Pagan 100 € a un mendigo en Benidorm para que se tatúe un nombre en la frente

Rosalía

Queen of the Goddesses
Vip
25 Nov 2010
37.667
141
#1
La historia vuelve a repetirse. Primero fueron los aficionados del PSV Eindhoven lanzando monedas a mujeres rumanas en el centro de Madrid. Después llegó el turno del youtuber Kanghoua Ren, que se enfrenta a una posible condena de dos años de cárcel por darle a un hombre galletas con dentífrico en Barcelona. Ahora, un nuevo caso de aporofobia (odio a la pobreza) ha desatado la indignación en Benidorm. Allí, un grupo de turistas ingleses que celebraba una despedida de soltero ha utilizado a un joven polaco sin hogar como blanco de sus mofas y le han pagado 100 euros por tatuarse el nombre del novio en la frente.

La historia ha sido denunciada públicamente por la Asociación de Comerciantes Británicos de Benidorm y de ella se ha hecho eco el tabloide británico The Sun. La presidenta de este colectivo, Karen Maling ha confirmado este martes a EL PAÍS que ha iniciado una colecta a través de su perfil de Facebook para tratar de borrar el tatuaje de la frente del indigente, Tomek, de 34 años y origen polaco.

Por su parte, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha informado de que la comisaría local de la Policía Nacional ha abierto una investigación y “a buen seguro llevará a los responsables ante la Justicia”. Lo mismo ha hecho la Policía Local, según el concejal de Seguridad de Benidorm, Lorenzo Martínez, que ha calificado los hechos de “indignantes”.

Aunque se ha conocido ahora por la iniciativa de Maling, todo ocurrió el pasado mes de mayo, cuando Tomek se encontró con un grupo de ingleses que celebraban una despedida de soltero en la ciudad turística y lograron convencerle para acudir a un establecimiento especializado y tatuarse en la frente el nombre del novio junto a su dirección: Jamie Blake, North Shields, N28.

Tomek recibió a cambio 90 libras, unos 100 euros. Aunque el tatuaje no pudo ser completado debido al “fuerte dolor que le estaba causando” el trabajo del tatuador, cuyo comportamiento también ha criticado la presidenta de la asociación británica. “No entendemos cómo ha podido hacer algo así” explica Maling, cuyo marido también ejerce esta profesión, pues “da muy mala imagen” del colectivo.

El propio Tomek contó a la mujer que se había gastado casi todo el dinero en comida y alcohol, aunque los últimos 17 euros que le quedaban se los habían robado mientras dormía en una playa de la ciudad. Los servicios sociales del Ayuntamiento de Benidorm han confirmado que el chico tiene problemas de alcoholismo.

Maling ha recaudado ya cerca de 200 euros para borrar el tatuaje de su frente. Calcula que el coste definitivo puede rondar los 300 en función “de las sesiones necesarias y del dolor que le cause”. Pero desde hace dos semanas nadie le ha visto. “No sabemos dónde está”, indica la ciudadana británica, que le ha buscado sin éxito por los lugares donde suele pernoctar.

Maing se ha puesto en contacto con su compatriota Jamie Blake, cuyo nombre figura en la frente de Tomek. El supuesto novio de la despedida ha asegurado que no tiene “nada que ver” con los hechos, pues “fue cosa de sus amigos” y él se enteró al ver las imágenes en las redes sociales.

La fundación RAIS (Red de Apoyo a la Integración Sociolaboral) ha condenado este martes este posible nuevo episodio de “trato degradante hacia una persona en situación de vulnerabilidad y de exclusión social”. Luis Carlos Perea, director de Causa de esta organización, ha asegurado a EL PAÍS que este tipo de comportamientos es una “expresión de la violencia que sufren las personas que viven en la calle”.

Una de cada tres ha recibido insultos o ha sido objeto de vejaciones y una de cada cinco ha padecido una agresión física, de acuerdo con datos recabados por el Observatorio Hatento, en el que participa RAIS. “Cada seis días muere una persona sin hogar en España. La calle mata”, señala el portavoz de la fundación, que reclama a las administraciones el desarrollo de medidas contra la falta de vivienda y otras iniciativas previstas en la estrategia gubernamental contra el fenómeno del sinhogarismo.

Entre esas medidas destaca una regulación expresa en el Código Penal de la agravante de aporofobia en los llamados delitos de odio, algo que ha propuesto ya en el Congreso el grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem y En Marea. “Hemos hablado con todos los grupos políticos y hay un consenso sobre la necesidad de reconocerlo”, afirma Perea.

La aporofobia, reconocida como palabra del año de 2017, fue el término que acuñó la filósofa española Adela Cortina en 2015 para describir el odio a la pobreza y a la exclusión social. La intelectual lo explica así en su obra Aporofobia, el rechazo al pobre: "No repugnan los orientales capaces de comprar equipos de fútbol o de traer lo que en algún tiempo se llamaban 'petrodólares', ni los futbolistas de cualquier etnia o raza, que cobran cantidades millonarias pero son decisivos a la hora de ganar competiciones. Por el contrario, las puertas se cierran ante los refugiados políticos, ante los inmigrantes pobres, que no tienen que perder más que sus cadenas. (...) Las puertas de la conciencia se cierran ante los mendigos sin hogar, condenados mundialmente a la invisibilidad".

Un grupo de ingleses paga 100 euros a un mendigo en Benidorm para que se tatúe un nombre en la frente