He partido una puerta sin querer