¿Osfo a la puta de Duendecilla?

A

Artxkau

Invitado
#1
Es fea, sí, pero sus dotes zorriles lo compensa, próximamente foto en grande. :gaydude:









Y por cortesia de cierta persona aquí la tenemos, tocando polla como solo ella sabe hacer. :sisi1:




[img width=539 height=400]http://i.imgur.com/Cepv4.jpg[/img]
 
D

Duendecilla

Invitado
#2
uy si especialmente la tocapollas soy yo.. xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
 
D

Duendecilla

Invitado
#7
Artxkau dijo:
No disimules, eres tú y lo sabes, puta.


esa tia es mas alta que yo, yo jamas he vestido asi y los que tapas de la foto no son nadie del foro, por tanto...





Ademas nunca has visto a una tia tocar una polla o que? yo las toco mucho mejor.
 
A

Artxkau

Invitado
#10
Duendecilla dijo:
esa tia es mas alta que yo, yo jamas he vestido asi y los que tapas de la foto no son nadie del foro, por tanto...





Ademas nunca has visto a una tia tocar una polla o que? yo las toco mucho mejor.


No sé cuanto mides, si has vestido así o quien son los de la foto, pero la toca pollas eres tú.


Gracias por la última frase, da para enmarcar. :sisi1:
 
A

Artxkau

Invitado
#11
Me pregunto que dirían en FC si pusiera las fotos acompañadas de una inverosímil historia al mas puro estilo;

Etarras de medio pelo, córdoba y perroflautas.


:sisi1:
 
D

Duendecilla

Invitado
#13
Venga si soy la tocapollas
Artxkau dijo:
No sé cuanto mides, si has vestido así o quien son los de la foto, pero la toca pollas eres tú.


Gracias por la última frase, da para enmarcar. :sisi1:



Si fuera esa, me daria igual decirlo, total no se me ve bien y todo el mundo toca pollas o coños.. no se si alguien te ha tomado el pelo o te lo estas inventando tu que soy esa, yo solo digo la verdad.
 
A

Artxkau

Invitado
#16
Duendecilla dijo:
Venga si soy la tocapollas



Si fuera esa, me daria igual decirlo, total no se me ve bien y todo el mundo toca pollas o coños.. no se si alguien te ha tomado el pelo o te lo estas inventando tu que soy esa, yo solo digo la verdad.




Ya lo has reconocido, puta.




Me quedaré sin cuenta, pero se volverá a liar. :gaydude:




[
 
A

Artxkau

Invitado
#17
quote]S[/quote][/noae][/size][noae]
[/size]é que te vas a enfadar y te pido perdón, prometimos no mencionar nada de nuestra pequeña aventura en el foro, pero me siento en deuda con este extraño portal, al fin y al cabo gracias a él nos conocimos, de alguna forma, por escasa que sea deberíamos de devolver el bien recibido
[/size][/size][/size]Unas pequeñas aclaraciones antes de adentrarme en el relato.[/size][/size][/size]-No voy a dar el nombre del nick de la forera ni nada que la concierna.
-No voy a colgar fotos, a no ser que ella quiera.
-Os agradecería que respetarais el tema, una historia personal como esta lo merece, no es plato de buen gusto entrar al hilo y encontrarse insultos, amenazas, humillaciones, quien sabe, quizás la forera hasta se anime y haga acto de presencia.[/size][/size][/size][/size]Una vez advertidos empiezo la historia, no soy un gran narrador, así que no sería de extrañar que se os haiciera soporífera....[/size][/size][/size][/size][/size]Todo empezó en uno de mis hilos políticos, trataba de una historia que ella calificó de apasionante, ahí nació su interés por ella, al ser yo un experto en dicha historia sus preguntas comenzaron a hacerse frecuentes, al cabo de los días tuvimos la prometedora idea de intercambiarnos los msn para conocernos mejor, le dí el mío y viceversa.[/size][/size][/size]No esperaba que fuera ella, si ella, nos conocíamos desde hace meses, ¿de donde?, ¿cómo?, ¿por qué?, os lo resumiré brevemente, ambos nos conocíamos de foros de temática dudosa, yo ya era un personaje por esos lares, sería por eso por lo el acto de intercambiar msn se produjo también hace tantos meses atrás, incluso tuvimos un [/size]affaire[/size]por msn que no quedo en nada por su promiscuidad y mi impaciencia, la cosa no llegó a buen puerto, me denunció a raíz de una serie de putadas que la hice.[/size][/size][/size][/size]El tiempo había pasado y parecía que todo este asunto se había olvidado cuando nos encontramos cara a cara por msn, imaginaos la situación, nuestra simpatía mutua, interés por la historia, recuerdos fugaces y esperanzas de finalizar de manera romántica nuestra historia de ciber amor hallanaron el terreno de cara a una posible nueva y fructuosa amistad.[/size][/size][/size]Seguían los días de charla, de confesiones, de posibles planes futuros… cuando la desbordé con una noticia, tengo 2 semanas de vacaciones, seguramente me vaya a España, (resido en Holanda), ¿por qué no me vienes a ver? pregunto ella, una serie de preocupaciones me asaltaron, no tarde en hacerla partícipe de ellas, ¿dónde me quedaría los días que fuera a visitarla?, ¿que diría su madre de todo aquello (la madre estaba al tanto de mis problemas legales con ella)?[/size][/size][/size]Te puedes quedar en mi casa afirmó ella, el futuro encuentro atisbaba ese toque romántico, extremo y peliculero que tanto nos gusta a algunas personas, sin pensarlo demasiado di mi confirmación, mañana a primera hora saldría para allá. No mencionaré el nombre de su ciudad, solo decir que se encuentra en Andalucía.[/size][/size][/size]Sí lo hubiera pensado mejor un gran problema que ponía en peligro mi independencia y posible encuentro con ella se habría hecho evidente. No tengo coche. Ya que la única persona con la que trabo suficiente relación y confianza como para pedirle un favor como el de pedir prestado un vehículo es mi compañero de piso decidí aventurarme y pedir dicho favor. Le expliqué los por menores del asunto, pude ver en su mirada una meditación intensa, finalmente accedió a prestármelo por un plazo de dos semanas, las únicas condiciones vigentes eran que yo me encargara de los costes del viaje y que lo tratara con el máximo cuidado, el viaje ya era factible, a media noche ya había acabado de preparar mi equipaje, una maleta con ropa para 2 semanas, unos cuantos libros, y mis enseres de aseo.[/size][/size]Ya tendido en la cama no pude dormir, los nervios por la intranquilidad afloraban en mí.[/size][/size][/size]El despertador sonó 15 minutos antes de las 7, me levante, me di una ducha, desayuné, me vestí y partí en aquel magnifico BMW prestado, tenía por delante cerca de 2500 km de viaje. Según mis previsiones de viaje al próximo mediodía me encontraría en su ciudad, no fallaron estas. Cigarros, cafés, redbulls, música, gasolineras, largas paradas en cafeterías francesas y españoles, fueron mis acompañantes en aquel interminable viaje.[/size][/size]Allí me encontraba, en aquella enorme ciudad con vestigios de su época árabe, mi corazón, o más bien miembro masculino me incitaba a quedar con ella lo más pronto posible, mi cerebro suplicaba paciencia y astucia, ¿Cómo estar seguro de que la persona con la que has quedado, persona que te ha denunciado y seguramente te tuviera ganas en algún momento no vendrá acompañada de la policía a la cita?[/size][/size][/size]Si bien la serie de putadas que cometí para hacerme merecedor de su denuncia no eran de gran envergadura (fueron básicamente conectarme al terra chat y dar su msn, así como número de teléfono a todo putero que se preciara, inundar su msn con miles de correos electrónicos, colgar anuncios eróticos con sus datos, tocar los cojones a ella, y a su novio, que es forero también) existían otros aspectos de mí, no en relación directa con ella pero si denunciables, y cuyo peso legal era demoledor. Tracé un malicioso plan. La llamé.[/size][/size][/size]-Hola guapísima, llegaré a la ciudad a las 2 en tren, ¿me pasas a buscar a la estación?
-¿Ya, tan pronto? Bueno, allí estaré (mi nombre). Ciaaaaao.[/size][/size][/size][/size]El cebo había colado, lo siguiente era encontrar una zona tranquila...y segura, dónde dejar el coche, como condición fundamental esta zona debería de no estar demasiado lejos de un hotel sencillito, sin grandes lujos, pero reconfortable. Lo encontré, era una suntuosa habitación con una cama de matrimonio, televisión y muebles barrocos, aderezados con un baño con jacuzzi incluido. Eran las 11 de la mañana, aún me quedaban 3 horas para la cita, decidí subir mi equipaje a la habitación, darme una ducha y leer a mi infalible Dostoievski cuando en cuestiones relajantes se trata. Las 13:15 dieron pronto, de camino al coche pasé por un kiosko, compré Público y me dirigí a la estación. Me aposté en unos bancos desde donde controlaba toda la estación, el aspecto elegante que mi traje me confería descartaría cualquier posible duda de que fuera el recién llegado que ella esperaba. Marcaban algo menos de las 2, allí estaba ella ataviada con una sencilla pero elegante combinación de vaqueros ajustados, bailarinas, camiseta y pequeña chaqueta de lana, pude ver perfectamente que estaba sola, en un primer momento temí que hubiera policía de paisano, ya os dije que había ciertos aspectos en mí que podrían ser denunciados con gravedad. Los minutos pasaban y allí estaba ella, esperándome, una lastima enamoradiza se apoderó de mí, no era justo lo que la estaba haciendo. [/size][/size][/size]Llegaré mañana, el jodido tren ha tenido problemas a su paso por Madrid, siento haberte molestado para nada, mañana estaré, lo prometo.[/size] [/size][/size][/size][/size]Con la llegada de este sms a su móvil se fue, lo que iba a hacer era de psicópata trastornado, pero era lo único que podría apaciguar mis fundadas sospechas de que no había quedado conmigo para vernos en persona.[/size][/size][/size]La seguí a una distancia prudente, la suficiente para no perderla, la suficiente como para que no advirtiera mi presencia. Se fue en sentido contrario a donde tenía estacionado el coche, esto descartaba un seguimiento en coche, tendría que ser a pie. Supliqué porque se dirigiera a su casa y no al trabajo o cualquier otro punto tan banal para mis intereses detectivescos.[/size][/size]La fortuna me acompañó, la vi entrar en un portal de la que supuse sería su casa. No había tenido encuentro con nadie por el camino, no había nada extraño en la estación a excepción de aquella mujer que me llenaba el corazón de un dulce veneno llamado amor. Todas las pesquisas me invitaban a conocerla sin recelos.[/size][/size][/size]Y así fue, pasé el resto del día en mi habitación leyendo, fumando, soñando..., conociendo la citada ciudad, y para finalizar la jornada comiendo en un kebab de mis compatriotas.[/size][/size]Dormí como un enano en aquella cama de matrimonio, al levantarme apenas tenía ganas, el cansancio del viaje estaba latente, tuve que darme una larga ducha y tomar un cargado café en la cafetería del Hotel para volver a ser persona. Una nueva cita había quedado fijada para los 12:00 horas, en esta si acudiría como ella pensaba, es decir, saliendo del anden con maleta.[/size][/size][/size]Y allí estábamos los dos, frente a frente, mi algo mas de metro ochenta frente a su metro sesenta de sonrisa, dulzura, y gracia andaluza. Nos dimos un fuerte abrazo, como dos viejos amigos que se rencontraban después de largas temporadas de ausencia, la dije o mas bien mentí, cuando pronuncie las palabras, [/size]me gustaría ir a tomar un café[/size]. Nos sentamos, de nuevo frente a frente, las sonrisas impertrechables se hacían inevitables, tuve que tomar un tono serio para contarle la verdad, la verdad sobre mi viaje y mi escaramuza detectivesca de ayer. Escuchó atenta todas mis palabras, cuando acabé su rostro adoptó un tono serio, perturbado, yo ya me estaba lamentado de las confesiones, y del viaje, cuando me cogió la mano y me recito cariñosamente, [/size]no te preocupes, yo hubiera hecho lo mismo, sería raro en ti, ya sabes que te voy conociendo,[/size]. Nuestras miradas se cruzaban, cargadas de emociones indescriptibles, en aquel momento supe que iba a ser una de las mejores semanas de mi vida. Y de nuevo, no me equivoque.[/size][/size][/size][/size]Antes de salir con ella a donde nos viniera en gana tenía que dejar mi equipaje, conocer la que sería mi nueva morada a lo largo de una semana, solventar cuanto antes el problema de su madre..(dicho problema consistía en la seguridad que a esta le provocaba mi futura estancia en la casa)[/size][/size][/size]Llegamos a su casa, vivía en un barrio de clase media media, no todo lo tranquilo que yo hubiera deseado para el resguardo de mi vehículo prestado, el tener una terraza con vistas directas sobre él me tranquilizo.[/size][/size][/size]¡Menuda sorpresa! No vivía con su madre sino con otra tía de su misma edad, mi preconcepción de la situación me había jugado una mala y preocupante pasada. Me contaron que vivían juntas porque de esa manera era mas sencillo vivir las dos, pues eran universitarias ambas y su sueldo no daba para demasiado. Dejé mi equipaje en su habitación, una habitación no demasiado grande para todo el cúmulo de cosas que había apilada en ella, pero el perfume que en ella flotaba, así como su decoración invitaba a quedarse en ella. [/size][/size][/size]Decidimos ir a visitar uno de los monumentos típicos de la ciudad, (no diré demasiado acerca de esta visita pues os enteraríais en seguida de que ciudad es)[/size][/size][/size]A la vuelta, ya en su casa nos sentamos comodamente en el salón, empezamos a rememorar nuestros primeros contactos, todo lo referente a esa lejana época, también hablamos de su relación con el forero. [/size][/size] Le dejó por su comportamiento patológico, por abrir hilos de política rancia, de Dios, de la Iglesia y de un sinfín de entelequias que no invitan precisamente al amor. Me podría catalogar como el antagonismo de su novio, haciendo una distinción en que mis hilos eran mucho mas interesantes y mascullaban esas ideas revolucionarias tan atrayentes en la juventud. Las horas pasaban y seguíamos hablando, exhaustos de la jornada nos fuimos a su cuarto y nos pusimos a ver una película mediante su portátil, ¿La película? La mujer del anarquista, [/size][/size][/size] titulo escogido por ella, ¿me estaría lanzando algún tipo de señal? La respuesta creo que la sabemos todos, acomodamos el portátil sobre nuestras rodillas mientras nos tumbamos en la cama, apagamos la luz y pusimos toda nuestra atención en el film. Os recomiendo dicha película.[/size][/size]La acabamos de ver y ambos bostezamos, su perfume se hacía evidente a tan poca distancia, su piel morena invitaba a besarla, acariciarla, tocarla suavemente, no sé por qué, pero me contuve de hacerlo, mi respiración y mirada me delató, pues fue ella la que se adelanto besándome, su lengua rozó la mía, sería ya bien por la situación cargada de petulancias románticas pero el beso fue magnifico, no lo fue menos aquella velada...[/size][/size][/size]Me aparto de ella, alegando la excusa de que lo dejáramos por el momento, acordamos ir a cenar fuera, la presencia de la casa hacía inevitable un encuentro sexual que ninguno, miento, ella, por el momento no deseaba. Me habló de un café comunista/anarquista en el barrio antiguo, ofrecía una biblioteca cargada de clásicos del anarquismo/comunismo, banderas propias de ambas ideologías y una maldita música guerracivilistica. ¿Me habría escogido a mi por mis ideas anarquistas? Esa pregunta me pasó por la cabeza docenas de veces, no hicimos otra cosa en las 2 horas que pasamos en aquel bar que no fuera hablar de política y de anarquía. Serían la 01:00 cuando salimos, de camino dimos con una tienda 24h de chinos, tuve la peregrina idea de adquirir una botella de Vodka y pasarnos la noche bebiendo. Dicho y hecho, nos fuimos a su casa con la botella en la mano, y 2 cajetillas de Marlboro en los bolsillos.[/size][/size]Nos hicimos confesiones, aún mas profundas que aquellas de nuestra época de msn. Los efectos del alcohol empezaban a notarse, pero, ¿que importaba?.[/size][/size]Cuando la botella se acabó yo ya no sabía ni donde estaba, ella lo propio, nuestros alientos desprendían un tufo a tabaco, alcohol y chicle. No sé de donde saldría la chispa que inició aquella escena pero si sé como fue la cosa.[/size][/size][/size]Nuestras miradas se cruzaron lentamente, nuestros cuerpos de acercaron, las lenguas y manos hicieron lo propio, así, poco a poco, la tumbé por completo en la cama, la desnudé, y ella me desnudó a mi, nos besamos cada rincón de nuestros cuerpos antes de follar. Pese a estar ebrio puedo estar seguro de que fue uno de los mejores polvos de mi vida. Desnudos, con una ligera sabana por encima, nos dormimos abrazados el uno al otro. [/size][/size]No nos hubiéramos despertado tan pronto de no ser por su maldita compañero de piso, llamo a la puerta insistentemente, al no obtener respuesta la abrió y profirió un chillido, nos despertamos sobresaltados, al parecer la madre de mi novia/compañía/comoqueráiscatalogarlarelación había hecho acto de presencia en el piso aquella mañana, la compañera la había mentido alegando que se encontraba ausente, pero que la llamara, su madre se alteró al omitir la compañera una serie de desafortunados detalles sobre mi presencia en la casa.[/size][/size][/size]La llamó por teléfono a duras penas, tenía una resaca fulminante, mientras pactaba una cita con nosotros para dentro de 3 días yo me complacía observando sus grandiosos senos y su cuerpo desnudo. La erección fue instantánea, supuse que se percató de ello, ya que colgó a su madre con excesiva prisa e introdujo su boca rápidamente en mi miembro. [/size][/size][/size][/size]Cuan relajante era aquel sonido característico que emite una mujer al tener tu polla en la boca y la chupa cual rico helado. Así transcurrieron los siguientes cinco minutos, a esto le siguió otro encuentro sexual de mas brutalidad que el anterior, en la cama, sobre el suelo, apoyada en un escritorio...caímos rendidos en la cama a merced del cansancio, y pasaron las horas, y las horas. Me desperté con el cielo oscurecido, ella me contemplaba embelesada mientras jugaba con mis cabellos. La sonreí y besé, decidimos levantarnos a por algo de comer rápido, se puso su tanga, y partió hacía la cocina, yo hice lo propio, pero desnudo, calentamos una pizza en el microndas, mientras esperábamos apañé dos cervezas del frigorífico. Mi visión era calenturienta, desnuda, de espaldas, con un tanga marcando profundamente su precioso culo, no tarde en empalmarme de nuevo. Me acerque a ella por la espalda acariciando sus senos, mi miembro duro cual tubería de gas soviético le debió de gustar, pues se dio la vuelta y empezó a masturbarme, yo la empujé contra la cocina, la subí a esta y abrí sus piernas mientras besaba y comía, no literalmente, su coño. ¡Sexo en la cocina![/size][/size][/size][/size]La alarma del microndas saltó y tuvimos que aplazar momentáneamente el encuentro sexual, cogimos la pizza, la vertimos sobre un plato y nos la llevamos acompañada de las dos cervezas a la habitación.[/size][/size]Resultaba sumamente difícil comer con la polla tan dura, nos acabamos la pizza, dejamos el plato en el suelo, mientras ella me tumbaba sobre la cama yo abrí una de las cervezas y encendí un cigarro, sus besos a través del cuello fueron deslizándose hasta mi polla, donde os juro, me hicieron la mejor mamada de mi vida. La agarraba con las dos manos, con una, se la introducía en la boca lentamente o brutalmente, la movía mientras la chupaba, o se daba con ella pequeños golpes en los mofletes, al final sucedió lo inevitable, me corrí, el liquido cayó ínfimamente sin quererlo sobre la cama, pero, que importaba, ambos estábamos en un estado difícil de definir, introdujo de nuevo mi polla en su boca, mientras yo, fumaba y bebía relajado.[/size][/size]Al acabar la mamada siguió besándome el cuello y el pecho, apuré el cigarro y la cerveza y concentré toda mi energía en aquel polvo.[/size][/size][/size]Follamos sobre la cama, sobre el suelo, incluso en el sofá del salón, probamos todas las posturas posibles, y pusimos todo nuestro empeño, supongo que habría pasado una hora, cuando caímos exhaustos sobre la cama.[/size][/size][/size]No recuerdo que hora fue cuando nos acostamos, pero había pasado tiempo, mucho tiempo, la habitación estaba impregna de ese olor tan característico a follada, a cenicero y a bebida alcohólica.[/size][/size][/size]Con ese olor amaneció, y nuestros cuerpos tomaron movimiento, el de ella en la cocina desayunando y el mío en el pequeño baño del piso duchándome y atendiendo a los cuidados diarios masculinos tan referentes.[/size][/size][/size]El reloj de la cocina marcaba las 11:00, unté una tostada de mantequilla mientras me servía el café, en el cenicero uno de los últimos cigarros, huérfano de compañeros consumidos en el transcurso de los días de festín en la alcoba.[/size][/size][/size]Salí a comprar tabaco y a explorar por mi cuenta la ciudad, tras 4 horas de paseo volví a el piso donde ella me esperaba con una noticia. [/size]Hoy voy a ir a cenar a casa de mis padres, quédate en casa si quieres.[/size][/size][/size]Para mi mejor, ni me apetecía enjabonar en lisonjas a sus padres, ni me apetecía seguir pegado a ella, después de varios días de máximo contacto una sensación de libertad individual tomaba fuerza en mi.[/size][/size][/size]El resto del día transcurrió con una visita en coche a una preciosa zona natural, lugar idóneo para tomar fotos, comida en un restaurante de carretera y charla.[/size][/size]Cuando regresamos a la ciudad eran poco mas de las 20:00, su cita con sus padres había sido fijada para las 21:00, se duchó, alisó el pelo y se fue.[/size][/size][/size]Acostado en el sofá con las botas sobre una de las cabeceras el cigarrillo se consumía instantáneamente, dudas asaltaban mi tranquilidad temporal, ¿que hacer?, ¿que hacer?, ¿que hacer?...[/size][/size]¿Noche de lectura tranquila con la inestimable compañía de mi libreta de apuntes y una caja de cigarrillos?[/size][/size]¿Noche de kebab turco, película y meditación?[/size][/size]¿Noche de bares?[/size][/size][/size]Opté por lo primero.[/size][/size][/size]Por el pequeño apartado de mi maleta destinado a dar cobijo a libros asomaban El Idiota, La rebelión de las Masas, 1984...pero no fue ninguno de esos por los que me decanté, fue por un pequeño y desgastado libro naranja en cuya portada figuraba el titulo;[/size]Pensamiento y acción revolucionaras - Malatesta[/size][/size]Tome asiento en el pequeño escritorio del que disponía ella en su habitación, con un cenicero en color plata de extrañas formas estratégicamente posicionado me disponía a iniciar la jornada nocturna de empape anarquista. [/size][/size]Pasaba el tiempo y pasaban las paginas del ejemplo literario, desgraciadamente mi ánimo, ganas,conciencia o qué sé yo no se encontraban en el mejor momento para empaparse de ciencia anarquista, estaba pensando en acostarme cuando reparé en su portátil, un modelo algo antiguo pero potente tal como habíase visto latente el día de la película, retiré el libro y en su lugar puse el portátil, lo encendí suplicando que no tuviera contraseña de acceso, en efecto, no la tenía.[/size][/size][/size]Instintivamente me metí en FC, tenía su contraseña guardada, el loggeo fue instantáneo. No soy dado a curiosear, pero la picardia de conocer detalles mas íntimos de la persona con la que me llevaba acostando las últimas 2 noches me pudo. Mire sus MP.[/size][/size][/size]Maldita zorra de mierda, hija de puta.[/size] Esto fue lo primero que me vino a la mente cuando apenas estaba leyendo unos pocos MP. Coqueteaba abiertamente con tíos, es decir, con foreros, iluso de mi al pensar que lo hacía conmigo por mi forma de ser...[/size][/size]Me acordé de vosotros, de FC, de sus memes y frases archiconocidas, T_D_S_P_T_S musité.[/size][/size]Me sentí patético rebuscando en la bandeja de MP de una persona encantadora, que a pesar de todo me había acogido en su casa, me había hecho el amor con sumo amor y delicadeza, una experiencia sexual como pocas conocía en mis 19 años de vida. A pesar de mi personalidad inestable, extremista y radical había optado por retirarme la denuncia y no traicionarme con turbios temas del Norte. Me conecté con mi cuenta habitual, [/size]Yogurlado[/size], encendí un nuevo cigarrillo con el Zippo plateado adquirido en una gasolinera a las afueras de París y medité, medité....[/size][/size][/size]Seguía absorto en esas meditaciones irrisorias cuando oí una llave tratando de abrir la cerradura, instintivamente apague el ordenador, lo retire a su espacio inicial y fingí una lectura del citado libro.[/size][/size]Unos minutos después entró en la habitación portando una sonrisa maliciosa. Para mis adentros pensé, ¿que estará pasando por esa cabeza?.[/size][/size]Me abrazó, besó y palpó deliberadamente mi zona masculina, lo que vulgarmente se conoce como, el paquete. Ante aquella escena era evidente que otra noche de sexo se aproximaba, dispuesto a liberar esa honda sensación de soledad, engaño y amargura de un veneno anudado en lo mas hondo del alma, esa sensación solo comparable con la del amante rechazo en pos del marido, me dispuse a follarla brutalmente, con extrema rapidez e indolencia.[/size][/size]Me bajé los pantalones vaqueros, me quité las botas y la camiseta y saque fuera mi miembro masculino, una erección que prácticamente rozaba el tamaño íntegro de mi polla se dejaba ver. Ella se agachó de buen grado, colocó su boca a la altura de mi miembro y abrió su curtida boca en felaciones, introduje mi miembro rápidamente, poseído por el espíritu de Nacho Vidal y un putero fascista comencé a follarla la boca, si la hacía daño no lo noté pues se dejaba de buen gusto penetrar oralmente, tras 5 minutos de continúo mete-saca esa sensación tan característica que sentimos antes de corrernos afloró en mi piel, de no haberme causado tanta impresión, y en resumen ese cúmulo de sentimientos tan desechables hubiera tenido la cortesía de preguntarla si quería una corrida en la boca o si prefería que la sacara de su boca. No lo hice, me corrí en su boca evidentemente, los X cm que calzó (Me abstengo de ponerlos, no quiero mas acusaciones de troll, fantasma etc) hubiera jurado que estaban íntegros en su cavidad bucal. La saqué chorreando de esperma, con un kleneex apostado en la mesa me la limpié levemente, para cuando había acabado ella ya estaba completamente desnuda y buscaba mi cuerpo con los brazos, la abracé, quería oler una vez mas el almidonado perfume de su piel, tocar aquella fina piel y sentir por un momento algo, algo, por corto que fuera aquello que esperé encontrar en el viaje. La traté como a una cualquiera, en lo mas profundo de mi ser sabía que no se lo merecía, sin embargo algo me impulsaba a ese trato denigrante, mientras penetraba su culo en la ya conocida postura del perrito, y agarraba su pelo con mi mano derecho me decía, Idiota, ¿que esperabas encontrar?,¿el amor de tu vida?,¿una compañera de vida? No es mas que otra zorra, con experiencia sexual y hermoso aspecto y maneras, pero otra zorra al fin y al cabo. Pareciera como si mi yo interior se hubiera dividido en 2 por un lado el putero follador con sed de venganza y por otro el reflexivo justo y piadoso. ¿A cual hacer caso? Me decanté por el primero, la penetración anal seguía mientras ella gemía y palpaba con sus brazos mi vientre, de su boca escapaban gritos con frases como; [/size]Dame mas, Follame para siempre, Sigue, sigue, no pares....Así cabronazo....[/size] De nuevo me corrí, pero el ansia malévola no cesó, esta me empujo a volcarla sobre la cama e introducir mi miembro entre esos dos pares de tetas monstruosos, pollazos se vertían sobre sus senos, con cara de infinito placer me deleitó con una mamada.[/size][/size][/size]Al contrario que las noches anteriores ningún atisbo de cansancio hizo acto de presencia, nos acomodamos en el lecho, encendí un cigarro mientras ella colocaba el cenicero plateado al borde de la cama, mi mirada reflexiva y deshabitual en mi rostro delataba la presencia de mi estado contrariado.[/size][/size]Nos dormimos. El siguiente día amaneció lluvioso y grisáceo, el cielo encapotado y deprimido parecía reivindicar la pluralidad depresiva que me rondaba.[/size][/size][/size]Desayuné sin ganas, no había nada que impulsara a ello, un viaje que a priori debería de haberse definido como un viaje "sexual", siendo mas explícito, un viaje concebido para conocer a alguien con quien había vivido -en la lejanía- inmensos momentos, para follar desenfrenadamente ocultando cualquier sentimiento. Yo, en mi idiosincrasia infantil y enamoradiza no lo me había percatado de la intencionalidad de los casi 6000 km.[/size][/size]¿Qué quedaba ahora? ¿Llorar como perro sin amo? ¿Vengarme de alguien que no tenía culpa de nada sino de haberme prestado demasiada deferencia? [/size][/size]Decidí pasar los últimos días en su compañía con la esperanza y deseo de aprender, aprender conocimientos de la vida de esos que no están disponibles en ninguna Universidad sino en cotidianas y exceptuales situaciones.[/size][/size]Se despidió de mí alegando que tenía una cita con no sé qué compañera de clase, su marcha me tranquilizó, me quedé en la cocina café y cigarro en mano.[/size][/size][/size]Al cabo de unos minutos fui hacía la habitación con la intención de pillar las llaves del coche y realizar unas compras para la velada nocturna de aquel día. Mi estado de ánimo estaba recobrando su forma cotidiana cuando a medida que me acercaba a la maleta para buscar las llaves reparé en algo, en el suelo, caído estaba su teléfono móvil. De nuevo la malicia pudo con mis buenas formas y me decidí a fisgonear el contenido del celular. [/size]Menú-Mensajería-Buzón Entrada.[/size][/size][/size]Un número sin grabar había enviado los últimos 4 sms donde figuraban, y cito textualmente; [/size]Als 10 dnde simpr (nombre de la forera), Kuando se va?, Tkm.
[/size]El contenido del último mensaje no lo recuerdo. Revisé sus mensajes enviados y lo que encontré no me sorprendió, le trataba exactamente en ese mismo tono con el que me trató a mi, a los foreros de los MP, y a quien sabe cuantos más....[/size][/size][/size]La rabia ascendía desde lo mas hondo de mi ser hasta mis puños. De buena gana hubiera destrozado su habitación a golpes, hubiera defecado y orinado en ella hasta inundarla de heces y orín. De una melancólica depresión ahogada por cigarrillos y un afán de hacer feliz y exprimir al máximo los últimos días en los que gozaría de tan prominosa compañía...a ser una pieza mas, un mero engranaje a merced de una mujer...[/size][/size][/size]No, decidí tomar el control de la situación, recuperar mi dignidad y aplicar un castigo no físico, ni siquiera guardaría relación con ofensas, injurias o cualquier método ya empleado, aplicaría sus mismos métodos.[/size][/size][/size]Con el plan ya trazado solo era cuestión de pocos días finalizar la venganza, supuse que el doloroso veneno del vengador se había apropiado de mi cuerpo y mente, ya no pensé en otra cosa que no fuera Vendetta, Vendetta....[/size][/size][/size][/size]PARTE II[/size][/size][/size][/size]Abandoné la casa dirección a una armería no sin antes buscar esta por Internet, ¿qué para que quería yo ir a una armería? La finalidad era conseguir una pistola de bolas, y la conseguí, en ojos no expertos hubiérase tomado por una pistola real. No os podéis imaginar, solo lo podríais hacer en caso de haberla ya vivida, esa sensación de seguridad y fortaleza que confiere empuñar un arma, aunque esta fuera de juguete. Salí de la armería con la pistola en una bolsa, ya en el coche me dirigí a aquel Kiosko de la estación dónde compré Público, esta vez compre El Jueves.[/size][/size][/size]A la vuelta, en dirección a casa me encontré con la compañera de piso de la forera, ya que se acercó me tome la molestia de bajar la ventanilla. [/size]¿Puedes acercarme hasta casa?[/size]preguntó, [/size]claro mujer, sube[/size].[/size][/size]Sin yo saberlo tenía el mate ya conseguido, y no solo eso, la magnitud de mi venganza tomaría otros derroteros, en aquellos instantes ocurrió algo definitivo para la victoria revanchista. Y es que de camino a casa me preguntó si tenía algo de música, la respondí sin saber que tipo de CD había dentro del Pioneer, de lo contrario seguramente le hubiera dicho que no. Lo que había dentro del Pioneer no era otra cosa que un CD de música vasca grabado por mí para el viaje, de hecho el sonido y canción estaba tan y como lo dejé días ha, sería por eso por lo que al conectarlo y seleccionar el modo CD saltó el himno de [/size]Eusko Gudariak [/size]a un volumen ensordecedor. No le dimos verbalmente importancia, al menos por ese día....[/size][/size][/size]Al llegar a casa la forera ya estaba allí, hice gala desde ese instante hasta el último en su compañía de mi mas amable faceta, hubiéramos parecido dos novios con años de lustrosa relación a las espaldas, ¡cuan distinta era la cosa!. A posteriori de la comida, me acosté varias horas, al despertar inicie la práctica de una de las fases vengativas relacionadas con el aspecto, hasta ese día tenía unos ondulados cabellos sobre mi cabeza, la idea era radical, rapada al 3 a juego con mi barba de varios días, inquirí acerca del paradero de una tienda donde pudiera adquirir una maquinilla para rapar el pelo, ni siquiera tuve que adquirirla, ya la tenía ella. [/size][/size]Decidimos posponer para el día siguiente el corte de pelo en pro de ver una película. [/size][/size]Seleccionamos una histórica, [/size]La Operación Ogro.[/size] Mientras empezaba tomamos unas palomitas apenas extraídas del microndas y un par de cervezas, que a juzgar por su temperatura parecían exportadas directamente del Sahara.[/size][/size][/size]Los minutos pasaban sin acontecimiento relevante que mencionar hasta que salió su compañera de piso del comedor, mal momento, aquello acabo por inclinar la balanza y establecer los últimos cimientos de el giro vengativo. [/size][/size][/size]En el momento en que entró en el salón salió de la película un [/size]Gora Euskadi Askatuta! Gora![/size], la expresión de su rostro se tornó distante, se acerco a mi y me preguntó.[/size][/size][/size]-Tú no serás de la ETA, ¿eh?
- ¿Qué dices? Haz el favor de no insultarme.
-Illo, te llamas (mi nombre, profirió esa primera prueba al tener yo un nombre vasco), tienes un coche con matrícula de San Sebastian con una Ikurriña atrás, hasta el llavero es de una Ikurriña, tienes pegatinas pro Etarras (se refería a una pegatina donde se podía leer Independentzia!) solo tienes música vasca y además illo, que vaya libros que tienes, que si El Che Guevara, que sí Bakunin, además, te vi en el coche una caja con una pistola,tú eres un terrorista.[/size][/size]¡Ja! En ningún momento llegué a sacar libros de la habitación, si conocía el contenido de mis libros era porque había hurgado en ellos....[/size][/size]-Mira, ni el coche ni su contenido es mío, ni la pistola es pistola y en cuanto a lo que a los libros concierne, ¿te gusta registrar maletas?[/size][/size]Enmudeció, su cara se torno roja, apenas pudo proferir una excusa cuando la solté lo siguiente, cabe decir que si me aventuré fue porque la fulminante mirada de la forera me hizo enseguida saber que se posicionaría a mi lado.[/size][/size]-Tú lo que necesitas es un polvo, pero aquí estoy, la pasión turca, turco, turco, no vasco, frígida.[/size][/size][/size]Con el transcurso de las ultimas palabras se oyó un sonoro portazo....[/size][/size][/size]Continuamos con la película como si nada hubiera pasado. Bajé a cenar a el Kebab del primer día con la intención de pasar un largo rato, el máximo posible, fuera de casa, no tenía ningunas ganas de volver a follarmela. Eran mas de la 01:00 cuando volví, allí estaba ella sentada en el escritorio con el ordenador de por medio, me pregunté a quien estaría liando esta vez. Al llegar yo se me acercó y besó, le dije que estaba cansado y que no tenía ganas de follar, hizo caso omiso y volvimos a follar, prefiero no omitir demasiados detalles, ya que la follada anterior respalda la linea de actuación que tomé aquella noche, es decir, sodomización. Una nueva variante cobró forma, darlo todo, los gemidos tendría que superar en decibelios a los de cualquier otro día, era preciso. No conseguí el objetivo, al menos no completamente, no me cabe duda que su compañera de piso los oiría desde su cuarto, que era lo que buscaba.[/size][/size][/size]Amaneció un radiante día, ya solo quedaban 2 días y 1 noche para mi venganza, los nervios afloraban y la inquina me comía por dentro.[/size][/size][/size]Por la mañana se fue temprano, me dijo que tenía que atender unos asuntos y quizás no volviera hasta la noche, yo ya sabía perfectamente que tipo de asuntos tenía que atender, o succionar cual aspiradora mejor dicho.[/size][/size]Al mediodía me levanté con la intención de raparme el pelo y ejecutar una de las principales bases del inesperado giro que tomó mi plan.[/size][/size][/size][/size]Me quite toda la ropa excepto los boxer apretados tan frecuentes en mi vestimenta, encendí el ordenador de la forera y puse lo más alto que pude esta canción.[/size][/size][/size][/size][/size]Me constaba que su compañera de piso estaba en su habitación, como ya habréis supuesto la intención de la pesada canción es que se levantara a decirme algo, pero al ir directa hacía la habitación pasaría por el baño, donde estaría yo rapandome la cabeza, con la puerta abierta y medio desnudo, a esto sumadle que la compañera de piso no tenía sexo desde hacia meses (así me dijo la forera), la insinuación del día anterior no fue casual, y pasó lo que tuvo que pasar evidentemente.[/size][/size][/size]No pasaron mas de 2 minutos cuando se levantó, en palabras textuales de ella;[/size][/size]-[/size]Apaga esa puta música joder.[/size][/size]-No puedo, necesito inspirarme para que el corte salga bien, cuanto mas me distraigas mas tardaré, si me ayudarás....
-Todo sea por que apagues esa música de mierda.
-¿Me podrías pasar la maquina por la zona de atrás entonces?[/size][/size][/size]Se quedó dubitativa...corté esos instantes de dudas con una mirada lasciva y la mejor de mis sonrisas acompañada de esta frase.[/size][/size][/size]-Pero ven, que no te voy a morder, al menos si no quieres.
-Pero que loco que estás nene.[/size][/size][/size]No os voy a mentira, podría hacerlo diciendo que su compañera de piso estaba tremenda, que era una diosa bla bla, pero no lo haré, siendo fiel a la verdad como lo he sido con la historia os confieso que era una gorda, le sobraban al menos 30 kg, tenía un culo en plan nigga de 50 años, lo único que compensaba era su cara y el acento andaluz marcado.[/size][/size][/size]-¡Vaya! Pero si tienes un tatuaje, ¿que quiere decir?[/size][/size]En efecto, tengo un tatuaje en la espalda con letras árabes, no desvelaré su significado por si alguno de aquí me conoce. Le expliqué el significado.[/size][/size][/size]-¿Te gusta o qué?
-Esta chulo, como sois estos vascos.
-Turco, no vasco, Turco.[/size][/size][/size]La tía ya estaba cachonda perdida, sino ya me diréis a cuento de que me mete mano por toda la espalda mientras me rapa la cabeza....[/size][/size][/size]-¿Que era eso que me dijiste de la Pasión Turca?[/size][/size][/size]Aquí vi la ocasión, me giré mientras la acariciaba los hombros y la dije despacio.[/size][/size][/size]-Una película, cuenta como una española se vuelve loca por un Turco.[/size][/size][/size]Me empalmé inevitablemente, la estrechez de mi ropa interior no ayudó a disimularlo, ella lo notó y me metió toda la manaza mórbida dentro del paquete, la puse contra la pared, la bese y la susurré al oído.[/size][/size][/size]-Te voy a follar como no te han follado en tu puta vida.[/size][/size][/size]Y lo debí de hacer, porque al acabar el polvo la tía, que ni la sabía chupar ni se movía, me abrazó y me suelta; Te quiero [/size][/size][/size][/size][/size]Me dio pena, pero la venganza primaba y para ejecutarse esta en los nuevos estamentos tenía que adoptar el tono de marroquí chulo, no soy chulo, para nada, pero a costa de tener amigos marroquíes puedes hacer una improvisación digna de Oscar.[/size][/size][/size]-Suéltame gorda de mierda, me das asco, ¿no lo has notado?
-Eres un hijo de puta, se lo voy a contar a ella, (a la forera).
-No me toques los cojones cariño, te recuerdo que sé donde vives y que no te gustaría tener un problema conmigo.
-A mi no me amenaces, que la llamo y se lo cuento, eh.
-Si haces eso sales por la ventana volando, cierra esa bocaza hasta mañana y no tendrán que avisar de la morgue.[/size][/size][/size]Me duché y pase el resto de la tarde leyendo, la forera volvió a las 21:56 aproximadamente, dijo que estaba cansada, que cenaría algo y que se acostaría.[/size][/size]Fingí mi mejor cara, la besé en la frente y proferí unas amables palabras. [/size][/size][/size]Estaba impaciente por que llegara el día siguiente, omitiré los por qué ya que los conocéis perfectamente.[/size][/size][/size]La mañana siguiente me levanté antes de que dieran las 9 de la mañana, saqué mi maletas y todo lo mío de su habitación, la dije que estaría todo el día fuera, que quería visitar cierto monumento típico y que bajaría hasta una localidad histórica de la provincia, me dijo sin apenas ganas que vale y que me fuera bien. A ti si que te va a ir bien zorra, pensé.[/size][/size][/size]Tras la despedida me duché, ahora al ver mi rostro en el espejo no veía a aquel muchacho de pelos largos con atisbos de inocencia en su rostro, no me reconocía, no reconocía a aquel hombre y no muchacho con cabeza rapada al 3, barba a juego, todo aquella parafernalia esteticista no hacía mas que poner en evidencia mis rasgos árabes, que tampoco son muchos, pero para algo uno tiene un padre turco. [/size][/size][/size][/size]Me vestí impecablemente en el salón, zapatos de cuero con punta reluciente, pantalones de traje negros a juego con la chaqueta también negra, y por supuesto una camisa blanca, esta fue mi vestimenta para aquel día, toda ella aderezada de una cajetilla de cigarrillos, un Zippo y una pistola de bolas en la parte trasera del pantalón como únicos acompañantes.[/size][/size][/size]Bajé al coche con la intención se esperar a que se fuera y seguirla hasta donde quiera que me llevara. En mi conciencia aún había atisbos de cordura para matarlos no se me ocurrió otra cosa que alcoholizarme a base de whisky, fácil de adquirir sin demasiadas vueltas, en frente de su portal había un pequeño supermercado de barrio.[/size][/size][/size]Aparqué el coche unos vehículos mas atrás, no era plan que bajara y me viera esperando como un gilipollas.[/size][/size]Me senté, baje la ventanilla para dar libertad al humo de los mas de 5 cigarrillos encendidos desde que esperaba, botella en mano llevaba bebiendo a pleno trago desde los 40 minutos aproximados que esperaba allí, la música me encendía mi vena mas luchadora y rencorosa, Pablo Hasel, que grande que es ese tío decía, como un autómata repetía la letra de sus canciones.[/size][/size][/size]Estaba en éxtasis cuando la vi bajar, esperé unos segundos y encendí el motor. Fue difícil seguirla sin que se diera cuenta y a la vez no llamar la atención debido al lento ritmo del vehículo, difícil, pero no imposible, la vi entrar en un edificio que a primera vista parecía exclusivamente de oficias, aparqué el BMW unas calles mas adelante, le di un ultimo trago a la botella, contemplé mis ojos, inyectados en sangre y me bajé.[/size][/size]El camino a el portal donde entró se me hizo largo, con paso firme y rápido mientras fumaba di con él.[/size][/size][/size]En efecto, mi primera impresión no me traicionó, el edificio era usado como sede de diversos partidos políticos así como de consulta privada de distintos especialistas sanitarios. Estaba dudando que oficina o consulta médica daría albergue a la forera cuando en el primer piso la oí su voz, la placa de la puerta mencionaba que era la sede de un partido político regional de segunda. Pensé muy mucho si darle una patada a la puerta en plan rambo o entrar sin armar barullo, opté por lo último.[/size][/size][/size]Al entrar la forera no se esperó verme allí, no daba crédito, algo en sus ojos vi que cambió, sería por el traje, sería por mi rostro pero se quedo petrificada.[/size][/size]La recepcionista del lugar me advirtió que no se podía fumar dentro, a lo que respondí.[/size][/size][/size]Cállate, hipócrita, tampoco se puede engañar al pueblo y vivís de ello pedazo de basura.[/size] [/size][/size]Calló.[/size][/size][/size]Tras el corto diálogo con la recepcionista me fijé que ella, la forera, tenía sobre su hombro la mano de un PERROFLAUTA. Rastas, cara de gilipollas, pantalones cortos, piernas peludas, camisa hawaiana y una camiseta que me dolió profundamente, tenía la cara del Che en ella. [/size][/size][/size]Si, ese tío debió de ser quien la envió los mensajes que delataron el engaño. [/size][/size][/size]Le abordé rápidamente.[/size][/size][/size]-¿Te gusta mucho enviar mensajitos a la tía con quien me llevo acostando 7 noches, no?
-¿Así que eres tú el morito mierda que estaba con ella?
-¿Moro?- Inquirí con una sonrisa malévola.
-Mira, somos ambos muy liberales, si eres un cretino Islamista vuélvete a tu querido Morroko.
-¿Sabes,? Mi país es el mundo, llevó mis ideas en el corazón, a diferencia de ti pedazo de gilipollas, con cami del Che y en un partido político, por si fuera poco con eso lamento decirte que soy moroso, le debo el servicio a tu madre de las dos ultimas veces, y eso que me hace descuento por llevarla en silla de ruedas, no veas los surcos que deja.
-¿Quieres que te meta una ostia? Vete o llamo a la policía.
-¿Pero no eras tan antisistema?- Le espeté soltandole el humo en la cara.[/size][/size][/size]Lo que llevaba provocando llegó, me soltó un puñetazo, no pensé que el tío pegara tan fuerte, o calculé mal, o inestimablemente la bebida ingerida le ayudó a tumbarme. Ya en el suelo me arreó dos patadas, una a la altura del estomago y otra en el hombro. Desde el suelo le proferí un empujón a la altura del vientre, al recular hacia atrás me levante, no sin dolor, le lancé un gancho con la diestra, y un directo con la izquierda, ahora el que caía era él, le escupí mientras me sacaba la pistola. Al verla puso como si de un acto reflejo se tratara las manos sobre la cabeza, le lancé otro escupitajo mientras le gritaba; levántate, hijo de puta, ten cojones. No los tuvo, cargué el arma, tome postura tal y como había visto hacer al nigga de Pulp Fiction, antes de seguir la actuación se puso a llorar como una mujerzuela, me pidió perdón, me dijo que no volvería a verla, que no era su novia, que lo sentía mucho. No vale, respondí, di que eres un mierdas, al hacer caso omiso lo grité, al instante titubeó, soy un mierdas, ¡Que lo digas bien coño!. Lo gritó entonces.[/size][/size][/size]Durante la escena había perdido de vista a la forera, cuando retome el control de la sala la vi agazapada tras el mostrador, me acerqué a ella, la levanté suavemente y solté con la mayor lucidez posible.[/size][/size][/size][/size]-Pudiste elegir, entre yo, quien te llevaría el desayuno a la cama, te escribiría poesías a la luz de velas si fuera preciso, te trataría con la mayor de las delicadezas, o este hijo de puta que no merece ser llamado hombre. Felicidades, me temo que has tomado la elección equivocada.[/size][/size][/size]Acerqué mi cara a la suya y la besé en los labios, un beso fugaz y corto, al tiempo disparé la pistola sobre el perroflauta, una bola salió disparada a su brazo, esbozando una sonrisa abandone el lugar.[/size][/size][/size][/size]Esto es todo, espero que os haya gustado. [/size][/size][/size][/size]Tras el incidente tomé rumbo dirección a la provincia de mis padres donde pasaría los últimos días de vacaciones, recibí llamadas y mensajes de la forera donde me instaba a volver, no respondí.[/size][/size][/size]Ya en Rotterdam tenía en mi correo mas de 4 mails suyos donde me soltaba la perorata victimista, no sé como pero me convenció de perdonarla, incluso se quiere venir a Rotterdam unos días....
[/noae][/size][/size][/size]En fin, mujeres, mujeres......ni con ellas, ni sin ellas.
 
T

ToXiC487

Invitado
#18
[noae]
[/size]é que te vas a enfadar y te pido perdón, prometimos no mencionar nada de nuestra pequeña aventura en el foro, pero me siento en deuda con este extraño portal, al fin y al cabo gracias a él nos conocimos, de alguna forma, por escasa que sea deberíamos de devolver el bien recibido
[/size][/size][/size]Unas pequeñas aclaraciones antes de adentrarme en el relato.[/size][/size][/size]-No voy a dar el nombre del nick de la forera ni nada que la concierna.
-No voy a colgar fotos, a no ser que ella quiera.
-Os agradecería que respetarais el tema, una historia personal como esta lo merece, no es plato de buen gusto entrar al hilo y encontrarse insultos, amenazas, humillaciones, quien sabe, quizás la forera hasta se anime y haga acto de presencia.[/size][/size][/size][/size]Una vez advertidos empiezo la historia, no soy un gran narrador, así que no sería de extrañar que se os haiciera soporífera....[/size][/size][/size][/size][/size]Todo empezó en uno de mis hilos políticos, trataba de una historia que ella calificó de apasionante, ahí nació su interés por ella, al ser yo un experto en dicha historia sus preguntas comenzaron a hacerse frecuentes, al cabo de los días tuvimos la prometedora idea de intercambiarnos los msn para conocernos mejor, le dí el mío y viceversa.[/size][/size][/size]No esperaba que fuera ella, si ella, nos conocíamos desde hace meses, ¿de donde?, ¿cómo?, ¿por qué?, os lo resumiré brevemente, ambos nos conocíamos de foros de temática dudosa, yo ya era un personaje por esos lares, sería por eso por lo el acto de intercambiar msn se produjo también hace tantos meses atrás, incluso tuvimos un [/size]affaire[/size]por msn que no quedo en nada por su promiscuidad y mi impaciencia, la cosa no llegó a buen puerto, me denunció a raíz de una serie de putadas que la hice.[/size][/size][/size][/size]El tiempo había pasado y parecía que todo este asunto se había olvidado cuando nos encontramos cara a cara por msn, imaginaos la situación, nuestra simpatía mutua, interés por la historia, recuerdos fugaces y esperanzas de finalizar de manera romántica nuestra historia de ciber amor hallanaron el terreno de cara a una posible nueva y fructuosa amistad.[/size][/size][/size]Seguían los días de charla, de confesiones, de posibles planes futuros… cuando la desbordé con una noticia, tengo 2 semanas de vacaciones, seguramente me vaya a España, (resido en Holanda), ¿por qué no me vienes a ver? pregunto ella, una serie de preocupaciones me asaltaron, no tarde en hacerla partícipe de ellas, ¿dónde me quedaría los días que fuera a visitarla?, ¿que diría su madre de todo aquello (la madre estaba al tanto de mis problemas legales con ella)?[/size][/size][/size]Te puedes quedar en mi casa afirmó ella, el futuro encuentro atisbaba ese toque romántico, extremo y peliculero que tanto nos gusta a algunas personas, sin pensarlo demasiado di mi confirmación, mañana a primera hora saldría para allá. No mencionaré el nombre de su ciudad, solo decir que se encuentra en Andalucía.[/size][/size][/size]Sí lo hubiera pensado mejor un gran problema que ponía en peligro mi independencia y posible encuentro con ella se habría hecho evidente. No tengo coche. Ya que la única persona con la que trabo suficiente relación y confianza como para pedirle un favor como el de pedir prestado un vehículo es mi compañero de piso decidí aventurarme y pedir dicho favor. Le expliqué los por menores del asunto, pude ver en su mirada una meditación intensa, finalmente accedió a prestármelo por un plazo de dos semanas, las únicas condiciones vigentes eran que yo me encargara de los costes del viaje y que lo tratara con el máximo cuidado, el viaje ya era factible, a media noche ya había acabado de preparar mi equipaje, una maleta con ropa para 2 semanas, unos cuantos libros, y mis enseres de aseo.[/size][/size]Ya tendido en la cama no pude dormir, los nervios por la intranquilidad afloraban en mí.[/size][/size][/size]El despertador sonó 15 minutos antes de las 7, me levante, me di una ducha, desayuné, me vestí y partí en aquel magnifico BMW prestado, tenía por delante cerca de 2500 km de viaje. Según mis previsiones de viaje al próximo mediodía me encontraría en su ciudad, no fallaron estas. Cigarros, cafés, redbulls, música, gasolineras, largas paradas en cafeterías francesas y españoles, fueron mis acompañantes en aquel interminable viaje.[/size][/size]Allí me encontraba, en aquella enorme ciudad con vestigios de su época árabe, mi corazón, o más bien miembro masculino me incitaba a quedar con ella lo más pronto posible, mi cerebro suplicaba paciencia y astucia, ¿Cómo estar seguro de que la persona con la que has quedado, persona que te ha denunciado y seguramente te tuviera ganas en algún momento no vendrá acompañada de la policía a la cita?[/size][/size][/size]Si bien la serie de putadas que cometí para hacerme merecedor de su denuncia no eran de gran envergadura (fueron básicamente conectarme al terra chat y dar su msn, así como número de teléfono a todo putero que se preciara, inundar su msn con miles de correos electrónicos, colgar anuncios eróticos con sus datos, tocar los cojones a ella, y a su novio, que es forero también) existían otros aspectos de mí, no en relación directa con ella pero si denunciables, y cuyo peso legal era demoledor. Tracé un malicioso plan. La llamé.[/size][/size][/size]-Hola guapísima, llegaré a la ciudad a las 2 en tren, ¿me pasas a buscar a la estación?
-¿Ya, tan pronto? Bueno, allí estaré (mi nombre). Ciaaaaao.[/size][/size][/size][/size]El cebo había colado, lo siguiente era encontrar una zona tranquila...y segura, dónde dejar el coche, como condición fundamental esta zona debería de no estar demasiado lejos de un hotel sencillito, sin grandes lujos, pero reconfortable. Lo encontré, era una suntuosa habitación con una cama de matrimonio, televisión y muebles barrocos, aderezados con un baño con jacuzzi incluido. Eran las 11 de la mañana, aún me quedaban 3 horas para la cita, decidí subir mi equipaje a la habitación, darme una ducha y leer a mi infalible Dostoievski cuando en cuestiones relajantes se trata. Las 13:15 dieron pronto, de camino al coche pasé por un kiosko, compré Público y me dirigí a la estación. Me aposté en unos bancos desde donde controlaba toda la estación, el aspecto elegante que mi traje me confería descartaría cualquier posible duda de que fuera el recién llegado que ella esperaba. Marcaban algo menos de las 2, allí estaba ella ataviada con una sencilla pero elegante combinación de vaqueros ajustados, bailarinas, camiseta y pequeña chaqueta de lana, pude ver perfectamente que estaba sola, en un primer momento temí que hubiera policía de paisano, ya os dije que había ciertos aspectos en mí que podrían ser denunciados con gravedad. Los minutos pasaban y allí estaba ella, esperándome, una lastima enamoradiza se apoderó de mí, no era justo lo que la estaba haciendo. [/size][/size][/size]Llegaré mañana, el jodido tren ha tenido problemas a su paso por Madrid, siento haberte molestado para nada, mañana estaré, lo prometo.[/size] [/size][/size][/size][/size]Con la llegada de este sms a su móvil se fue, lo que iba a hacer era de psicópata trastornado, pero era lo único que podría apaciguar mis fundadas sospechas de que no había quedado conmigo para vernos en persona.[/size][/size][/size]La seguí a una distancia prudente, la suficiente para no perderla, la suficiente como para que no advirtiera mi presencia. Se fue en sentido contrario a donde tenía estacionado el coche, esto descartaba un seguimiento en coche, tendría que ser a pie. Supliqué porque se dirigiera a su casa y no al trabajo o cualquier otro punto tan banal para mis intereses detectivescos.[/size][/size]La fortuna me acompañó, la vi entrar en un portal de la que supuse sería su casa. No había tenido encuentro con nadie por el camino, no había nada extraño en la estación a excepción de aquella mujer que me llenaba el corazón de un dulce veneno llamado amor. Todas las pesquisas me invitaban a conocerla sin recelos.[/size][/size][/size]Y así fue, pasé el resto del día en mi habitación leyendo, fumando, soñando..., conociendo la citada ciudad, y para finalizar la jornada comiendo en un kebab de mis compatriotas.[/size][/size]Dormí como un enano en aquella cama de matrimonio, al levantarme apenas tenía ganas, el cansancio del viaje estaba latente, tuve que darme una larga ducha y tomar un cargado café en la cafetería del Hotel para volver a ser persona. Una nueva cita había quedado fijada para los 12:00 horas, en esta si acudiría como ella pensaba, es decir, saliendo del anden con maleta.[/size][/size][/size]Y allí estábamos los dos, frente a frente, mi algo mas de metro ochenta frente a su metro sesenta de sonrisa, dulzura, y gracia andaluza. Nos dimos un fuerte abrazo, como dos viejos amigos que se rencontraban después de largas temporadas de ausencia, la dije o mas bien mentí, cuando pronuncie las palabras, [/size]me gustaría ir a tomar un café[/size]. Nos sentamos, de nuevo frente a frente, las sonrisas impertrechables se hacían inevitables, tuve que tomar un tono serio para contarle la verdad, la verdad sobre mi viaje y mi escaramuza detectivesca de ayer. Escuchó atenta todas mis palabras, cuando acabé su rostro adoptó un tono serio, perturbado, yo ya me estaba lamentado de las confesiones, y del viaje, cuando me cogió la mano y me recito cariñosamente, [/size]no te preocupes, yo hubiera hecho lo mismo, sería raro en ti, ya sabes que te voy conociendo,[/size]. Nuestras miradas se cruzaban, cargadas de emociones indescriptibles, en aquel momento supe que iba a ser una de las mejores semanas de mi vida. Y de nuevo, no me equivoque.[/size][/size][/size][/size]Antes de salir con ella a donde nos viniera en gana tenía que dejar mi equipaje, conocer la que sería mi nueva morada a lo largo de una semana, solventar cuanto antes el problema de su madre..(dicho problema consistía en la seguridad que a esta le provocaba mi futura estancia en la casa)[/size][/size][/size]Llegamos a su casa, vivía en un barrio de clase media media, no todo lo tranquilo que yo hubiera deseado para el resguardo de mi vehículo prestado, el tener una terraza con vistas directas sobre él me tranquilizo.[/size][/size][/size]¡Menuda sorpresa! No vivía con su madre sino con otra tía de su misma edad, mi preconcepción de la situación me había jugado una mala y preocupante pasada. Me contaron que vivían juntas porque de esa manera era mas sencillo vivir las dos, pues eran universitarias ambas y su sueldo no daba para demasiado. Dejé mi equipaje en su habitación, una habitación no demasiado grande para todo el cúmulo de cosas que había apilada en ella, pero el perfume que en ella flotaba, así como su decoración invitaba a quedarse en ella. [/size][/size][/size]Decidimos ir a visitar uno de los monumentos típicos de la ciudad, (no diré demasiado acerca de esta visita pues os enteraríais en seguida de que ciudad es)[/size][/size][/size]A la vuelta, ya en su casa nos sentamos comodamente en el salón, empezamos a rememorar nuestros primeros contactos, todo lo referente a esa lejana época, también hablamos de su relación con el forero. [/size][/size] Le dejó por su comportamiento patológico, por abrir hilos de política rancia, de Dios, de la Iglesia y de un sinfín de entelequias que no invitan precisamente al amor. Me podría catalogar como el antagonismo de su novio, haciendo una distinción en que mis hilos eran mucho mas interesantes y mascullaban esas ideas revolucionarias tan atrayentes en la juventud. Las horas pasaban y seguíamos hablando, exhaustos de la jornada nos fuimos a su cuarto y nos pusimos a ver una película mediante su portátil, ¿La película? La mujer del anarquista, [/size][/size][/size] titulo escogido por ella, ¿me estaría lanzando algún tipo de señal? La respuesta creo que la sabemos todos, acomodamos el portátil sobre nuestras rodillas mientras nos tumbamos en la cama, apagamos la luz y pusimos toda nuestra atención en el film. Os recomiendo dicha película.[/size][/size]La acabamos de ver y ambos bostezamos, su perfume se hacía evidente a tan poca distancia, su piel morena invitaba a besarla, acariciarla, tocarla suavemente, no sé por qué, pero me contuve de hacerlo, mi respiración y mirada me delató, pues fue ella la que se adelanto besándome, su lengua rozó la mía, sería ya bien por la situación cargada de petulancias románticas pero el beso fue magnifico, no lo fue menos aquella velada...[/size][/size][/size]Me aparto de ella, alegando la excusa de que lo dejáramos por el momento, acordamos ir a cenar fuera, la presencia de la casa hacía inevitable un encuentro sexual que ninguno, miento, ella, por el momento no deseaba. Me habló de un café comunista/anarquista en el barrio antiguo, ofrecía una biblioteca cargada de clásicos del anarquismo/comunismo, banderas propias de ambas ideologías y una maldita música guerracivilistica. ¿Me habría escogido a mi por mis ideas anarquistas? Esa pregunta me pasó por la cabeza docenas de veces, no hicimos otra cosa en las 2 horas que pasamos en aquel bar que no fuera hablar de política y de anarquía. Serían la 01:00 cuando salimos, de camino dimos con una tienda 24h de chinos, tuve la peregrina idea de adquirir una botella de Vodka y pasarnos la noche bebiendo. Dicho y hecho, nos fuimos a su casa con la botella en la mano, y 2 cajetillas de Marlboro en los bolsillos.[/size][/size]Nos hicimos confesiones, aún mas profundas que aquellas de nuestra época de msn. Los efectos del alcohol empezaban a notarse, pero, ¿que importaba?.[/size][/size]Cuando la botella se acabó yo ya no sabía ni donde estaba, ella lo propio, nuestros alientos desprendían un tufo a tabaco, alcohol y chicle. No sé de donde saldría la chispa que inició aquella escena pero si sé como fue la cosa.[/size][/size][/size]Nuestras miradas se cruzaron lentamente, nuestros cuerpos de acercaron, las lenguas y manos hicieron lo propio, así, poco a poco, la tumbé por completo en la cama, la desnudé, y ella me desnudó a mi, nos besamos cada rincón de nuestros cuerpos antes de follar. Pese a estar ebrio puedo estar seguro de que fue uno de los mejores polvos de mi vida. Desnudos, con una ligera sabana por encima, nos dormimos abrazados el uno al otro. [/size][/size]No nos hubiéramos despertado tan pronto de no ser por su maldita compañero de piso, llamo a la puerta insistentemente, al no obtener respuesta la abrió y profirió un chillido, nos despertamos sobresaltados, al parecer la madre de mi novia/compañía/comoqueráiscatalogarlarelación había hecho acto de presencia en el piso aquella mañana, la compañera la había mentido alegando que se encontraba ausente, pero que la llamara, su madre se alteró al omitir la compañera una serie de desafortunados detalles sobre mi presencia en la casa.[/size][/size][/size]La llamó por teléfono a duras penas, tenía una resaca fulminante, mientras pactaba una cita con nosotros para dentro de 3 días yo me complacía observando sus grandiosos senos y su cuerpo desnudo. La erección fue instantánea, supuse que se percató de ello, ya que colgó a su madre con excesiva prisa e introdujo su boca rápidamente en mi miembro. [/size][/size][/size][/size]Cuan relajante era aquel sonido característico que emite una mujer al tener tu polla en la boca y la chupa cual rico helado. Así transcurrieron los siguientes cinco minutos, a esto le siguió otro encuentro sexual de mas brutalidad que el anterior, en la cama, sobre el suelo, apoyada en un escritorio...caímos rendidos en la cama a merced del cansancio, y pasaron las horas, y las horas. Me desperté con el cielo oscurecido, ella me contemplaba embelesada mientras jugaba con mis cabellos. La sonreí y besé, decidimos levantarnos a por algo de comer rápido, se puso su tanga, y partió hacía la cocina, yo hice lo propio, pero desnudo, calentamos una pizza en el microndas, mientras esperábamos apañé dos cervezas del frigorífico. Mi visión era calenturienta, desnuda, de espaldas, con un tanga marcando profundamente su precioso culo, no tarde en empalmarme de nuevo. Me acerque a ella por la espalda acariciando sus senos, mi miembro duro cual tubería de gas soviético le debió de gustar, pues se dio la vuelta y empezó a masturbarme, yo la empujé contra la cocina, la subí a esta y abrí sus piernas mientras besaba y comía, no literalmente, su coño. ¡Sexo en la cocina![/size][/size][/size][/size]La alarma del microndas saltó y tuvimos que aplazar momentáneamente el encuentro sexual, cogimos la pizza, la vertimos sobre un plato y nos la llevamos acompañada de las dos cervezas a la habitación.[/size][/size]Resultaba sumamente difícil comer con la polla tan dura, nos acabamos la pizza, dejamos el plato en el suelo, mientras ella me tumbaba sobre la cama yo abrí una de las cervezas y encendí un cigarro, sus besos a través del cuello fueron deslizándose hasta mi polla, donde os juro, me hicieron la mejor mamada de mi vida. La agarraba con las dos manos, con una, se la introducía en la boca lentamente o brutalmente, la movía mientras la chupaba, o se daba con ella pequeños golpes en los mofletes, al final sucedió lo inevitable, me corrí, el liquido cayó ínfimamente sin quererlo sobre la cama, pero, que importaba, ambos estábamos en un estado difícil de definir, introdujo de nuevo mi polla en su boca, mientras yo, fumaba y bebía relajado.[/size][/size]Al acabar la mamada siguió besándome el cuello y el pecho, apuré el cigarro y la cerveza y concentré toda mi energía en aquel polvo.[/size][/size][/size]Follamos sobre la cama, sobre el suelo, incluso en el sofá del salón, probamos todas las posturas posibles, y pusimos todo nuestro empeño, supongo que habría pasado una hora, cuando caímos exhaustos sobre la cama.[/size][/size][/size]No recuerdo que hora fue cuando nos acostamos, pero había pasado tiempo, mucho tiempo, la habitación estaba impregna de ese olor tan característico a follada, a cenicero y a bebida alcohólica.[/size][/size][/size]Con ese olor amaneció, y nuestros cuerpos tomaron movimiento, el de ella en la cocina desayunando y el mío en el pequeño baño del piso duchándome y atendiendo a los cuidados diarios masculinos tan referentes.[/size][/size][/size]El reloj de la cocina marcaba las 11:00, unté una tostada de mantequilla mientras me servía el café, en el cenicero uno de los últimos cigarros, huérfano de compañeros consumidos en el transcurso de los días de festín en la alcoba.[/size][/size][/size]Salí a comprar tabaco y a explorar por mi cuenta la ciudad, tras 4 horas de paseo volví a el piso donde ella me esperaba con una noticia. [/size]Hoy voy a ir a cenar a casa de mis padres, quédate en casa si quieres.[/size][/size][/size]Para mi mejor, ni me apetecía enjabonar en lisonjas a sus padres, ni me apetecía seguir pegado a ella, después de varios días de máximo contacto una sensación de libertad individual tomaba fuerza en mi.[/size][/size][/size]El resto del día transcurrió con una visita en coche a una preciosa zona natural, lugar idóneo para tomar fotos, comida en un restaurante de carretera y charla.[/size][/size]Cuando regresamos a la ciudad eran poco mas de las 20:00, su cita con sus padres había sido fijada para las 21:00, se duchó, alisó el pelo y se fue.[/size][/size][/size]Acostado en el sofá con las botas sobre una de las cabeceras el cigarrillo se consumía instantáneamente, dudas asaltaban mi tranquilidad temporal, ¿que hacer?, ¿que hacer?, ¿que hacer?...[/size][/size]¿Noche de lectura tranquila con la inestimable compañía de mi libreta de apuntes y una caja de cigarrillos?[/size][/size]¿Noche de kebab turco, película y meditación?[/size][/size]¿Noche de bares?[/size][/size][/size]Opté por lo primero.[/size][/size][/size]Por el pequeño apartado de mi maleta destinado a dar cobijo a libros asomaban El Idiota, La rebelión de las Masas, 1984...pero no fue ninguno de esos por los que me decanté, fue por un pequeño y desgastado libro naranja en cuya portada figuraba el titulo;[/size]Pensamiento y acción revolucionaras - Malatesta[/size][/size]Tome asiento en el pequeño escritorio del que disponía ella en su habitación, con un cenicero en color plata de extrañas formas estratégicamente posicionado me disponía a iniciar la jornada nocturna de empape anarquista. [/size][/size]Pasaba el tiempo y pasaban las paginas del ejemplo literario, desgraciadamente mi ánimo, ganas,conciencia o qué sé yo no se encontraban en el mejor momento para empaparse de ciencia anarquista, estaba pensando en acostarme cuando reparé en su portátil, un modelo algo antiguo pero potente tal como habíase visto latente el día de la película, retiré el libro y en su lugar puse el portátil, lo encendí suplicando que no tuviera contraseña de acceso, en efecto, no la tenía.[/size][/size][/size]Instintivamente me metí en FC, tenía su contraseña guardada, el loggeo fue instantáneo. No soy dado a curiosear, pero la picardia de conocer detalles mas íntimos de la persona con la que me llevaba acostando las últimas 2 noches me pudo. Mire sus MP.[/size][/size][/size]Maldita zorra de mierda, hija de puta.[/size] Esto fue lo primero que me vino a la mente cuando apenas estaba leyendo unos pocos MP. Coqueteaba abiertamente con tíos, es decir, con foreros, iluso de mi al pensar que lo hacía conmigo por mi forma de ser...[/size][/size]Me acordé de vosotros, de FC, de sus memes y frases archiconocidas, T_D_S_P_T_S musité.[/size][/size]Me sentí patético rebuscando en la bandeja de MP de una persona encantadora, que a pesar de todo me había acogido en su casa, me había hecho el amor con sumo amor y delicadeza, una experiencia sexual como pocas conocía en mis 19 años de vida. A pesar de mi personalidad inestable, extremista y radical había optado por retirarme la denuncia y no traicionarme con turbios temas del Norte. Me conecté con mi cuenta habitual, [/size]Yogurlado[/size], encendí un nuevo cigarrillo con el Zippo plateado adquirido en una gasolinera a las afueras de París y medité, medité....[/size][/size][/size]Seguía absorto en esas meditaciones irrisorias cuando oí una llave tratando de abrir la cerradura, instintivamente apague el ordenador, lo retire a su espacio inicial y fingí una lectura del citado libro.[/size][/size]Unos minutos después entró en la habitación portando una sonrisa maliciosa. Para mis adentros pensé, ¿que estará pasando por esa cabeza?.[/size][/size]Me abrazó, besó y palpó deliberadamente mi zona masculina, lo que vulgarmente se conoce como, el paquete. Ante aquella escena era evidente que otra noche de sexo se aproximaba, dispuesto a liberar esa honda sensación de soledad, engaño y amargura de un veneno anudado en lo mas hondo del alma, esa sensación solo comparable con la del amante rechazo en pos del marido, me dispuse a follarla brutalmente, con extrema rapidez e indolencia.[/size][/size]Me bajé los pantalones vaqueros, me quité las botas y la camiseta y saque fuera mi miembro masculino, una erección que prácticamente rozaba el tamaño íntegro de mi polla se dejaba ver. Ella se agachó de buen grado, colocó su boca a la altura de mi miembro y abrió su curtida boca en felaciones, introduje mi miembro rápidamente, poseído por el espíritu de Nacho Vidal y un putero fascista comencé a follarla la boca, si la hacía daño no lo noté pues se dejaba de buen gusto penetrar oralmente, tras 5 minutos de continúo mete-saca esa sensación tan característica que sentimos antes de corrernos afloró en mi piel, de no haberme causado tanta impresión, y en resumen ese cúmulo de sentimientos tan desechables hubiera tenido la cortesía de preguntarla si quería una corrida en la boca o si prefería que la sacara de su boca. No lo hice, me corrí en su boca evidentemente, los X cm que calzó (Me abstengo de ponerlos, no quiero mas acusaciones de troll, fantasma etc) hubiera jurado que estaban íntegros en su cavidad bucal. La saqué chorreando de esperma, con un kleneex apostado en la mesa me la limpié levemente, para cuando había acabado ella ya estaba completamente desnuda y buscaba mi cuerpo con los brazos, la abracé, quería oler una vez mas el almidonado perfume de su piel, tocar aquella fina piel y sentir por un momento algo, algo, por corto que fuera aquello que esperé encontrar en el viaje. La traté como a una cualquiera, en lo mas profundo de mi ser sabía que no se lo merecía, sin embargo algo me impulsaba a ese trato denigrante, mientras penetraba su culo en la ya conocida postura del perrito, y agarraba su pelo con mi mano derecho me decía, Idiota, ¿que esperabas encontrar?,¿el amor de tu vida?,¿una compañera de vida? No es mas que otra zorra, con experiencia sexual y hermoso aspecto y maneras, pero otra zorra al fin y al cabo. Pareciera como si mi yo interior se hubiera dividido en 2 por un lado el putero follador con sed de venganza y por otro el reflexivo justo y piadoso. ¿A cual hacer caso? Me decanté por el primero, la penetración anal seguía mientras ella gemía y palpaba con sus brazos mi vientre, de su boca escapaban gritos con frases como; [/size]Dame mas, Follame para siempre, Sigue, sigue, no pares....Así cabronazo....[/size] De nuevo me corrí, pero el ansia malévola no cesó, esta me empujo a volcarla sobre la cama e introducir mi miembro entre esos dos pares de tetas monstruosos, pollazos se vertían sobre sus senos, con cara de infinito placer me deleitó con una mamada.[/size][/size][/size]Al contrario que las noches anteriores ningún atisbo de cansancio hizo acto de presencia, nos acomodamos en el lecho, encendí un cigarro mientras ella colocaba el cenicero plateado al borde de la cama, mi mirada reflexiva y deshabitual en mi rostro delataba la presencia de mi estado contrariado.[/size][/size]Nos dormimos. El siguiente día amaneció lluvioso y grisáceo, el cielo encapotado y deprimido parecía reivindicar la pluralidad depresiva que me rondaba.[/size][/size][/size]Desayuné sin ganas, no había nada que impulsara a ello, un viaje que a priori debería de haberse definido como un viaje "sexual", siendo mas explícito, un viaje concebido para conocer a alguien con quien había vivido -en la lejanía- inmensos momentos, para follar desenfrenadamente ocultando cualquier sentimiento. Yo, en mi idiosincrasia infantil y enamoradiza no lo me había percatado de la intencionalidad de los casi 6000 km.[/size][/size]¿Qué quedaba ahora? ¿Llorar como perro sin amo? ¿Vengarme de alguien que no tenía culpa de nada sino de haberme prestado demasiada deferencia? [/size][/size]Decidí pasar los últimos días en su compañía con la esperanza y deseo de aprender, aprender conocimientos de la vida de esos que no están disponibles en ninguna Universidad sino en cotidianas y exceptuales situaciones.[/size][/size]Se despidió de mí alegando que tenía una cita con no sé qué compañera de clase, su marcha me tranquilizó, me quedé en la cocina café y cigarro en mano.[/size][/size][/size]Al cabo de unos minutos fui hacía la habitación con la intención de pillar las llaves del coche y realizar unas compras para la velada nocturna de aquel día. Mi estado de ánimo estaba recobrando su forma cotidiana cuando a medida que me acercaba a la maleta para buscar las llaves reparé en algo, en el suelo, caído estaba su teléfono móvil. De nuevo la malicia pudo con mis buenas formas y me decidí a fisgonear el contenido del celular. [/size]Menú-Mensajería-Buzón Entrada.[/size][/size][/size]Un número sin grabar había enviado los últimos 4 sms donde figuraban, y cito textualmente; [/size]Als 10 dnde simpr (nombre de la forera), Kuando se va?, Tkm.
[/size]El contenido del último mensaje no lo recuerdo. Revisé sus mensajes enviados y lo que encontré no me sorprendió, le trataba exactamente en ese mismo tono con el que me trató a mi, a los foreros de los MP, y a quien sabe cuantos más....[/size][/size][/size]La rabia ascendía desde lo mas hondo de mi ser hasta mis puños. De buena gana hubiera destrozado su habitación a golpes, hubiera defecado y orinado en ella hasta inundarla de heces y orín. De una melancólica depresión ahogada por cigarrillos y un afán de hacer feliz y exprimir al máximo los últimos días en los que gozaría de tan prominosa compañía...a ser una pieza mas, un mero engranaje a merced de una mujer...[/size][/size][/size]No, decidí tomar el control de la situación, recuperar mi dignidad y aplicar un castigo no físico, ni siquiera guardaría relación con ofensas, injurias o cualquier método ya empleado, aplicaría sus mismos métodos.[/size][/size][/size]Con el plan ya trazado solo era cuestión de pocos días finalizar la venganza, supuse que el doloroso veneno del vengador se había apropiado de mi cuerpo y mente, ya no pensé en otra cosa que no fuera Vendetta, Vendetta....[/size][/size][/size][/size]PARTE II[/size][/size][/size][/size]Abandoné la casa dirección a una armería no sin antes buscar esta por Internet, ¿qué para que quería yo ir a una armería? La finalidad era conseguir una pistola de bolas, y la conseguí, en ojos no expertos hubiérase tomado por una pistola real. No os podéis imaginar, solo lo podríais hacer en caso de haberla ya vivida, esa sensación de seguridad y fortaleza que confiere empuñar un arma, aunque esta fuera de juguete. Salí de la armería con la pistola en una bolsa, ya en el coche me dirigí a aquel Kiosko de la estación dónde compré Público, esta vez compre El Jueves.[/size][/size][/size]A la vuelta, en dirección a casa me encontré con la compañera de piso de la forera, ya que se acercó me tome la molestia de bajar la ventanilla. [/size]¿Puedes acercarme hasta casa?[/size]preguntó, [/size]claro mujer, sube[/size].[/size][/size]Sin yo saberlo tenía el mate ya conseguido, y no solo eso, la magnitud de mi venganza tomaría otros derroteros, en aquellos instantes ocurrió algo definitivo para la victoria revanchista. Y es que de camino a casa me preguntó si tenía algo de música, la respondí sin saber que tipo de CD había dentro del Pioneer, de lo contrario seguramente le hubiera dicho que no. Lo que había dentro del Pioneer no era otra cosa que un CD de música vasca grabado por mí para el viaje, de hecho el sonido y canción estaba tan y como lo dejé días ha, sería por eso por lo que al conectarlo y seleccionar el modo CD saltó el himno de [/size]Eusko Gudariak [/size]a un volumen ensordecedor. No le dimos verbalmente importancia, al menos por ese día....[/size][/size][/size]Al llegar a casa la forera ya estaba allí, hice gala desde ese instante hasta el último en su compañía de mi mas amable faceta, hubiéramos parecido dos novios con años de lustrosa relación a las espaldas, ¡cuan distinta era la cosa!. A posteriori de la comida, me acosté varias horas, al despertar inicie la práctica de una de las fases vengativas relacionadas con el aspecto, hasta ese día tenía unos ondulados cabellos sobre mi cabeza, la idea era radical, rapada al 3 a juego con mi barba de varios días, inquirí acerca del paradero de una tienda donde pudiera adquirir una maquinilla para rapar el pelo, ni siquiera tuve que adquirirla, ya la tenía ella. [/size][/size]Decidimos posponer para el día siguiente el corte de pelo en pro de ver una película. [/size][/size]Seleccionamos una histórica, [/size]La Operación Ogro.[/size] Mientras empezaba tomamos unas palomitas apenas extraídas del microndas y un par de cervezas, que a juzgar por su temperatura parecían exportadas directamente del Sahara.[/size][/size][/size]Los minutos pasaban sin acontecimiento relevante que mencionar hasta que salió su compañera de piso del comedor, mal momento, aquello acabo por inclinar la balanza y establecer los últimos cimientos de el giro vengativo. [/size][/size][/size]En el momento en que entró en el salón salió de la película un [/size]Gora Euskadi Askatuta! Gora![/size], la expresión de su rostro se tornó distante, se acerco a mi y me preguntó.[/size][/size][/size]-Tú no serás de la ETA, ¿eh?
- ¿Qué dices? Haz el favor de no insultarme.
-Illo, te llamas (mi nombre, profirió esa primera prueba al tener yo un nombre vasco), tienes un coche con matrícula de San Sebastian con una Ikurriña atrás, hasta el llavero es de una Ikurriña, tienes pegatinas pro Etarras (se refería a una pegatina donde se podía leer Independentzia!) solo tienes música vasca y además illo, que vaya libros que tienes, que si El Che Guevara, que sí Bakunin, además, te vi en el coche una caja con una pistola,tú eres un terrorista.[/size][/size]¡Ja! En ningún momento llegué a sacar libros de la habitación, si conocía el contenido de mis libros era porque había hurgado en ellos....[/size][/size]-Mira, ni el coche ni su contenido es mío, ni la pistola es pistola y en cuanto a lo que a los libros concierne, ¿te gusta registrar maletas?[/size][/size]Enmudeció, su cara se torno roja, apenas pudo proferir una excusa cuando la solté lo siguiente, cabe decir que si me aventuré fue porque la fulminante mirada de la forera me hizo enseguida saber que se posicionaría a mi lado.[/size][/size]-Tú lo que necesitas es un polvo, pero aquí estoy, la pasión turca, turco, turco, no vasco, frígida.[/size][/size][/size]Con el transcurso de las ultimas palabras se oyó un sonoro portazo....[/size][/size][/size]Continuamos con la película como si nada hubiera pasado. Bajé a cenar a el Kebab del primer día con la intención de pasar un largo rato, el máximo posible, fuera de casa, no tenía ningunas ganas de volver a follarmela. Eran mas de la 01:00 cuando volví, allí estaba ella sentada en el escritorio con el ordenador de por medio, me pregunté a quien estaría liando esta vez. Al llegar yo se me acercó y besó, le dije que estaba cansado y que no tenía ganas de follar, hizo caso omiso y volvimos a follar, prefiero no omitir demasiados detalles, ya que la follada anterior respalda la linea de actuación que tomé aquella noche, es decir, sodomización. Una nueva variante cobró forma, darlo todo, los gemidos tendría que superar en decibelios a los de cualquier otro día, era preciso. No conseguí el objetivo, al menos no completamente, no me cabe duda que su compañera de piso los oiría desde su cuarto, que era lo que buscaba.[/size][/size][/size]Amaneció un radiante día, ya solo quedaban 2 días y 1 noche para mi venganza, los nervios afloraban y la inquina me comía por dentro.[/size][/size][/size]Por la mañana se fue temprano, me dijo que tenía que atender unos asuntos y quizás no volviera hasta la noche, yo ya sabía perfectamente que tipo de asuntos tenía que atender, o succionar cual aspiradora mejor dicho.[/size][/size]Al mediodía me levanté con la intención de raparme el pelo y ejecutar una de las principales bases del inesperado giro que tomó mi plan.[/size][/size][/size][/size]Me quite toda la ropa excepto los boxer apretados tan frecuentes en mi vestimenta, encendí el ordenador de la forera y puse lo más alto que pude esta canción.[/size][/size][/size][/size][/size]Me constaba que su compañera de piso estaba en su habitación, como ya habréis supuesto la intención de la pesada canción es que se levantara a decirme algo, pero al ir directa hacía la habitación pasaría por el baño, donde estaría yo rapandome la cabeza, con la puerta abierta y medio desnudo, a esto sumadle que la compañera de piso no tenía sexo desde hacia meses (así me dijo la forera), la insinuación del día anterior no fue casual, y pasó lo que tuvo que pasar evidentemente.[/size][/size][/size]No pasaron mas de 2 minutos cuando se levantó, en palabras textuales de ella;[/size][/size]-[/size]Apaga esa puta música joder.[/size][/size]-No puedo, necesito inspirarme para que el corte salga bien, cuanto mas me distraigas mas tardaré, si me ayudarás....
-Todo sea por que apagues esa música de mierda.
-¿Me podrías pasar la maquina por la zona de atrás entonces?[/size][/size][/size]Se quedó dubitativa...corté esos instantes de dudas con una mirada lasciva y la mejor de mis sonrisas acompañada de esta frase.[/size][/size][/size]-Pero ven, que no te voy a morder, al menos si no quieres.
-Pero que loco que estás nene.[/size][/size][/size]No os voy a mentira, podría hacerlo diciendo que su compañera de piso estaba tremenda, que era una diosa bla bla, pero no lo haré, siendo fiel a la verdad como lo he sido con la historia os confieso que era una gorda, le sobraban al menos 30 kg, tenía un culo en plan nigga de 50 años, lo único que compensaba era su cara y el acento andaluz marcado.[/size][/size][/size]-¡Vaya! Pero si tienes un tatuaje, ¿que quiere decir?[/size][/size]En efecto, tengo un tatuaje en la espalda con letras árabes, no desvelaré su significado por si alguno de aquí me conoce. Le expliqué el significado.[/size][/size][/size]-¿Te gusta o qué?
-Esta chulo, como sois estos vascos.
-Turco, no vasco, Turco.[/size][/size][/size]La tía ya estaba cachonda perdida, sino ya me diréis a cuento de que me mete mano por toda la espalda mientras me rapa la cabeza....[/size][/size][/size]-¿Que era eso que me dijiste de la Pasión Turca?[/size][/size][/size]Aquí vi la ocasión, me giré mientras la acariciaba los hombros y la dije despacio.[/size][/size][/size]-Una película, cuenta como una española se vuelve loca por un Turco.[/size][/size][/size]Me empalmé inevitablemente, la estrechez de mi ropa interior no ayudó a disimularlo, ella lo notó y me metió toda la manaza mórbida dentro del paquete, la puse contra la pared, la bese y la susurré al oído.[/size][/size][/size]-Te voy a follar como no te han follado en tu puta vida.[/size][/size][/size]Y lo debí de hacer, porque al acabar el polvo la tía, que ni la sabía chupar ni se movía, me abrazó y me suelta; Te quiero [/size][/size][/size][/size][/size]Me dio pena, pero la venganza primaba y para ejecutarse esta en los nuevos estamentos tenía que adoptar el tono de marroquí chulo, no soy chulo, para nada, pero a costa de tener amigos marroquíes puedes hacer una improvisación digna de Oscar.[/size][/size][/size]-Suéltame gorda de mierda, me das asco, ¿no lo has notado?
-Eres un hijo de puta, se lo voy a contar a ella, (a la forera).
-No me toques los cojones cariño, te recuerdo que sé donde vives y que no te gustaría tener un problema conmigo.
-A mi no me amenaces, que la llamo y se lo cuento, eh.
-Si haces eso sales por la ventana volando, cierra esa bocaza hasta mañana y no tendrán que avisar de la morgue.[/size][/size][/size]Me duché y pase el resto de la tarde leyendo, la forera volvió a las 21:56 aproximadamente, dijo que estaba cansada, que cenaría algo y que se acostaría.[/size][/size]Fingí mi mejor cara, la besé en la frente y proferí unas amables palabras. [/size][/size][/size]Estaba impaciente por que llegara el día siguiente, omitiré los por qué ya que los conocéis perfectamente.[/size][/size][/size]La mañana siguiente me levanté antes de que dieran las 9 de la mañana, saqué mi maletas y todo lo mío de su habitación, la dije que estaría todo el día fuera, que quería visitar cierto monumento típico y que bajaría hasta una localidad histórica de la provincia, me dijo sin apenas ganas que vale y que me fuera bien. A ti si que te va a ir bien zorra, pensé.[/size][/size][/size]Tras la despedida me duché, ahora al ver mi rostro en el espejo no veía a aquel muchacho de pelos largos con atisbos de inocencia en su rostro, no me reconocía, no reconocía a aquel hombre y no muchacho con cabeza rapada al 3, barba a juego, todo aquella parafernalia esteticista no hacía mas que poner en evidencia mis rasgos árabes, que tampoco son muchos, pero para algo uno tiene un padre turco. [/size][/size][/size][/size]Me vestí impecablemente en el salón, zapatos de cuero con punta reluciente, pantalones de traje negros a juego con la chaqueta también negra, y por supuesto una camisa blanca, esta fue mi vestimenta para aquel día, toda ella aderezada de una cajetilla de cigarrillos, un Zippo y una pistola de bolas en la parte trasera del pantalón como únicos acompañantes.[/size][/size][/size]Bajé al coche con la intención se esperar a que se fuera y seguirla hasta donde quiera que me llevara. En mi conciencia aún había atisbos de cordura para matarlos no se me ocurrió otra cosa que alcoholizarme a base de whisky, fácil de adquirir sin demasiadas vueltas, en frente de su portal había un pequeño supermercado de barrio.[/size][/size][/size]Aparqué el coche unos vehículos mas atrás, no era plan que bajara y me viera esperando como un gilipollas.[/size][/size]Me senté, baje la ventanilla para dar libertad al humo de los mas de 5 cigarrillos encendidos desde que esperaba, botella en mano llevaba bebiendo a pleno trago desde los 40 minutos aproximados que esperaba allí, la música me encendía mi vena mas luchadora y rencorosa, Pablo Hasel, que grande que es ese tío decía, como un autómata repetía la letra de sus canciones.[/size][/size][/size]Estaba en éxtasis cuando la vi bajar, esperé unos segundos y encendí el motor. Fue difícil seguirla sin que se diera cuenta y a la vez no llamar la atención debido al lento ritmo del vehículo, difícil, pero no imposible, la vi entrar en un edificio que a primera vista parecía exclusivamente de oficias, aparqué el BMW unas calles mas adelante, le di un ultimo trago a la botella, contemplé mis ojos, inyectados en sangre y me bajé.[/size][/size]El camino a el portal donde entró se me hizo largo, con paso firme y rápido mientras fumaba di con él.[/size][/size][/size]En efecto, mi primera impresión no me traicionó, el edificio era usado como sede de diversos partidos políticos así como de consulta privada de distintos especialistas sanitarios. Estaba dudando que oficina o consulta médica daría albergue a la forera cuando en el primer piso la oí su voz, la placa de la puerta mencionaba que era la sede de un partido político regional de segunda. Pensé muy mucho si darle una patada a la puerta en plan rambo o entrar sin armar barullo, opté por lo último.[/size][/size][/size]Al entrar la forera no se esperó verme allí, no daba crédito, algo en sus ojos vi que cambió, sería por el traje, sería por mi rostro pero se quedo petrificada.[/size][/size]La recepcionista del lugar me advirtió que no se podía fumar dentro, a lo que respondí.[/size][/size][/size]Cállate, hipócrita, tampoco se puede engañar al pueblo y vivís de ello pedazo de basura.[/size] [/size][/size]Calló.[/size][/size][/size]Tras el corto diálogo con la recepcionista me fijé que ella, la forera, tenía sobre su hombro la mano de un PERROFLAUTA. Rastas, cara de gilipollas, pantalones cortos, piernas peludas, camisa hawaiana y una camiseta que me dolió profundamente, tenía la cara del Che en ella. [/size][/size][/size]Si, ese tío debió de ser quien la envió los mensajes que delataron el engaño. [/size][/size][/size]Le abordé rápidamente.[/size][/size][/size]-¿Te gusta mucho enviar mensajitos a la tía con quien me llevo acostando 7 noches, no?
-¿Así que eres tú el morito mierda que estaba con ella?
-¿Moro?- Inquirí con una sonrisa malévola.
-Mira, somos ambos muy liberales, si eres un cretino Islamista vuélvete a tu querido Morroko.
-¿Sabes,? Mi país es el mundo, llevó mis ideas en el corazón, a diferencia de ti pedazo de gilipollas, con cami del Che y en un partido político, por si fuera poco con eso lamento decirte que soy moroso, le debo el servicio a tu madre de las dos ultimas veces, y eso que me hace descuento por llevarla en silla de ruedas, no veas los surcos que deja.
-¿Quieres que te meta una ostia? Vete o llamo a la policía.
-¿Pero no eras tan antisistema?- Le espeté soltandole el humo en la cara.[/size][/size][/size]Lo que llevaba provocando llegó, me soltó un puñetazo, no pensé que el tío pegara tan fuerte, o calculé mal, o inestimablemente la bebida ingerida le ayudó a tumbarme. Ya en el suelo me arreó dos patadas, una a la altura del estomago y otra en el hombro. Desde el suelo le proferí un empujón a la altura del vientre, al recular hacia atrás me levante, no sin dolor, le lancé un gancho con la diestra, y un directo con la izquierda, ahora el que caía era él, le escupí mientras me sacaba la pistola. Al verla puso como si de un acto reflejo se tratara las manos sobre la cabeza, le lancé otro escupitajo mientras le gritaba; levántate, hijo de puta, ten cojones. No los tuvo, cargué el arma, tome postura tal y como había visto hacer al nigga de Pulp Fiction, antes de seguir la actuación se puso a llorar como una mujerzuela, me pidió perdón, me dijo que no volvería a verla, que no era su novia, que lo sentía mucho. No vale, respondí, di que eres un mierdas, al hacer caso omiso lo grité, al instante titubeó, soy un mierdas, ¡Que lo digas bien coño!. Lo gritó entonces.[/size][/size][/size]Durante la escena había perdido de vista a la forera, cuando retome el control de la sala la vi agazapada tras el mostrador, me acerqué a ella, la levanté suavemente y solté con la mayor lucidez posible.[/size][/size][/size][/size]-Pudiste elegir, entre yo, quien te llevaría el desayuno a la cama, te escribiría poesías a la luz de velas si fuera preciso, te trataría con la mayor de las delicadezas, o este hijo de puta que no merece ser llamado hombre. Felicidades, me temo que has tomado la elección equivocada.[/size][/size][/size]Acerqué mi cara a la suya y la besé en los labios, un beso fugaz y corto, al tiempo disparé la pistola sobre el perroflauta, una bola salió disparada a su brazo, esbozando una sonrisa abandone el lugar.[/size][/size][/size][/size]Esto es todo, espero que os haya gustado. [/size][/size][/size][/size]Tras el incidente tomé rumbo dirección a la provincia de mis padres donde pasaría los últimos días de vacaciones, recibí llamadas y mensajes de la forera donde me instaba a volver, no respondí.[/size][/size][/size]Ya en Rotterdam tenía en mi correo mas de 4 mails suyos donde me soltaba la perorata victimista, no sé como pero me convenció de perdonarla, incluso se quiere venir a Rotterdam unos días....
[/noae]






Que coño es esto?