El falso mito del coche eléctrico

El asesor económico de Donald Trump sobre el coche eléctrico: «La gente no los quiere, si la tendencia continúa será un gran fracaso»​

Duras declaraciones del economista de renombre Stephen Moore, ex asesor económico de Donald Trump cuando este llegó al poder en EE.UU. El coche eléctrico es el futuro según dieron tanto la UE como Estados Unidos, China se ha lanzado de cabeza a por él de una forma descontrolada, Corea del Sur está inmersa en el cambio y Japón... Es reticente en parte. Moore avisa sobre el coche eléctrico catalogándolo como un gran fracaso si la tendencia actual sigue su curso, porque "la gente no los quiere". ¿Lleva razón?

Moore ha puesto encima de la mesa una comparativa que tiene por protagonista al Ford Edsel, el cual tuvo varias particularidades y terminó siendo un fracaso. ¿Por qué? Porque todos los ejecutivos de Ford dijeron en 1950 que la gente estaría como loca por comprar el coche, produjeron medio millón, pero se olvidaron de preguntar a sus potenciales compradores. El coche era vanguardista, pero fracasó. La comparación con el coche eléctrico de Moore se basa en este ejemplo, pero, ¿qué afirma en concreto?

Stephen Moore: "La gente no quiere el coche eléctrico, podría ser un fracaso"​

El Edsel de 1950 se lanzó en 1958 y no tardó ni un año en cancelarse. Moore lo explica el símil con la industria actual del coche eléctrico así:

"El Edsel es sin duda uno de los mayores fracasos que la industria automotriz haya visto jamás, y lo que les digo ahora es que si las tendencias actuales continúan, veremos que el mercado de vehículos eléctricos se convierte en el próximo gran perdedor porque los compradores de automóviles no quieren coches eléctricos"

Hay que tener en cuenta lo que hemos ido viendo en las últimas semanas: Toyota y GM rompen su acuerdo para diseñar coches eléctricos baratos, Ford cancela inversiones de 12.000 millones, Tesla no sigue adelante con la FAB de México hasta nueva orden y sube los precios y el resto de la industria europea está guardando silencio tras intentar ponerse al día.

En China las marcas están cayendo como moscas y solo quedarán unas pocas con todo el mercado, especialmente BYD. Para rematar, aquellas que son veteranas en el sector están presentando en casi todos los casos pérdidas en las divisiones de coches eléctricos, y otras tantas están recortando producción. Es decir, no se está ganando dinero salvo Tesla y BYD, las únicas rentables y por distintos motivos.

Un gasto en inversión desmedido de Europa, EE.UU., China y Japón​

Los cuatro grandes, con permiso de China que acaba de llegar, están inyectando dinero a espuertas, y no solo a los fabricantes de coches, sino a los fabricantes de baterías, pieza clave para poder ofrecer el coche eléctrico. Moore afirma que:

"Para que la gente compre coches eléctricos, el gobierno federal ha estado ofreciendo varios incentivos. Básicamente, por cada coche eléctrico comprado, el gobierno dará un subsidio de 7.500 dólares. No olviden que también estamos subsidiando a las empresas de baterías.

Lo más sorprendente es que, incluso con estos edulcorantes, los estadounidenses siguen diciendo: no los quiero (a los coches eléctricos). Y los contribuyentes están pagando por estas cosas".

Moore termina el relato con un dato revelador. Y es que asegura que los almacenes de los automóviles de las compañías en América están llenos de vehículos eléctricos, y afirma que solo el 10% de los estadounidenses está dispuesto a comprarlos:

"Creo que sería mejor para las compañías automotrices cambiar a vehículos híbridos, que usan gasolina y baterías eléctricas. Pero las compañías automotrices no fabrican estos autos en grandes cantidades. La razón por la que no lo hacen es porque el gobierno fuerza una demanda cada vez mayor lanzando el mensaje de que todos los automóviles tienen que ser completamente eléctricos."

Toyota, Mazda y Honda no lo ven claro​

El coche eléctrico es ya una pieza de hardware de alto nivel y extremadamente cara, que la usamos en vez de para trabajar o jugar, para desplazarnos. Pero desde Japón Toyota y Mazda avisaron de que era mucho más productivo y rentable ofrecer coches híbridos, como sugiere Moore.

Sobre todo por las baterías. Con una batería de un coche eléctrico de gama media Toyota puede crear 100 Mild Hybrid y ofrecer rentabilidad. Dados los altos precios, lo que duran las baterías y cómo degradan, el coste de sustituirlas y la autonomía, ¿es realmente el coche eléctrico una opción o un fracaso anticipado?

En otros países cargarlos es accesible, pero en un país como España, ¿cómo va a cargar todo coche eléctrico que duerma en la calle? ¿De dónde saldría esa cantidad de energía? Francia está creando nucleares a todo tren, Alemania ha abierto las minas de carbón y está con las renovables y en nuestro país la inversión en esta energía verde también despega, pero no será suficiente...

Gorrito de plata "inside" a partir de aquí. ¿Ha sido todo algo premeditado de EE.UU. y la UE para que China gastase tiempo y miles de millones en cientos de empresas para liderar un sector que no es factible en occidente? Si lo han hecho premeditadamente, hay que quitarse el sombrero. Si el movimiento no fue bien pensado, son unos completos inútiles.

No queda tanto para 2035 y los pilares en occidente se tambalean con un sector que se está frenando, mientras que China comienza a ver que, quizás, no es posible mantener el ritmo, ventas y beneficios con el coche eléctrico con los estándares de seguridad europeos. Quizás estemos ante una burbuja que puede explotar y que solo puede ser mantenida por los coches premium y de lujo.

 


LA GRAN MENTIRA DELCOCHE ELÉCTRICO: QUE NO TE ENGAÑEN

Los gobiernos de todo el mundo están FORZANDO a la gente para que compren un coche eléctrico, cuando ellos saben que es una estafa, ni es más ecológico, ni mejor que un coche de combustible. ¿Por qué?
 

El transporte público en Oslo colapsa porque los nuevos autobuses eléctricos no soportan el frío​

El transporte público de Oslo, la capital de Noruega, ha colapsado por completo porque los 183 nuevos autobuses eléctricos de la ciudad no soportan el frío glacial. Lo ha confesado la empresa concesioinaria del transporte urbano: los autobuses eléctricos no son fiables en invierno, cuando la temperatura cae a unos 12 grados bajo cero.

El ayuntamiento de la capital quería una ciudad libre de “combustibles fósiles” y los primeros autobuses eléctricos Solaris llegaron en abril por un precio de 100 millones de euros. Van equipados con baterías de 500 kilovatios, que han fallado estrepitosamente, informa el periódico noruego Nordre Aker Budstikke.

“En la estación fría, la autonomía de los autobuses eléctricos se reduce considerablemente. Las baterías se agotan rápidamente”, confiesa la empresa de autobuses urbanos Ruter. En total, se vieron afectadas unas 140 salidas.

Durante el verano todo fue bien, pero ahora las temperaturas gélidas en Oslo ejercen tal presión sobre los autobuses eléctricos que su autonomía de 250 kilómetros disminuye drásticamente.

La empresa de autobuses anunció la compra de los nuevos transportes eléctricos como una “gran victoria para el medio ambiente”. Para finales de este año tenían previsto llegar a los 320 autobuses, pero se lo están pensando mejor.

 

Adiós al coche eléctrico: Toyota empezará a crear motores centrados en una energía más limpia y sostenible​

Los vehículos eléctricos están ya bastante extendidos en el mundo del motor. La tecnología mejora cada vez más, pero Toyota, la empresa japonesa de fabricación de automóviles, ha anunciado que se centrará en el desarrollo de la infraestructura del hidrógeno, con el objetivo de adelantarse a la competencia en la implantación de coches que usen pilas de combustible de hidrógeno.

Toyota se centrará en el desarrollo de coches que usen hidrógeno​

Hace muy poco que un equipo de científicos franceses ha localizado un gran yacimiento de hidrógeno verde, lo que sin duda ayudará a cumplir la REDIII (Directiva de Energías Renovables) según la cual casi la mitad del hidrógeno usado en industrias europeas provenga de fuentes sostenibles para 2030. Con esto en mente, Toyota ha decidido apoyar toda esta idea en el campo que les ocupa, en el que ya preparan la tercera generación de pilas de hidrógeno mientras desarrollan vehículos más ligeros.

Con este fin establecerá Hydrogen Factory Europe, una operación que se dedicará tanto al desarrollo y producción de vehículos con pila de hidrógeno como su venta y servicio posventa. Actualmente Toyota ya cuenta con modelos con pilas de segunda generación, como el Mirai, pero también ofrecerán vehículos pesados para reducir el impacto medioambiental de la logística. Ellos mismos están produciendo, en Francia y Holanda, camiones impulsados con hidrógeno, con los que irán sustituyendo su flota para eliminar el impacto de sus transportes.

Todo esto se ajusta a los planes que la compañía ya anunció hace un par de meses, y no es ni mucho menos una locura ni una fantasía tecnológica. No en vano ya tenemos en desarrollo en España un avión supersónico que usa hidrógeno. El repostaje de los vehículos en carretera se verá respaldado con los 248 millones de euros que Europa dedicará a la instalación de estaciones para recargar las pilas de hidrógeno.

 

Explota en Menorca un coche eléctrico que estaba enchufado en un punto de carga​

1


Un coche eléctrico ha explotado la mañana de este viernes cuando estaba enchufado en el punto de carga en el aparcamiento de la Sala Multifuncional de Es Mercadal y ha acabado incendiándose.

El suceso se ha producido cuando faltaban diez minutos para llegar a las ocho de la mañana, cuando precisamente el propietario del vehículo, un vecino de Es Mercadal, estaba a punto de desenchufarlo y se ha visto sorprendido por la explosión y posterior incendio.

De inmediato se han personado en el lugar del incendio la policía local de Es Mercadal y hasta tres camiones de bomberos que se han encargado de sofocar las llamas. También han acudido el alcalde de Es Mercadal, Joan Palliser, acompañado de algunos de sus concejales.

Se desconocen las causas que ha podido provocar la deflagración del coche, un Mercedes-Benz EQC Clase S, y no se han tenido que lamentar daños personales. Afortunadamente, no había coches aparcados junto al incendiado, por lo que no se han visto afectados otros vehículos. Las llamas sí que han quemado parte de un contenedor de basura próximo a la estación de carga.

 

El gigante del alquiler de coches Hertz venderá un tercio de su flota de eléctricos para volver a los coches de gasolina​

El mundo de los coches de alquiler tiene una serie de empresas que, como pasa en todos los sectores, tiene gigantes a nivel planetario. Por cifras, Hertz es el segundo más grande del planeta y maneja unos números en cuanto a coches comprados para alquiler que marean. Pero esas cifras hace tiempo que no comenzaron a cuadrar por lo que la empresa ha tenido que tomar una decisión realmente drástica que ha cogido a todos, competidores incluidos, a contrapié: Hertz venderá un tercio de todos sus coches eléctricos para comprar nuevos vehículos de gasolina.

No paramos de escuchar que los coches eléctricos son el futuro. Europa y EE.UU. han puesto unas normas y tiempos para dar el salto definitivo que, como poco, son controvertidas. China ha dado el salto y, curiosamente, se está comiendo el mercado a nivel mundial, pero, al mismo tiempo, está sufriendo el retroceso en ventas que llegó en 2023 y va a perdurar en 2024. Por ello, y por más datos interesantes, el segundo gigante mundial del alquiler de coches dice basta.

Hertz venderá un tercio de sus coches eléctricos para comprar de gasolina​

La compañía da marcha atrás con dichos coches eléctricos, aunque mientras que se dan las ventas de los mismos, estos estarán disponibles para su alquiler hasta el último segundo. Lo controvertido de la noticia es que la empresa asegura que no está abandonando por completo a los vehículos eléctricos.

Dicen tener planes para mejorar la rentabilidad de su flota de coches eléctricos restante. Esto incluye, al parecer, una ampliación de la red de recarga y una mejor relación con los fabricantes de EV para conseguir piezas y mano de obra más barata. De ahí podemos extraer que la compra de más coches eléctricos no está en sus planes, sino que hasta que termine de venderlos todos, algo que parece tardará bastante tiempo, mejorará las condiciones para ser más rentables y dar algo mejor de servicio.

Pero la venta de los coches eléctricos es un hecho, precisamente, porque dan a entender que no son rentables.

¿Se acabó la burbuja de los EV a nivel mundial?​

Los datos que están llegando de empresas del sector del automóvil no son buenas. Incluso BYD y Tesla han tenido que bajar los precios varias veces en el 2023 para intentar mantener las ventas, en un momento en el que fabricantes europeos están parando sus fábricas por falta de piezas, en unos casos, mientras que en otros la demanda es tan baja que los concesionarios se bastan con los coches que llegan de meses anteriores.

En EE.UU. directamente están frenando en gran parte de las marcas, ya que hay flotas enteras de coches esperando llegar a los concesionarios. Con este panorama en liza, con un 2024 que parece ser bastante peor en ventas para las marcas y donde China ya ha superado a todos los países del mundo en este apartado, llega Hertz y afirma que perderá con las ventas de sus coches nada menos que 245 millones de dólares.

Esos son datos realmente muy malos, pero parece que mantener los coches eléctricos es todavía más caro a largo plazo. Según se ha visto, el nivel de errores y problemas de los coches eléctricos es demasiado alto. Consumer Reports mostró los datos hace mes y medio, donde los EV eran claramente los que más fallaban y peor reputación tenían entre los particulares.

Que Hertz venda un tercio de sus coches eléctricos (aproximadamente 20.000) para comprar gasolina puede dar que pensar a otras empresas rivales, como Enterprise o Avis, que podrían estudiar el movimiento, si no lo están haciendo ya. ¿Está terminando la burbuja del coche eléctrico como muchos analistas predijeron hace más de dos años?

 

Adiós a los coches eléctricos en 2024: las marcas se han cansado y vuelven a los coches de combustión​

Todo parecía indicar que los coches eléctricos serían los predominantes en el mercado actual; sin embargo, los altos costos, el tiempo de carga de las baterías y el acceso a sistemas de recarga ha hecho que la adopción de esta tecnología se retrase, mucho más, de lo esperado. De hecho, son varias las marcas que, debido a este panorama, han decidido volver a los coches de combustión.

Es, justamente por lo anterior, que algunas marcas de automóviles han tomado la sorprendente decisión de reintroducir coches con motores de combustión en sus líneas de producción. Todo esto en medio de las expectativas y pronunciamientos sobre la transición hacia vehículos eléctricos. Y es que, a pesar de que ha habido una gran cantidad de gente en la industria que cree que pronto llegará el fin de los motores a gasolina y diésel, la realidad parece contradecir estas predicciones y/o proyecciones, especialmente cuando marcas como Mazda y Stellantis vuelven a sus raíces de combustión.

Un revés para los coches eléctricos​

Aunque la mayoría de los fabricantes de vehículos han prometido producir, exclusivamente, vehículos eléctricos en un futuro cercano, la realidad es que la ejecución de estos planes continúa siendo imposible. Incluso en algunos países se han hecho excepciones en las políticas de transición hacia la electrificación, lo que ha generado incertidumbre sobre la eficacia y aplicación de estas medidas.

En este sentido, si bien es cierto que la Unión Europea aprobó la prohibición de vehículos nuevos de combustión a partir de 2035, algunos países, como Italia y Alemania, han optado por mantener sus propios intereses, lo que ha generado incertidumbre en el camino hacia la electrificación total. Como consecuencia, son varias las marcas las que han decidido volver a los coches de combustión, al menos mientras la situación no vuelva a ser lo suficientemente clara.

Por otro lado, el escenario en España es inquietante porque el número de matriculaciones de vehículos eléctricos en 2023 fue solo el 6% del total. Y es que los tiempos de recarga prolongados, la falta de infraestructura de carga y los elevados costos de adquisición han retrasado, significativamente, la adopción de vehículos eléctricos, lo que ha obstaculizado la transición hacia una movilidad mucho más sostenible.

Marcas que vuelven a sus raíces: Mazda y Stellantis lideran el retorno a la combustión​

Empresas como Mazda han tomado la audaz decisión de invertir, nuevamente, en el desarrollo de motores de gasolina en medio de este contexto. En su línea de productos, Mazda, conocida por su enfoque en la experiencia de conducción, está trabajando en una nueva generación de motores de gasolina que coexistirán con los vehículos eléctricos. Este movimiento busca ofrecer opciones que satisfagan las necesidades y preferencias actuales de los consumidores y, adicionalmente, busca generar una alternativa a las barreras que existen actualmente para la adopción masiva de vehículos eléctricos.

En este sentido, Stellantis, una empresa automotriz formada por la fusión de varias marcas ha tomado la decisión de reintroducir motores de combustión y se enfoca en versiones diésel para modelos particulares como el Citroën Berlingo. Esta decisión es una respuesta directa a la demanda del mercado que, a pesar de las aspiraciones hacia la electrificación, sigue mostrando una clara preferencia por los motores de combustión interna.

Por último, el supuesto «adiós» a los coches eléctricos en 2024 no implica el abandono total de la electrificación, pero sí indica una pausa estratégica de algunas marcas que buscan equilibrar sus ofertas para adaptarse a una realidad de adopción de esta tecnología mucho más lenta de lo previsto. Por todo ello, la coexistencia de estas dos tecnologías parece ser la respuesta a las complejidades y desafíos en el camino hacia un parque automotor completamente eléctrico a medida que la industria continúa evolucionando.

 

A Mercedes ya no le salen las cuentas con los coches eléctricos y caros, así que vuelve a apostar por los gasolina más baratos​

En 2019, Mercedes anunció que dejaba de desarrollar nuevos motores de combustión interna para centrarse en los coches eléctricos. En 2024, Mercedes también tiene miedo y ve que la adopción del coche eléctrico no es tan rápida y masiva como preveían, por lo que vuelve a dar prioridad a los coches gasolina e híbridos más baratos. Y mucho más rentables que los eléctricos.

Tras la pandemia y con una falta de suministros, especialmente de microchips, Mercedes priorizó el margen de beneficio sobre el volumen de ventas. Es decir, optó ganar más con cada coche vendido a costa de vender menos coches.

Los tiempos cambian y Mercedes, que no dudó en dar entonces prioridad a los coches eléctricos y los AMG más potentes, todos con un elevado margen de beneficio, se prepara para hacer justo lo contrario: volver a dar prioridad al volumen con coches de gasolina más baratos.

En 2024, la industria automovilística en Estados Unidos se ve acosada por unos tipos de interés elevados que están afectando incluso a los clientes habituales y vendedores de Mercedes. Recordemos que en Estados Unidos, el mercado del coche nuevo está dominado por las modalidades de leasing y renting.

Es decir, al cliente le interesa más la cuota mensual que pagará que no el precio del coche, de ahí la especial importancia que cobran los tipos de intereses, inherentes a toda financiación.

Mercedes sigue apostando al coche eléctrico, pero donde tenga sentido​

Así, Mercedes ajustará su estrategia de ventas en Estados Unidos este año, pasando de lo que llama su segmento de vehículos gama alta a sus modelos de menor precio, que son los Clase C, CLE y GLC al otro lado del charco.

Mercedes también se desviará de su impulso a los vehículos eléctricos en Estados Unidos y aumentará su oferta de vehículos híbridos y con motor de combustión interna, ya que la demanda de vehículos eléctricos se ralentiza en todo el sector.

Evidentemente, esto no significa que Mercedes abandone su estrategia en términos de coches eléctricos. A estas alturas, sería un suicidio industrial de cara al futuro.

"Nuestra estrategia a largo plazo es pasar a la electricidad en el futuro, siempre que las condiciones del mercado lo permitan”

Desde Mercedes han querido dejarlo muy claro: "Nuestra estrategia a largo plazo es pasar a la electricidad en el futuro, siempre que las condiciones del mercado lo permitan”. Y de momento, Mercedes como muchos otros, notan una ralentización de la demanda de coches eléctricos en sus mercados claves: Estados Unidos y Europa.

Según una consultora, Rho Motion, las ventas de coches eléctricos alcanzaron las 1,1 millones de unidades en enero de 2024, frente a los 660.000 de enero de 2023. Ciertamente es un dato positivo, pero se nos olvida que en ese dato, la consultora ha incluido las ventas de coches PHEV y que, además, de esos 1,1 millones de coches enchufables 396.000 coches eléctricos y 291.000 coches PHEV corresponden a China. Es decir, más del 62% de esas ventas se realizaron en China.

El dato global no refleja la ralentización de las ventas de eléctricos en occidente, donde en el último semestre de 2023 han bajado por primera vez de la historia en California y han bajado un 55% en enero de 2024 con respecto a diciembre de 2023 en Alemania tras el fin de las ayudas a la compra. Una situación que ha llevado a más de una marca a bajar a la desesperada el precio de sus coches eléctricos.

La asequibilidad es el próximo gran paso de los vehículos eléctricos. Ford, Tesla, Renault, Stellantis o, en cierta medida, el Grupo Volkswagen quieren llevar al mercado un eléctrico con un precio inferior o igual a 25.000 euros.

De momento, los eléctricos más baratos de Mercedes, son el EQA (desde 57.000 euros en España) y el EQB (desde 58.502 euros en España), cuesta más del doble. Sin embargo, sus equivalentes con motor gasolina cuestan 10.000 euros menos, siendo además un producto más polivalente.

Dicho de otro modo, "las condiciones del mercado" todavía no son las ideales para dar prioridad absoluta al coche eléctrico y renegar del motor de combustión interna.

Y es especialmente inquietante a nivel europeo, ya que existe una cláusula de revisión sobre la prohibición de la venta de coches nuevos con motores de combustión interna, prevista para 2026. En esa fecha se podría aplazar la fecha o cancelarla directamente.