Asia Argento, líder del movimiento #MeToo, acusada de abuso sexual por un menor

Rosalía

Queen of the Goddesses
Vip
25 Nov 2010
37.139
141
#1
El guión de esta historia truculenta ha dado un giro que nadie podía esperar. Asia Argento ha pasado de ser la eterna víctima del movimiento #MeToo a acusada de un escándalo en términos similares. La actriz italiana de 42 años fue una de las primeras en denunciar a Harvey Weinstein, el productor y presunto acosador y violador de cientos de mujeres, pero mientras ese movimiento se gestaba, se las arregló para tratar de esconder sus propias miserias.

De acuerdo a una información del diario The New York Times, Argento llegó a un acuerdo con Jimmy Bennett para comprar su silencio, un joven actor y músico de rock del que abusó sexualmente cuando solo tenía 17 años. El precio: 380.000 dólares (casi 333.000 euros).

La agresión sucedió en un hotel de California, un estado en el que la edad legal para mantener relaciones es 18 años. El encuentro, además, tuvo lugar cuando Argento tenía 37 años, un hecho del que existe hasta prueba gráfica. Los documentos enviados al rotativo neoyorquino incluyen un selfie de ambos en la cama con fecha del 9 de mayo de 2013. Argento pagó también por los derechos de esa imagen que no ha visto la luz.

El acuerdo habría llegado en los meses siguientes a las revelaciones sobre el caso Weinstein, en octubre del año pasado. En una carta datada en abril y dirigida a Argento en la que se confirmaban los últimos detalles del acuerdo y el calendario de pagos, la abogada de la actriz se refería al dinero como "ayuda para el señor Bennett".

"Esperamos que nunca vuelva a sucederte algo así", escribía la abogada, Carrie Goldberg, a su cliente, "eres una artista poderosa e inspiradora y es miserable que vivas rodeada de individuos de mierda que se han aprovechado de tus fortalezas y debilidades".

Para el joven actor, que siendo niño cautivó a Harrison Ford y Bruce Willis, aquel encuentro de 2013 supuso "una espiral de problemas emocionales", informa el New York Times, que cita el contenido de los documentos. Según dicha información, aquello fue tan traumático que obstaculizó el trabajo de Bennett, así que sus abogados solicitaban inicialmente 3,5 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios, dado que su estado mental había afectado a sus ingresos.

El rotativo neoyorquino asegura que ha tenido acceso a las acusaciones del joven actor y al acuerdo económico posterior alcanzado por los abogados de Argento y Bennett, que ahora tiene 22 años, a través de documentos que le han llegado de forma anónima. Esos documentos, que fueron enviados a través de correos encriptados, incluyen una fotografía tipo selfie, con fecha del 9 de mayo de 2013, de los dos actores acostados en la cama, informa Efe.

El diario agrega que ha intentado "repetidamente" ponerse en contacto con los implicados en este asunto sin éxito. No obstante, el abogado de Bennett, Gordon K. Sattro, precisó al diario que su cliente no aceptaría ser entrevistado al respecto y que "continuará haciendo lo que ha estado haciendo en los últimos meses y años: centrarse en su música".

"Una agresión sexual" traumática

Bennett tenía 17 años cuando ocurrió el supuesto incidente con la actriz, que entonces tenía 37. Los abogados de Bennett describieron el encuentro en el hotel como una "agresión sexual" que resultó traumática para su cliente y amenazó su salud mental, y pidieron una indemnización de 3,3 millones de euros.

Para Bennett, ver a Argento presentarse como una víctima de acoso sexual fue la gota que colmó el vaso y le hizo revivir aquel episodio de 2013 del que incluso queda una foto en el perfil de Instagram de la actriz. "Lo que sintió aquel día volvió a reflotar cuando Argento se convirtió en la voz de las víctimas de Harvey Weinstein", relataba el abogado de Bennett en el documento de demanda.

La actriz italiana era para él una figura a la vez de mentora y de madre, y ambos mantenían un cierto contacto desde que se conocieran, en 2004, durante el rodaje de El corazón es mentiroso, que ella dirigía y protagonizaba junto a él. El argumento giraba en torno a la relación entre una prostituta drogadicta (Asia Argento) y su hijo (Jimmy Benett), y la relación de ambos desde ese momento giró en torno a esa relación materno-filial. Hasta que el nueve de mayo de 2013, ella escribió en Instagram: "Esperando a mi niño perdido hace tanto Jimmy Bennett", con un selfie en la puerta del hotel Ritz-Carlton en Marina del Rey, California. Él respondía: "Ya estoy llegando".

El relato de los hechos recogido por el New York Times recuerda que el actor llegó a la habitación acompañado de un familiar, ya que un problema de visión le impide conducir. Argento pidió al acompañante que los dejara solos, le dio de beber alcohol y le mostró algunas notas que había escrito para él. Después le besó, le empujó a la cama, le quitó los pantalones y le practicó sexo oral. Finalmente, se encaramó sobre él y mantuvieron una relación sexual. Ella, además, pidió que se hicieran algunas fotos que compartió en redes sociales.

En la imagen que llegó al rotativo junto a la documentación anónima, se los ve a ambos con el torso descubierto. Tras el episodio ocurrido en la habitación del hotel, comieron juntos y, durante el trayecto de regreso a casa, Bennett empezó a sentirse "extremadamente confuso, mortificado y disgustado". Un mes más tarde, sin embargo, le envió a Argento un mensaje a través de Twitter con la foto de una pulsera que ella le regaló y que rezaba: "Te echo de menos, mamá".

Problemas financieros y familiares

La vida de Bennett no era fácil por aquel entonces. Aproximadamente en las fechas de su encuentro con Argento, se había enfrentado a su madre y a su padrastro en los tribunales, a quienes acusaba de haberlo echado de la casa familiar, de haberle robado sus posesiones y de haberse adueñado, a lo largo de los años, de al menos un millón y medio de dólares de sus ahorros. Bennett estaba por aquel entonces arruinado y debía dos meses de alquiler.

El acuerdo económico al que han llegado recientemente los actores no impide al joven hacer público lo sucedido, pero sí demandarla por ello. Tampoco tendría permitido, después de aceptar el dinero, publicar la foto de ambos. Según el New York Times, y a pesar de que se desconoce si ambos han hablado desde la firma del acuerdo, Argento le habría dado like en Instagram a un selfie del actor en el que aparecia cariacontecido.

La actriz italiana, hija del director Dario Argento, de momento se ha mantenido en silencio, rehuyendo los intentos de distintos medios de comunicación de obtener algún comentario ante el escándalo. La que sí ha hablado para poner distancia con la intérprete europea es otra de las víctimas de Weinstein, Rose McGowan, que unió fuerzas con Argento en su causa contra el poderoso productor hollywoodiense.

"Pude conocer a Asia Argento hacia 10 diez meses", escribió en su cuenta de Twitter. "Nuestro punto en común es el dolor compartido de haber sido asaltadas por Harvey Weinstein. Mi corazón está roto. Continuaré trabajando en apoyo a las víctimas".

McGowan no solo unió fuerzas con Argento en lo tocante a la violación de Weistein, sino que se volcó con su amiga tras la muerte de su pareja, el chef televisivo de CNN, Anthony Bourdain. Su suicidio significó una enorme sacudida para Argento, que hacía pocos días había dado un discurso en el festival de Cannes hablando del #MeToo y del trauma de haber sido atacada por Weinstein.

Ese lado amargo de su existencia, aderezado ahora por una acusación que la convierte en agresora, le ha dado más relevancia de la que nunca ha tenido en Hollywood por asuntos cinematográficos. Su recorrido es discreto en la meca del cine, con una película junto a Vin Diesel en 2002 como trabajo más destacado, Triple X.

Donde sí ha brillado es en Europa. Hija del director italiano Dario Argento y de la actriz Daria Nicolodi, Argento se ha inclinado más por los proyectos en el Viejo Continente, acostumbrada a rodar cintas en francés, italiano e inglés, con dos David di Donatello en su haber -el Oscar italiano- por su trabajo en Perdiamocci di vista (1994) y Compagna di viaggio (1996), además de un documental sobre la vida de su padre, con el que mantuvo durante años una relación complicada.

Su reputación de femme fatale, de actriz atrevida, quedará ahora en un segundo plano tras la alargada sombra del #MeToo y lo que algunos entienden como una traición, una auténtica puñalada al movimiento.

Asia Argento, líder del movimiento #MeToo, acusada de abuso sexual por un menor
 

KAR4MBIT

Te cago tol pecho
Prv
20 Ago 2018
351
16
#2
Pensé que ponía gracias sargento
 

Rosalía

Queen of the Goddesses
Vip
25 Nov 2010
37.139
141
#4