Prisión preventiva para los dos policías detenidos en Linares por la brutal agresión | ForoTrolls

Prisión preventiva para los dos policías detenidos en Linares por la brutal agresión

  • Respuestas: 5
Se trata de un subinspector y un agente de la Policía Nacional que golpearon a otro varón en plena calle cuando estaban fuera de servicio

gJOvOlf.jpg


El Juzgado de Instrucción número 3 de Linares (Jaén), en funciones de guardia este fin de semana, ha decretado prisión preventiva en la madrugada de este domingo para los dos policías detenidos por su implicación en una agresión a un varón el viernes.

Así lo han informado a los medios fuentes de la Policía Nacional, que han dado a conocer la decisión judicial sobre las 1:20 horas de este domingo. Los dos detenidos fueron trasladados a Jaén capital para prestar declaración por videoconferencia sobre las 17:30 horas del sábado para evitar desórdenes públicos ante la gran cantidad de personas que se congregaron en los juzgados de Linares para protestar por lo ocurrido.

Los arrestados son un subinspector y un agente de la Policía Nacional por su implicación en una agresión a otro varón cuando estaban fuera de servicio.

El herido fue ingresado en el Hospital San Agustín de Linares con lesiones en la nariz y la cornea, y también resultó herida, aunque con menor gravedad, su hija de 14 años. En el material audiovisual difundido sobre la pelea por redes sociales se ve cómo varios hombres empiezan a dar golpes y empujones en plena calle a otro hombre, que acaba cayendo al suelo, siendo víctima de varios golpes y contusiones.



Detenidos en los disturbios​

Un total de 13 personas, dos de ellas menores de edad, han sido detenidas por los disturbios producidos en la ciudad a raíz de las protestas. Así lo han informado a los medios fuentes del Cuerpo Nacional de Policía, que han señalado que a pesar del toque de queda decretado en la comunidad a partir de las 22:00 horas, los grupos violentos han permanecido en la calle hasta que se ha calmado el ambiente sobre las 22:30 horas.

Todo comenzó en la tarde de este sábado, cuando estaba previsto que se tomase declaración a los dos arrestados en el Juzgado de Instrucción número 3 de Linares, y muchas personas comenzaron a congregarse allí para protestar.

Como la juez, en vista de lo que ocurría, decidió trasladara los detenidos a Jaén capital para declarar desde la comisaría provincial, los protestantes se desplazaron hasta esta ciudad, derribando contenedores y arrancando señales de tráfico como se observa en diferentes vídeos difundidos por redes sociales. Allí estuvieron arrojando objetos a los agentes de Policía Nacional que tuvieron que formar en la calle y realizar disparos disuasorios al aire para evitar que los grupos violentos se acercasen al edificio.

Ya sobre las 21:40 horas la Unidad de Intervención Policial (UIP) tuvo que intervenir cerca de la Plaza de San Agustín para disolver a los manifestantes, pero, a pesar del toque de queda vigente en Andalucía a partir de las 22,00 horas, el ambiente no se calmó del todo hasta las 22:30 horas.

 

Shizuka

Vip
25 Nov 2010
73.102
119

Es de justicia que mostremos más información sobre lo sucedido en Linares​

El pasado fin de semana publicábamos un artículo en el que nos referíamos a los hechos sucedidos en Linares en los que, presuntamente, dos policías habían agredido con saña a un hombre e incluso a su hija de 14 años.

Expresábamos nuestra sorpresa y tristeza por lo sucedido ya que, tal y como decíamos en ese artículo, siempre habíamos apoyado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero también recalcábamos que lo que está sucediendo en los últimos tiempos y su comportamiento con respecto a los ciudadanos con la excusa de la pandemia no nos estaba gustando nada.

Pero queremos ser justos con lo sucedido puesto que seguimos sin tener suficiente información sobre ello y ayer nos han llegado dos vídeos que pueden aclarar un poco más la situación, aunque, obviamente, faltan por conocer muchos detalles de la misma para saber lo que en realidad sucedió y lo que motivó esa gran pelea.

En primer lugar les queremos mostrar un vídeo en el que el agresor es el que ha aparecido en todos los medios como único agredido.



En segundo lugar un vídeo en el que se da lectura a un artículo de ‘ABC’ de 2017 en el que se cuentan lo que parecen antecedentes de toda esta historia.



 

Shizuka

Vip
25 Nov 2010
73.102
119

La policía nacional reconoce el uso “por error” de munición real en los disturbios de linares​

Fuentes de la Policía Nacional han reconocido que durante los disturbios del pasado sábado en Linares se produjo “un disparo” con una arma de fuego real, que hirió con perdigones a un hombre y una mujer. Ambas víctimas fueron atendidas en el hospital San Agustín, desde donde se dio aviso de los sucedido a la Comisaría de la Policía Nacional en Linares.

La Policía califica el suceso de “lamentable error”. Según explican, dentro de la investigación abierta, se baraja que un agente cogió “por error” de unos de los vehículos policiales una escopeta tipo “franchi” que en ese momento estaba cargada con munición real.


Por error... 🙄
 

Shizuka

Vip
25 Nov 2010
73.102
119

El joven herido por disparos de la Policía en Linares: "Estoy vivo de milagro"​

"Estoy vivo de milagro", comenta el Joaquín Maestre tumbado en el sofá de su casa, en Guadalén, a pocos kilómetros de Linares (Jaén). No puede levantarse. Sus piernas están tremendamente hinchadas y unas gasas cubren hasta 12 orificios de entrada y salida. Seis postas disparadas por error, según la Policía, atravesaron sus muslos cuando observaba los disturbios que siguieron a la detención de dos policías nacionales, el pasado sábado, por la brutal agresión a un hombre y su hija de 14 años en la localidad jienense. Pero Maestre no estaba protestando, asegura. Solo pasaba por allí.

Había ido a comprar unas botas de fútbol porque tenía partido el domingo, pero no pudo jugar. Estaba en el hospital. El martes le dieron el alta, aunque tiene un fragmento de metralla en la pierna izquierda que, confía, no se infecte y no requiera intervención quirúrgica. "Dentro de lo malo, he tenido suerte. El médico dijo que, si hubiera sido cinco centímetros más arriba, me habría dado en la arteria femoral y me podría haber desangrado", afirma.



En pocos días cumplirá 22 años, "gracias a Dios", puntualiza de fondo su madre. No se explican lo que ha pasado, "nunca pensé que hubiera munición real en las escopetas de la Policía. Ni siquiera pensé que fueran a cargar contra nosotros. No estábamos haciendo nada, simplemente nos encontramos con los disturbios y fuimos a ver qué pasaba", recuerda el joven.

La noche del sábado fue un caos en Linares. Tras la difusión de un vídeo en el que dos agentes fuera de servicio golpeaban con saña a un padre y su hija tras una discusión en un bar, un numeroso grupo de vecinos se concentró ante el juzgado de la ciudad para mostrar su repulsa. La tensión fue aumentando por la tarde y los agentes detenidos, que ya están en prisión incondicional, no terminaban de pasar a disposición judicial. La Policía acabó cargando contra la multitud después que se lanzaran objetos y los congregados avanzaran en dirección a la comisaría, donde suponían que estaban los agresores. Tras las cargas, hubo más enfrentamientos con la Policía que se prolongaron hasta pasadas las 22.00 horas. Ardieron contenedores, se destrozó mobiliario urbano por valor de 30.000 euros, según el Ayuntamiento, y hubo 14 detenidos.

Joaquín se encontró con los disturbios cuando iba hacia su coche para regresar a su pueblo después de tomar algo con su prima por el centro de la ciudad. Eran alrededor de las 21.00 horas. Tenía que pasar por delante de la comisaría y las carreras de la gente llamaron su atención. Se acercaron "para curiosear" y escucharon gritos. "No había altercados donde yo estaba, pero la gente empezó a gritar y salí corriendo", recuerda. Estaba oscuro. "Escuché un disparo y sentí un calambre en las piernas. Pensé que me había dado una pelota de goma, pero cuando giro la esquina y me miro la pierna, la veo entera llena de sangre. Me mareé", explica, aunque nunca perdió el conocimiento. Su prima grabó las heridas con el teléfono mientras otros chicos llamaban a una ambulancia. Asegura que otra mujer también resultó herida, algo que también ha confirmado la Policía.

Un "lamentable error" policial​

"Herida por arma de fuego múltiple", dice el parte del Hospital Universitario San Agustín de Linares, donde le atendieron. El examen del médico confirma que los orificios se corresponden con heridas "de bala", incluso se le extrae una de las postas que aún tenía dentro y que se entregó a la Policía como prueba para la investigación abierta. "Era de un tamaño algo más grande que un garbanzo", dice el muchacho. No da crédito. "Yo lo tengo claro, me disparó la Policía. Allí no había nadie más con armas", insiste.

El caso es de una gravedad extrema, algo nunca visto en una intervención policial contra manifestantes. Prueba de ello es que el comisario jefe provincial en persona acudió al hospital a las cuatro de la madrugada para recabar la versión del joven. Según trascendió el domingo, se ha abierto una investigación para esclarecer los hechos y hablan, por el momento, de un "lamentable error" que pudo costarles la vida a al menos dos personas. Según ha explicado El Cuerpo Nacional de Policía, la primera hipótesis es que un agente cogió "por error" una escopeta tipo franchi de uno de los vehículos policiales. En ese momento, apuntan, estaba cargada con munición real, en lugar de balas de goma, salvas o otro tipo de munición antidisturbios.

Fuentes del Ministerio del Interior confirman a Público que ese tipo de munición no es reglamentaria para intervenciones de este tipo y que se están investigando los hechos, aunque no hay más información oficial hasta el momento. "El comisario vino al día siguiente a pedirme disculpas y dijo que se trataba de una equivocación, que no tenía que haber estado esa munición en el arma", confirma Joaquín, que emprenderá "acciones legales" próximamente.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), la Plataforma Defender a Quien Defiende e Irídia-Centro de Defensa de Derecho Humanos han registrado una denuncia ante la Fiscalía de Jaén "contra algunas de las actuaciones policiales" del pasado sábado. Consideran que hubo "un uso desproporcionado de la fuerza tanto en la práctica de varias detenciones como durante la realización de algunas cargas policiales", sin contar los dos heridos por arma de fuego. "Quiero saber quién apretó el gatillo y que se haga justicia. Entiendo que no todos los policías son iguales, pero alguien tendrá que pagar por lo que ha hecho. Me han podido matar", lamenta.

Dice el chico que el primer día que ha dormido en su casa, tras salir del hospital, ha tenido una pesadilla. "Estoy tomando una copa en un bar y, de repente, entra la Policía y se pone a disparar", ilustra. Bromea un poco, dice que es el subconsciente, que lo mismo le debió de pasar a su madre cuando le pidió que le comprara algo de ropa el día que le dieron el alta. "Welcome to the jungle" (bienvenido a la jungla), pone en la camiseta que le trajo. Ambos sonríen, pero saben que lo sucedido no tiene ninguna gracia.

 

Shizuka

Vip
25 Nov 2010
73.102
119

El juez imputa a la 'víctima' de los dos policías en Linares por atentado contra la autoridad​

Carlos M. A., el hombre que el pasado 12 de febrero fue agredido por dos policías en Linares en la terraza de un bar, declaró el pasado día 18 ante el Juzgado de Instrucción 3 de Linares en calidad de perjudicado, pero también de investigado. En esta condición lo citó el magistrado que dirige la causa, Javier Antonaya, que atribuye al imputado los presuntos delitos de lesiones y atentado contra la autoridad. El juez entiende, como relató en el auto en el que ordenó prisión provisional para los dos funcionarios —el subinspector José Luis P. C. y el policía Manuel F. N.—, que estos últimos propinaron múltiples golpes contra su adversario en la parte final de la pelea callejera, pero que en el primer tramo fue Carlos quien agredió a uno de los agentes.

Con base en las declaraciones que habían prestado previamente los policías y las lesiones que presentaron también los funcionarios, el magistrado tomó la decisión de citar también como investigado a Carlos. Pretendía discernir así el instructor hasta qué punto pudo haber cometido algún ilícito penal durante el transcurso de la riña. Junto a Carlos, también declaró tanto en calidad de perjudicado como de investigado el cuñado de este, Francisco Javier P. G., quien estuvo en todo momento presente en la trifulca, como muestran los vídeos grabados por los testigos e incluso los de las cámaras de vigilancia de la cafetería. Aunque en principio no parece que Francisco Javier propinara golpe alguno, sí que agarró en varias ocasiones a uno de los policías con el fin de que este no interviniera en la trifulca que estaban manteniendo Carlos y su compañero, de ahí que el magistrado le ordenara comparecer igualmente bajo la imputación de los delitos de atentado contra la autoridad y lesiones.

Durante su declaración en sede judicial, Carlos confirmó en líneas generales el testimonio que había prestado días antes en sede policial, cuando relató que el subinspector José Luis, al que aseguró que no conocía de nada, se le acercó alrededor de las 18 horas, justo en el momento en el que el bar estaba a punto de cerrar, y le golpeó en el hombro. Según el declarante, nada más darle, el funcionario comenzó a increparle. Carlos aseguró que él hizo inicialmente caso omiso a las palabras del policía y que intentó irse, pero que en ese momento llegó el policía y un compañero suyo (Manuel), y le atacaron con violencia por la espalda, se echaron encima de él, le agarraron por el cuello, le propinaron reiteradas patadas e incluso le estamparon una botella de cerveza en la cabeza, porrazo que finalmente le dejó inconsciente.

En la misma línea narrativa se expresó el mismo Francisco Javier, que ratificó los hechos más o menos como los relató su cuñado. Subrayó también que no sabía que Manuel y José Luis eran policías, a pesar de que en sede policial sí había admitido que sí conocía su condición de funcionarios públicos. Este punto será clave en el desarrollo del procedimiento, pues determinará si existió o no el delito de atentado contra la autoridad que el magistrado atribuye a ambos familiares indiciariamente. El juez, de momento, ha mantenido una posición equidistante. Aunque inicialmente ordenó prisión preventiva para los dos policías, la posterior imputación de Carlos y Francisco Javier muestra que tratará a todos los que participaron en la trifulca como sospechosos de la comisión de diferentes delitos. En el auto en el que ordenó la medida cautelar de prisión provisional para los dos funcionarios, de hecho, ya apuntó en esa dirección.

En su escrito, el juez describió como "violencia atroz" o "despreciable agresión" la paliza que protagonizaron los dos agentes. Actuaron, añadió el titular del Juzgado 3 de Linares, de forma "desproporcionada" y con un "sentimiento de impunidad". Consideró que los indicios apuntaban a que ambos habían cometido un delito de lesiones agravadas por la utilización de métodos que podían dañar la salud de las personas, ensañamiento y abuso de autoridad. Sin embargo, también añadió que todo esto ocurrió en la parte final de la pelea.

En los primeros momentos, relató el escrito judicial, es Manuel F. quien "se lleva la peor parte" del intercambio de golpes entre Carlos y él, como muestran también los vídeos aportados a la causa y describieron los propios funcionarios en su declaración judicial. Los dos, en concreto, señalaron a su adversario como la persona que comenzó la pelea. José Luis, por un lado, contó que él se encontraba con su colega en la terraza y que, cuando el camarero salió para anunciar que se disponía a cerrar el local, se levantó para ir al baño. Una vez dentro del establecimiento, agregó ante el juzgado, se encontró de frente con Carlos, que se había levantado de la mesa que compartía con su familia y que le propinó un codazo. "Qué pasa, que os creéis que todos los policías sois mejores", le indicó un segundo después, comentario al que José Luis respondió, según su propio testimonio, con un "para ti la perra gorda, uno a cero", que en la terminología de la zona se traduce en dar la razón a la otra persona para evitar líos.

Los dos se encararon​

José Luis, añadió, se metió entonces en el baño, momento en el que, ya según la declaración de su compañero, Manuel se acercó a Carlos para pedirle explicaciones por su chulería. Los dos se encararon y Carlos, según Manuel, se le echó encima con violencia y comenzó a golpearle hasta en ocho ocasiones. El policía aseguró también que no le devolvió los puñetazos en ese momento, sino que se limitó a cogerle de la solapa para apaciguar la violencia, pero que esto propició que Carlos se cayera sobre él y que, una vez en el suelo, este último se pusiera encima y siguiera pegando al policía. El cuñado de Carlos, según el testimonio de ambos funcionarios, se apostó en la puerta del establecimiento para impedir que José Luis, que estaba regresando del baño, interviniera mientras se producía la agresión a su compañero.

Según relató el subinspector, este consiguió zafarse del cuñado y dirigirse al punto en el que Carlos estaba apaleando a su amigo, donde además había cuatro o cinco personas. Una vez logró retirar a todas ellas, sacó a Manuel de debajo de Carlos y ambos se retiraron de la escena. Mientras Manuel discutía con el cuñado, José Luis cogió el teléfono para llamar a la Policía, pero no llegó a hacerlo porque escuchó en ese momento unas sirenas, según el relato de los agentes, que añadieron que fue entonces cuando Carlos se puso la gorra y trató de alejarse. Los funcionarios de paisano se dieron cuenta y fueron corriendo para evitar que huyera, pero el cuñado les sujetó. Manuel consiguió esquivarle y caminó hacia Carlos, que le recibió —según el policía— con una patada y un puñetazo que provocaron que el agente regresara al suelo. En ese momento, el agresor se tiró sobre él y volvió a pegarle mientras el cuñado retenía al subinspector.

Según el relato de ambos funcionarios, la hija de Carlos acudió donde estaba su padre y comenzó a golpear al policía. José Luis logró retirar al cuñado de Carlos de un golpe y acudió a auxiliar a su compañero. Apartó a la chica, pero esta regresó a seguir propinando porrazos al agente y el subinspector le soltó un sopapo. Luego cogió a Carlos, le levantó y le intentó reducir dándole un empujón que le tiró al suelo. Manuel se levantó y se colocó sobre el que hasta ese momento había sido su agresor, que siguió teniendo fuerzas para levantar sus nalgas y voltear al policía, que cayó de cabeza, pero volvió a levantarse y a ponerse sobre Carlos. Con el fin de reducirle y usando la fuerza necesaria, según describen ambos agentes en su declaración, empezó entonces Manuel a propinar porrazos en la cabeza a su contrincante, como además muestran los vídeos.

El titular del Juzgado 3 de Linares, además de haber visualizado ya los vídeos aportados por los testigos de la pelea, ha pedido a la Comisaría de Policía de la localidad que especialistas de la corporación analicen las imágenes y descifren las "expresiones proferidas" por quienes aparecen en ellas con el fin de tener más información sobre el ambiente que rodeó al incidente. También con el mismo ánimo de obtener toda la información posible, el magistrado ha pedido al Instituto de Medicina Legal de Jaén los partes de asistencia de los dos policías, Carlos y su hija. En los próximos días comparecerán en sede judicial diferentes testigos que complementarán los relatos ofrecidos por los cuatro investigados.

 

Shizuka

Vip
25 Nov 2010
73.102
119

La Audiencia de Jaén deja en libertad a los dos policías de Linares que dieron una paliza a un vecino​

La Audiencia de Jaén acaba de acordar la puesta en libertad de los dos agentes de Linares encarcelados hace un mes tras propinar una paliza a un vecino de esa ciudad, Carlos Mendoza y a su hija. La Sala ha atendido el recurso de su defensa y no ha fijado ninguna fianza. Les impone una orden de alejamiento y comparecencias quincenales en el juzgado.

La Fiscalía había solicitado que el policía Manuel F. N. y el subinspector José Luis P. C., encarcelados por la paliza a un vecino de Linares el pasado 12 de febrero, siguieran en prisión. Una petición a la que se ha sumado la acusación particular en la vista celebrada esta mañana en la Audiencia de Jaén. La defensa de los dos agentes ha solicitado la libertad de sus patrocinados sin o con fianza, según confirmaron a ABC fuentes jurídicas. La Sala se pronunciará en las próximas horas.

El juez de guardia envió a prisión sin fianza a los dos agentes en una decisión muy cuestionada. El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Linares afirmaba que los dos policías pusieron «en práctica la maquiavélica máxima de que el fin justifica los medios» y que ambos albergaban un «sentimiento de impunidad como consecuencia de su condición de policías».

La Fiscalía pidió prisión sin fianza para el subinspector y la misma medida para el policía, aunque en este caso, v subsidiariamente, propuso una orden de alejamiento de la víctima. El juez ordenó prisión para los dos, que fueron trasladados a un módulo de funcionarios de la cárcel de Sevilla.

El juez apreció la comisión de un delito de lesiones agravadas por el empleo de métodos o formas concretamente peligrosas para la salud física de la víctima y en las que ha mediado ensañamiento (2 a 5 años de prisión) y que, en su opinión, podría imponerse en su mitad superior al aplicarse la agravante de abuso de autoridad. Además, indicaba, de la instrucción puede derivarse una pena mayor y apunta a que los detenidos pudieron cometer «tortura o tentativa de detención ilegal». Ambos fueron trasladados a un módulo de funcionarios de la cárcel de Sevilla donde permanece.

El instructor ha mantenido su posición y ha ratificado la prisión, pero tras los distintos recursos la Audiencia de Jaén se pronunciará hoy sobre si mantiene la medida, impone una fianza o bien los deja en libertad sin fianza como solicita su defensa.

El juez instructor, mientras, no ha adoptado ninguna medida contra la víctima, Carlos Mendoza, a quien también mantiene como investigado, dado que no descarta tras el visionado de las imágenes que fuera él quien empezó la pelea y, por tanto, fuera sospechoso en ese momento de un delito de atentado, como planteó la defensa. Pero aunque fuera cierto, afirmaba en su auto «no justifica en absoluto la despreciable agresión perpetrada» por los policías. No se atuvieron, recalca, al criterio de oportunidad y proporcionalidad. La pelea ya estaba disuelta y la Policía avisada y aun así ellos decidieron impedir que Mendoza se marchara y actuaron «poniendo en práctica la maquiavélica máxima de que el fin justifica los medios».

El auto describe las lesiones de cada uno. El subinspector, apenas ninguna. Su compañero sufrió la pérdida de un diente, tiene contusiones en cabeza y cara, erosiones en rodillas y cervicalgia y lumbalgia. La víctima, hematomas en la cabeza, contusiones en pómulos y zona frontal, fractura de la nariz, erosiones en las piernas y fractura de la pared interna del ojo izquierdo. Requerirá tratamiento médico y revisión de un cirujano y un oftalmólogo.

Para justificar la prisión provisional el instructor desplegó varios argumentos, que hoy analizará la Audiencia. Ante el horizonte penal para los investigados señalaba que era bastante probable que sientan «impulsos de huir de la Justicia» y a esa sospecha contribuye su escaso arraigo familiar (no tienen pareja ni hijos) y su previsible desaparición de arraigo laboral (se les ha abierto expediente disciplinario y pueden ser suspendidos cautelarmente).

No descartaba que pudieran ocultar o destruir fuentes de prueba e incluso que intentaran «atentar contra los intereses, los bienes o los derechos del Sr. Mendoza o sus allegados».

 
AdBlock Detectado

Lo entendemos, ¡los anuncios son molestos!

El software de bloqueo de anuncios hace un gran trabajo al bloquear anuncios, pero también bloquea funciones útiles de nuestro sitio web. Para obtener la mejor experiencia en el sitio, desactiva tu AdBlocker.

He desactivado AdBlock