163 personas se les concedió el estatuto de refugiado o la protección subsidiaria.

 




En Aguadulce (Almería) están hospedando a la marronada en el hotel de cuatro estrellas Portomagno. Pensión completa, ropa nueva, vistas al mar. Todo pagado con tus impuestos, que eran para Sanidad y Educación.
 

La inmigración colapsa Canarias: en enero ha llegado tanta gente como en los primeros siete meses de 2023​

El último balance quincenal sobre la inmigración dibuja un panorama complicado en las Islas Canarias. La llegada de inmigrantes irregulares no cesa y ya ha batido un récord: nunca en enero se habían producido tantas llegadas. En concreto, han llegado 7.270 personas al archipiélago por las 566 que lo hicieron en 2023. Esto supone un aumento del 1.184%. Esta segunda quincena termina por dibujar un escenario complicado que ya anticipaba la primera quincena y sus inusuales cifras.

Además, el número de cayucos también se ha disparado de 14 a 110, lo que supone un aumento del 685,7%. Una situación que agrava la situación de las islas, donde los centros de acogida llevan saturados desde verano y que anticipan una primavera 'caliente', dada que la situación no deja de empeorar pese a que las condiciones climáticas no son favorables: el oleaje y el frío que en otras ocasiones relajaba el flujo migratorio, en estas ocasiones no está sirviendo como freno 'estacional' para esta crisis.

En 2023 hubo que esperar hasta principios de julio para ver las cifras que ha dejado enero. El pasado año, llegaron 7.213 desde el 1 de enero hasta el 30 de junio, por lo que han llegado más inmigrantes en un solo mes que en siete del pasado año. Además, es el mes de enero con mayores cifras en cuanto a inmigración irregular desde que hay datos y supera por más del doble el peor registro hasta la fecha. Este se dio en 2022, con 3.194 llegadas. El resto de años se dieron cifras mucho menores que en este 2024, tal y como refleja el gráfico que acompaña esta noticia.

Además, la curva refleja un crecimiento en el número de llegadas: si en la primera quincena fueron 3.480 las personas que desembarcaron en Canarias, en esta segunda parte de enero han sido 4.587 inmigrantes, un registro solo superado en dos ocasiones durante 2023 -la primera y la segunda quincena de octubre-. De hecho, se observa una tendencia ascendente desde noviembre en la llegada de inmigrantes ilegales.

Además, no ayuda a mejorar las cifras la reactivación de la ruta argelina. En 2024 ya van 703 personas las que han llegado a península y Baleares a través de este método y supera las cifras de 2023 (624), que por entonces era la principal vía de acceso a nuestro país. Por otro lado, las vallas de Ceuta y Melilla registran cifras habituales, con un crecimiento de un 12% en Ceuta (de 80 a 90) y una reducción del 57,1% en Melilla (de 7 a 3 personas).

Esto ha producido que este mes de enero, la situación sea insostenible, hasta el punto de tener que repartir inmigrantes ilegales de manera precaria por falta de medios para recibir a tanta gente. El pasado fin de semana, con más de mil personas rescatadas en aguas canarias, la Guardia Civil se vio obligada a trasladar a 300 personas en el buque Río Segura, que tan solo cuenta con balsas salvavidas para 80 personas, tal y como denunciaron fuentes del cuerpo. Un traslado que supuso un riesgo también para los agentes, ya que el buque cuenta con una tripulación de 25 personas que en caso de accidente también necesitarían auxilio.

De hecho, la Guardia Civil lleva denunciando desde junio, fecha en la que se dispararon las cifras, de una falta de efectivos en la zona, algo que se hizo especialmente notorio el pasado mes de octubre con el gran pico de llegadas: entonces, tan solo había 16 agentes en El Hierro. Una situación que no ha mejorado lo suficiente para la creciente cantidad de personas 'aterrizadas' en el archipiélago.

 

Un sacerdote español se enfrenta a tres años de cárcel por criticar el islamismo radical​

En 2020 María Teresa Verdugo, fiscal de la Audiencia de Málaga, acusó a Custodio Ballester de un delito de odio. Tras criticar el islamismo radical, este sacerdote barcelonés se ha visto enfrentado a años de litigios, que aún continúan sin ningún fundamento. Frente al magistrado que instruye el caso, el propio sacerdote explicó que «el padre Custodio es un sacerdote de Barcelona. Un sacerdote que ha intentado decir, siempre en conciencia, lo que le ha parecido justo».

Su conciencia le llevó a decir, hace ya cuatro años, que «el islam radical quería destruir la civilización cristiana y arrasar con todo Occidente». En un documental que ahora busca aclarar los hechos, el padre Ballester explica que «también dije que en ese mundo radical no todos son capaces de atentar contra los infieles pero todos admiran a estos que atentan contra los infieles porque los consideran como nosotros a nuestros santos».

Estas palabras de un sacerdote católico, sin embargo, escandalizaron más a la fiscal que a los propios musulmanes: «Yo conozco a musulmanes que no se han sentido ofendidos porque han entendido perfectamente que no me refería a ellos, sino a los que viven el islam de una manera violenta, radical». Precisamente esta es su principal defensa: que la fiscal tergiversó sus palabras para poder sentarlo en el banquillo.

«Ha cogido lo que podía incriminarme. Por mi condición sacerdotal soy más culpable porque cuando hablo, la gente me sigue. Yo me considero una persona respetuosa. Respeto a los musulmanes y pido que ellos también me respeten a mí», explica el presbítero barcelonés. En su artículo «El imposible diálogo con el Islam», el padre Ballester denunciaba con preocupación la islamización de la sociedad; realidad que resulta ofensiva para la fiscal María Teresa Verdugo.

Aún a la espera de un juicio, el padre Custodio se defiende: «Me gustaría que me recordaran como un sacerdote que deseó siempre anunciar la verdad y denunciar el error». Un convencimiento que puede conllevar tres años de prisión, pero que él parece aceptar con total serenidad.