Al menos dos fallecidos tras una fuerte explosión en un edificio en pleno centro de Madrid

  • Puedes ayudar a mantener este sitio haciendo una donación. Gracias.

    You can help maintain this site by making a donation. Thank you.
  • Respuestas: 19
Una fuerte explosión se ha registrado poco antes de las 15:00 en el centro de Madrid. Un edificio a la altura del número 98 de la calle Toledo, en el barrio de La Latina de Madrid, ha quedado muy dañado tras la deflagración. El Ayuntamiento de Madrid confirma que, según los primeros indicios, se ha producido una "explosión de gas" sobre el "inmueble de viviendas situado sobre la parroquia de la Paloma". El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha aportado un primer balance de dos fallecidos. Hay también seis heridos leves, uno moderado y uno grave, trasladado al hospital La Paz. "Se trata de una valoración preliminar y con todas las cautelas", ha precisado a su llegada al lugar del suceso.

Martínez-Almeida también ha informado que se mantiene un incendio en el interior del edificio, pero los bomberos por el momento no consideran "prudente apagarlo porque se podría producir un embalsamiento de gas" que puede comprometer la estabilidad del edificio, muy dañado pero aún en pie.




El inmueble, ubicado junto a una residencia de ancianos y un colegio y la Iglesia de la Paloma, pertenece a la Iglesia de la Paloma, tal y como han confirmado a elDiario.es fuentes del Arzobispado. Se trata de la casa parroquial, donde viven los curas del templo. En las plantas quinta y sexta del edificio donde se ha originado la explosión vivían varios sacerdotes. Hay un sacerdote atrapado en los escombros de la quinta planta, otro desaparecido y dos heridos que están siendo atendidos. El edificio ha quedado muy dañado, perdiendo completamente la cubierta y los tabiques de cinco de sus siete plantas.




El anexo es una residencia de mayores, Los Nogales La Paloma, que está siendo evacuada en este momento. Fuentes de la empresa aseguran que no hay residentes ni trabajadores heridos. Todos ellos se están trasladando al hotel situado frente a la residencia, ha confirmado el Ayuntamiento. La calle Toledo está repleta de cascotes, así como el patio del colegio La Salle La Paloma. En el centro escolar no hay heridos.

Los servicios de emergencia han acordonado la zona desde la glorieta de Puerta de Toledo. Muchas personas se agolpan en el perímetro preguntando por sus familiares. Oihane, una vecina de la zona, relata lo ocurrido: "He escuchado una explosión gigante. Venía andando y en el Puente de Toledo ha empezado a subir una nube gris muy extraña". Un trabajador de mantenimiento de la residencia, Juan Miguel, asegura a elDiario.es que los ancianos van a ser trasladados a otras residencias del grupo y están a la espera de las órdenes de Bomberos. Nueve dotaciones están desplegadas en la zona y otras 11 de Samur, según fuentes municipales.

 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
ykzN6tA.jpg

laVLf5u.jpg

6fouihP.jpg
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242

Al menos dos muertos tras una gran explosión en un edificio de la calle Toledo mientras revisaban una caldera​

Una enorme explosión ha destruido varias plantas de un edificio ubicado en el número 98 de la calle de Toledo, en el distrito de Latina, junto a la parroquia Virgen de la Paloma. En estos mometnos hay al menos dos fallecidos –aunque podrían ser más de cuatro– y decenas de heridos, según ha informado a ABC Delegación del Gobierno. Al parecer, la explosión se ha producido cuando dos personas estaban revisando una caldera.

Concretamente, la explosión se ha producido en los locales parroquiales y los pisos de residencia de los sacerdotes de la parroquia Virgen de la Paloma, según ha confirmado a ABC el Arzobispado de Madrid.

«Los bomberos están comprobando si se han producido daños estructurales. No tenemos constancia de que se hayan producido víctimas en este momento en la residencia anexa, salvo algunos rasguños producidos por la caída de cascotes. Lo que sí se confirman son al menos dos fallecidos por la explosión», ha explicado el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, que ha acudido al lugar.

En Puerta de Toledo, el fuerte estallido ha dejado paso al miedo y a la confusión. La calle, a la altura del edificio afectado, ha quedado totalmente devastada, en una imagen más propia de cualquier zona de guerra. La Policía Municipal ha establecido diversos filtros para que los servicios de emergencia puedan continuar con los trabajos. En la glorieta de Pirámides, los vehículos ya no pueden circular hacia la Puerta de Toledo, donde un siguiente control impide el paso a los ciudadanos de a pie a mitad de glorieta.

Un helicóptero de la Policía sobrevuela el enclave, al tiempo que los Bomberos inspeccionan la cuarta planta desde el exterior del inmueble. Por su parte, los sanitarios del Samur-Protección Civil siguen traslandando a diversos heridos. Decenas de vecinos, periodistas y curiosos se concentran en las inmediaciones, mientras los agentes se esfuerzan en despejar los accesos. «Escuchamos un ruido enorme», dice una joven, que abandonó rápidamente su vivienda, muy cerca del lugar de la explosión: «El edificio temblaba».

Minutos antes de las tres de la tarde se ha producido la fuerte explosión, muy próxima a la residencia de ancianos de La Paloma y al colegio a La Salle La Paloma - Fundación Lara. «Podemos confirmar que no había niños en el patio en el momento de la explosión», según ha informado el padre de una alumna que acude a ese centro.

Comercios, bares y cafeterías del barrio de La Latina están refugiando a los mayores desalojados de la residencia de mayores colindante, según los restauradores de la zona. El Café Pavón está ofreciendo información sobre los mayores allí refugiados, informa Ep.

Celia acababa de regresar del instituto cuando un «sonido muy fuerte» le sacó de su cuarto. «Mi madre vino al momento a preguntarme si estaba bien y bajamos a la calle», cuenta, aliviada por las noticias halagüeñas que acaba de recibir: «Un amigo vive justo enfrente y no sé si su casa está afectada. Pero hemos hablado con él y está bien».

Adrián, un joven de 27 años, estaba caminando por la zona cuando ha sentido que «temblaba todo, como una bomba» y «se ha caído gran parte de la fachada». Otras fuentes cuentan que la explosión se ha escuchado desde zonas lejanas como O'Donell o Ventas.

A las 15.20 horas de la tarde la Policía estaba pidiendo a los vecinos de la zona que se retirasen de las inmediaciones porque podrían producirse más explosiones. También está pidiendo que se identifique si alguna persona trabaja en esa zona, así como videos para ver como se ha producido la explosión.

 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #10
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #11
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #12
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #13
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #14
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #15
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #16
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #17






 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #18
 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #19

La policía atribuye la explosión de la calle Toledo a una fuga de gas fuera del edificio​

La investigación policial sobre lo que pasó en el edificio del arzobispado en la calle de Toledo, en el centro de Madrid, para que explotara hace dos semanas ya ha terminado con una primera conclusión: la fuga de gas se produjo en el exterior del edificio. Por tanto, a priori, la responsabilidad recae en la empresa Naturgy, que es la distribuidora del servicio, según fuentes de la investigación. Para los agentes de la policía científica era necesario conocer exactamente dónde se había producido el fallo, si en una caldera, en una tubería dentro del edificio que saltó parcialmente por los aires o fuera de él. Naturgy distribuye el servicio de gas natural a la zona centro de La Latina, donde se produjo el accidente que provocó la muerte de cuatro personas, pero solo se hace responsable de las tuberías que llegan hasta la entrada de este edificio, ya que la comercializadora del servicio y la empresa instaladora de las calderas (siete en total) son otras compañías distintas. La investigación ha concluido, por tanto, que la rotura de una tubería se produjo en el exterior y fue la causante del escape de gas, que se coló en el edificio probablemente por la acometida que une unas tuberías con otras. Además, según fuentes policiales, también se ha descubierto un socavón por agua debajo del inmueble, por lo que también entra en juego la responsabilidad del Canal de Isabel II.

La fuerte explosión destrozó parcialmente el edificio situado en el centro de Madrid minutos antes de las tres de la tarde del 20 de enero, causando cuatro muertos y 11 heridos de diferente consideración. El lugar afectado está situado en el distrito Centro, muy cerca de la Puerta de Toledo y junto a la iglesia Virgen de la Paloma y el colegio concertado La Salle-La Paloma. En las inmediaciones hay también una residencia de ancianos, Los Nogales La Paloma, donde en un primer momento se situó por error el suceso. Uno de los fallecidos, David Santos Muñoz, era un electricista de 35 años, feligrés de la parroquia y acudió al edificio “a echar una mano”. En un primer momento, fuentes de la investigación creyeron que había manipulado una de las calderas para ayudar a los religiosos y que eso había provocado la explosión. Ahora se descarta completamente esa primera hipótesis.

Fuentes de la propia parroquia explicaron que un viandante avisó durante la mañana de que olía a gas desde el exterior. De hecho, contaron a los agentes que por la mañana los radiadores fallaban (”no estaban ni fríos ni calientes”, explicó uno de ellos). Era un síntoma de que algo fallaba ya unas horas antes de la explosión, que se produjo minutos antes de las tres de la tarde. Las siete calderas tenían una luz roja durante la mañana. Olía a gas por todo el edificio. Los radiadores no calentaban. Y el frío se colaba por todos los recovecos de las siete plantas del edificio. Allí, repartidos entre los diferentes pisos, se encontraban cinco sacerdotes. Gabriel Benedicto, Alejandro Aravena, Moisés León, Matías Ernesto Quintana y Rubén Pérez de Ayala. Este último decidió llamar a un amigo y se puso en contacto con David Santos. Santos era un técnico de mantenimiento que se conocía al dedillo las siete plantas de este céntrico edificio.

El cura y el técnico de mantenimiento fallecieron. La explosión también se llevó por delante la vida de dos personas que pasaban en ese momento por la calle. Javier Gandía, de 45 años, un albañil que trabajaba en el edificio de enfrente y vecino de La Puebla de Almoradiel, un pueblo de 5.000 vecinos de Toledo. El cuarto y último fallecido fue Stefko Ivanov Korcev, un ciudadano de origen búlgaro, que también se encontraba en la calle de Toledo número 98, acababa de pedir le renta mínima vital y hablaba en ese momento por teléfono con su pareja. Un día después habría cumplido 47 años.

 

Shizuka

VIP
25 Nov 2010
103.641
242
  • #20

La jueza considera accidental la explosión de la calle Toledo en Madrid y archiva la investigación​

El Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid ha acordado el archivo de la investigación sobre laexplosión en un edificio parroquial de la calle Toledo de Madrid, donde murieron cuatro personas.

En un auto, la jueza concluye que tras el informe pericial de la Policía Judicial se puede determinar que la etiología de la explosión fue accidental, sin que haya podido establecerse otra causalidad distinta.

El pasado 20 de enero una fuga de gas originó este suceso en el número 98 de la calle Toledo, en un edificio que es propiedad del Arzobispado de Madrid.

aUSyXHp.jpg


A causa de la explosión fallecieron cuatro personas: el sacerdote Rubén Pérez Ayala, de 36 años; su amigo David Santos, un feligrés que fue al edificio a intentar ayudar después de que la calefacción dejara de funcionar y detectar olor a gas; Javier, un albañil de 45 años de La Puebla Amoradiel (Toledo) que trabajaba en el edificio de enfrente, y Stefko Ivanov, de nacionalidad búlgara y 46 años que en ese momento estaba en la calle.

 

Miembros conectados

Estadísticas del foro

Temas
70.508
Mensajes
601.059
Miembros
16.253
Último miembro
hahahagiao