El Supremo impone por primera vez la agravante de género

Rosalía

Queen of the Goddesses
Vip
25 Nov 2010
37.667
141
#1
El Tribunal Supremo ha impuesto por primera vez la agravante de género introducida en el Código Penal. El resultado es que eleva en año y medio (de cinco a seis y medio) la condena a un hombre que atacó con un cuchillo e intentó estrangular a su novia mientras gritaba "si no eres mía no eres de nadie".

El Supremo examina así a fondo por primera vez el cambio legislativo aprobado en 2015, que incluyó como agravante de cualquier delito -hasta entonces sólo lo era en algunos- el haber actuado por motivos de género. "Con la introducción de la agravante relativa a cometer el delito por una discriminación basada en razones de género", explica el tribunal, "se amplía esta protección con carácter general, de modo que la agravación de la pena no solamente es procedente en los casos expresamente contemplados [...] , sino en todos aquellos otros casos en los que la discriminación por esas razones, basadas en la intención de dominación del hombre sobre la mujer, que dentro de las relaciones de pareja es considerada por el autor como un ser inferior, vulnerando, por lo tanto, su derecho a la igualdad, aparezcan como motivos o móviles de la conducta".

En el caso examinado, el Alto Tribunal considera acreditado el intento de dominación del acusado sobre la víctima. La primera sentencia de la Audiencia Provincial de Segovia condenó al recurrente a seis años por las lesiones, con las agravantes de abuso de superioridad y de actuar por razones de género, y a otros dos por un delito de amenazas condicionales sin conseguir su propósito. La Audiencia enmarcó la agresión "dentro del ámbito de control y celos que se declara probado y la situación de dependencia de la víctima también descrita."

Posteriormente, el Tribunal Superior de Justicia del Castilla y León estimó parcialmente el recurso del condenado y bajó de seis a cuatro años y medio la condena de lesiones, y de dos años a seis meses la de amenazas. El TSJ consideró que no había quedado acreditado que "el actuar delictivo tuviera por móvil el desprecio o la discriminación de la víctima por el solo hecho de ser mujer o por el deseo de dominación machista que le atribuye la Sala de instancia en el marco de esa relación de control y celos que se dicen existentes".

Ahora el Supremo estima el recurso de la Fiscalía y devuelve la condena relativa a las lesiones (la otra no fue recurrida) a la primera sentencia: seis años. El Supremo resalta que en los hechos probados consta que el acusado "le quitó el móvil a la víctima al creer que pudiera estar comunicando con otro hombre; y que en el curso de la agresión manifestó 'si no eres mía no eres de nadie'". "De ambos hechos se desprende, en una valoración razonable, el intento de dominación del acusado sobre la víctima y su consideración de esa concreta mujer como un ser incapaz de tomar decisiones sobre los aspectos más personales e íntimos de su vida que pudieran merecer alguna clase de respeto", concluye la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Miguel Colmenero.

El Supremo impone por primera vez la agravante de género y eleva un año y medio una condena de lesiones