Una argentina aprovecha que la septuagenaria con movilidad reducida a la que cuidaba estaba hospitalizada para robarle la tarjeta y sacar 1.600 euros

Agentes de la Policía Nacional de Granada han detenido en Granada a una mujer de 54 años de nacionalidad argentina, sin antecedentes policiales como presunta autora de la sustracción de una tarjeta bancaria del interior de un domicilio, del que tenía llaves por cuidar a su moradora, y el posterior uso de la misma en un cajero automático donde habría realizado varios reintegros, en días diferentes, por un valor total de 1.600 euros.

Agentes de la Comisaría de Distrito Norte de Granada iniciaron las pesquisas tras recibir una denuncia en la que se informaba de la sustracción de 1.600 euros a una septuagenaria mientras ésta se encontraba hospitalizada. Personas desconocidas se habían apropiado de dicha cantidad tras realizar varios reintegros de efectivo en cajeros mediante el uso de la tarjeta bancaria de la víctima que había dejado en su domicilio.

Tras la realización de diversas gestiones, los agentes obtuvieron indicios relacionados con la participación de una mujer en los hechos, la cual fue identificada posteriormente como la persona que se venía encargando del cuidado de la víctima. La investigación reveló que la mujer se habría dirigido al domicilio de la enferma, a sabiendas de que ésta se encontraba hospitalizada, y una vez en dicho lugar, se apoderó de la tarjeta bancaria con la que se dirigió a una entidad bancaria, haciendo uso del cajero en varias ocasiones, hasta apropiarse de los 1.600 euros retirados de la cuenta de la señora. Fueron dos días diferentes en los que se realizaron los reintegros.

Una copia de las llaves​

El acceso a la vivienda no supuso ningún problema porque la presunta delincuente ya tenía en su poder una copia de las llaves de la misma para realizar su trabajo ayudando a la mujer en sus quehaceres diarios. Después de obtener el dinero, la tarjeta fue devuelta al domicilio, por lo que no se habían percatado de la sustracción. Averiguar el código de la tarjeta no debió suponer ningún problema, ya que cuidaba de la anciana desde hacía varios años, durante los cuales la acompañaba habitualmente al banco para sacar dinero.

Es habitual en investigaciones de estas características que las denuncias se realicen bastante tiempo después de perpetrados los robos, ya que las víctimas o sus familiares no suelen percatarse de los mismos hasta pasado un tiempo, por lo que es recomendable adoptar las medidas oportunas para evitarlos. En esta ocasión no ha sido así ya que la víctima se percató de la sustracción del dinero en un periodo corto de tiempo, lo que ha ayudado a la pronta resolución del caso y evitado que el perjuicio económico pudiera haberse visto incrementado. Los agentes han informado del resultado de la investigación a la autoridad judicial.

 

Forum statistics

Threads
107,338
Messages
730,096
Members
32,501
Latest member
Arian