Eran buenos tiempos para los soñadores