El unico momento de la historia en el que España no era mierda