La avalancha de peticiones de asilo colapsa el trabajo en la Brigada de Extranjería

De colapso total. Así califican los funcionarios que trabajan en la Brigada de Extranjería y Fronteras de Madrid la situación que viven. La oleada de peticiones de asilo como refugiados, cuyo trámite allí comienza aunque no es la Policía la que los resuelve, ha convertido las instalaciones de la avenida de los Poblados y sus alrededores en un hervidero de personas que cada día hacen cola desde primera hora de la mañana. Esto está repercutiendo en el trabajo de los agentes, tanto los encargados de otros trámites administrativos como incluso los de grupos de investigación.

«Estamos desmadrados. Sobre todo, por las solicitudes de venezolanos, que son los más numerosos. Llevamos así meses y vamos a peor. Creemos que puede haber detrás un fraude de ley por abuso de derecho», explican distintas fuentes. Uno de los expertos lo matiza así: «Si tú por el mero hecho de ser peticionario de asilo eres inexpulsable de España [principio internacional de ‘no sourcement’], te agarras a eso, más allá de que haya gente que sí reúna esos requisitos. Pero es real que existe un porcentaje gigantesco que se deniega porque no son verdaderos beneficiarios».

Los datos del Ministerio del Interior sobre el último ejercicio, de 2018, establecen que el 76% de las solicitudes a nivel estatal son denegadas, «una tasa muy por debajo de los principales países europeos de acogida», se queja la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR): «Solo reconoció la protección internacional a 2.895 personas, de las que apenas 575 obtuvieron el estatuto de refugiado, menos del 5%». Madrid está a la cabeza de las regiones por solicitudes, con 20.704, del total de 54.065 de 2018, año de récord.

«Desde CEAR reclamamos medidas para solventar este atasco en el sistema», dice Estrella Galán, su directora. Explican, además, los problemas añadidos que están teniendo los procedentes de Gambia, Camerún, Palestina (les requieren el visado de tránsito); pero también las víctimas de las maras de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Además, indican nuestros expertos consultados, este caos repercute en quienes sí necesitan la llamada «tarjeta roja»: «Porque se quedan dentro de esa masa y se ralentiza su proceso». La media, en Madrid, para que se resuelva esa petición de manera afirmativa puede ser de diez meses. La Policía Nacional, realmente, no tienen competencias en asilo. Los agentes y funcionarios tramitan la cita, la solicitud y la entrevista. Pero deciden las Oficinas de Asilo y Refugio, que dependen del Ministerio del Interior.

La coyuntura es tal, que existe una media de entre 300 y 400 personas al día que acuden a la Brigada Provincial de Extranjería a solicitar la primera cita para la entrevista. Sobre todo, los lunes y martes. Incluso acuden de otras regiones de España para pasar el fin de semana y luego hacen cola a la intemperie, como ha podido comprobar «in situ» este periódico. «Y eso que trajeron a más gente en comisión de servicio, como refuerzo», insisten otras fuentes, que recuerdan que una de las razones de esta eclosión es que en Madrid no se pide estar empadronado: «Se les da la cita y se les aplica el principio internacional de ‘no resoucement’ o no expulsión. Se comienza entonces el proceso de petición, admisión o no a trátime, estudio y resolución final», añaden.

Efecto llamada

«Se ha generado un efecto llamada. Hace un tiempo, cuando empezaron a salir las colas en los informativos, el Ministerio ordenó que se agilizaran, para no dar mala imagen. Entonces, no existía ese problema en la Brigada. Si antes había diez o veinte personas realizando esas peticiones al día, ahora son 30 o 40 veces más, 2.000 a la semana. Es la manera en que consiguen estar en ese limbo y que no se les eche del país», afirma otro informante.

Hecha la ley, hecha la trampa, porque, cuando se resuelva el expediente, pueden alegar y llegar a la instancia contenciosa-administrativa, y así alargarlo todo:«De manera que cuando llevan tres años, puedes estar regularizado de modo encubierto aludiendo al arraigo». No hay constancia fehaciente de que existan mafias que estén moviendo estos hilos, pero a nadie se le escapa que existen numerosos abogados expertos en extranjería que utilizan todos estos recovecos para ir sorteando obstáculos, poniendo recursos y ganar tiempo.

El perfil del demandante es de todo tipo. Desde personas mayores a familiares que tienen algún pariente cercano que ya lo ha conseguido. Y, basándose en ello, insisten e insisten, aunque obtengan dictámenes desfavorables. Pero hacen hincapié las fuentes policiales en que el problema reside en las Oficinas de Asilos y Refugiados. Y que el verdadero problema, sin embargo, lo sufren en la Brigada, pero también en las comisarías locales y en las de los distritos.

«Aquí se vive mejor»

Los principales demandantes son los venezonalos, muy por delante del resto. La situación de catástrofe humanitaria que viven bajo el régimen de Maduro y la cercanía cultural y sobre todo lingüística de estos ciudadanos les lleva a decantarse por España; aunque algunos utilicen nuestro país luego como puente hacia otros enclaves de la UE. «Pero tenemos de todas las nacionalidades: marroquíes, argelinos, bolivianos, ecuatorianos, ucranianos... Muchos esgrimen causas totalmente peregrinas, como que en España se vive mejor, litealmente. Ha corrido la voz de que en Madrid consiguen antes la entrevista y hasta vienen extranjeros que residen en puntos tan lejanos como Canarias, Ceuta, Melilla... Incluso de otros países de la Unión Europa, como Francia y Portugal». Y todo, señalan de nuevo, por ese efecto llamada tan importante que se da en nuestra región y no en el resto de España, como puede apreciarse en el cuadro superior que acompaña esta página.

Han reforzado con gente de la Brigada de Extranjería estas labores de petición de asilo: «Te condiciona todo el trabajo policial. Obviamente, supone una necesidad de medios humanos y materiales, y somos muchos menos para el resto de labores administrativas y para investigación. Pero a nivel político lo que no gusta son las colas».

 

Otros temas

AdBlock Detectado

Lo entendemos, ¡los anuncios son molestos!

El software de bloqueo de anuncios hace un gran trabajo al bloquear anuncios, pero también bloquea funciones útiles de nuestro sitio web. Para obtener la mejor experiencia en el sitio, desactiva tu AdBlocker.

He desactivado AdBlock