Nos vemos en el Arnold, cariño