Un día de putas en la Antigua Roma

Tema en 'General' iniciado por trollencio, 8 Dic 2012.

  1. Un dia de putas en la Antigua Roma

    Ahora ya nunca podrás decir que no has estado en un lupanar… en la casa de Arvina.

    En cambio, sí que me quedó marcada la primera vez que yací a solas con una mujer. Fue poco después del primer y desastroso envite. Que congoja pasé. Un tarde ociosa de verano nos juntamos a la sombra de los soportales del Foro mi amigo Labieno, Emilio y yo con mi hermano Lucio, que nos sacaba dos años, y uno de sus compinches de farra, un tal Publio Quintilio Albo, un chaparro y rubio hijo de inmigrantes galos. El caso es que mi hermano y su colega nos convencieron sin demasiada presión para que fuésemos todos juntos a un lupanar fuera de los muros. Aquel burdel de renombre estaba cerca del puente del molino y era casa de muy mala fama en los círculos sociales valentinos. Su maléfica notoriedad venía dada porque más de un casto e impoluto magistrado era cliente habitual de aquella villa misteriosa.

    [​IMG]

    [url=http://historiasdelahistoria.com/wordpress-2.3.1-ES-0.1-FULL/wp-content/uploads/2011/04/Lupanar2.jpg][/url]

    Era una amplia domus de varios passuum de fachada, sin ventanas y con un portalón de estrecha mirilla en medio de un cuidado huerto de acelgas y lechugas. Después de tocar mi hermano dos veces la aldaba y decirle una frase ininteligible al esclavo que se asomó por el ventanuco, los goznes del portalón chirriaron quedamente y pasamos al vestíbulo. Una estatua de tamaño natural de Venus, diosa de estas ocupaciones, presidía la sala. El timorato y afeitado sirviente nos llevó hacia el soportal del atrio, el lugar más fresco de la casa en el que varios bancos estaban dispuestos para recibir a los clientes. Nos acomodamos en los mullidos asientos. El porche estaba decorado con maceteros de terracota con setos de murta decorados con relieves geométricos y sus paredes encarnadas exhibían explícitos frescos de amantes en plena faena. Me quedé abobado pasando la vista de fresco en fresco viendo las diferentes poses de las parejas allí representadas. Al momento una esclava muy sugerente nos ofreció una jarra de vino fresco muy rebajado que no pudimos rechazar. Un grupito de tres chiquillas se colocó en una esquina portando arpas, címbalos y flautas y comenzó a entonar melodías. Eran muy jovencitas para la profesión. Seguramente la dueña de la casa de lenocinio las habría comprado recientemente para ir preparándolas en las artes amatorias. Además, en toda variada clientela siempre encuentras algún vicioso con una buena bolsa de ases arsetanos dispuesto a vaciarla sin ningún reparo con tal de estrenar jovencitos. Mientras la linda muchacha, peinada con arte y perfumada en abundancia, escanciaba el contenido de su vasija apareció una gruesa matrona ya entrada en años, de rotundos pechos surcados por venas y compleja peluca cobriza, que nos dio su más efusivo recibimiento. Me parecía increíble cómo no tenía descolgados semejantes pechos tan redondos y amenazantes. Tiempo después descubrí el truco del strophium(el primer “cruzado mágico” de la Historia; consistía en unas tiras de cuero suave que realzaban el busto femenino. También se usaban las mamillare, una especie de faja que sostenía los senos) al gozar de los encantos de una de sus pupilas que iba tan bien armada como su señora.


    • [li]¡Bienvenidos a la casa de Servia Vitruvia Arvina! Pero, por la casta y pura Vesta, ¡Que ven mis ojos! Cinco muchachotes estupendos – dijo la oronda alcahueta repasando con su mirada de batracio al grupo entero – Estoy seguro que alguno de vosotros sois nuevos en mi casa… ¿Qué podría ofreceros para deleitar vuestros sentidos?[/li]
    • [li]Muéstranos tu oferta, querida Arvina. Me han hablado muy bien del género de tu casa – le respondió el compinche de mi hermano –[/li]
    • [li]Así es, jovencito. Tengo verdaderas maravillas. Este no es uno de esos prostíbulos infectos del puerto de Saguntum, es una reservada casa de citas para clientes selectos… ¡Atelo! Castrado perezoso… Vamos, a qué esperas, pasa estos clientes a los triclinios – le regañó al esclavo que nos había atendido tras darle un coscorrón. Después dio dos sonoras palmas y se colocó bien la prieta y sólida túnica faja que soportaba el peso de su inmenso busto –[/li][li]Como deseéis, Dómina – respondió sumiso el enjuto individuo dirigiéndose con toda celeridad hacia una de las estancias del atrio –[/li]

    Al instante aparecieron desde varios de los cubículos adyacentes una nutrida variedad de jovencitas y jovencitos. Ellas, unas muy jóvenes y otras ya maduritas, iban vestidas con finísimos peplos de lino setabense, estaban maquilladas con todo tipo de exóticos bálsamos y alguna que otra tenía teñido el cabello con pasta de sebo y ceniza. Aquellos insinuantes y sugerentes vestidos dejaban translucir las areolas coloreadas que coronaban sus tersos bustos y los ensortijados encantos de sus entrepiernas. Los tres efebos barbilampiños lucían sus cuerpos juveniles untados en aceites aromáticos y cubrían sus miembros con un escueto y simple taparrabos. Aquellas mujeres no parecían forzadas, pues en el complejo mundo de la prostitución las hay de todos tipos, de las que no pueden elegir y de las que elige bien a sus amantes de pago. En aquel caso supe después que muchas de aquellas espléndidas féminas le pagaban un jugoso porcentaje a la dueña de la casa por trabajar discretamente con personajes conocidos e influyentes en la comodidad de un lecho cálido y mullido.


    El acicalado grupo de profesionales del amor se fue paseando entre los bancos, acariciándonos, sonriendo y provocando nuestra ya irrefrenable lujuria. Una de aquellas tremendas hembras, una esbelta morena de larga cabellera que emanaba un embriagador aroma a jazmín persa, se dirigió hacia mí, barrió mi rostro con su fragante melena a la vez que introducía su hábil mano bajo de mi túnica. Fue la que más me impactó. Y no menosprecio al resto de jovencitas y no tan jovencitas, a ver cuál más apetecible, pero la primera impresión me marcó la decisión. Tenía aún sus bronceadas carnes prietas, pues no sería mayor que yo, unos glúteos redondos y respingones más duros que las Columnas de Hércules y unos pechos puntiagudos y tiesos como odres llenos. La elegí a ella.

    Mi hermano negoció en grupo con la mofletuda y pintarrajeada Arvina el coste de los servicios de su apetitosa mercancía, cerrándolo en cincuenta monedas de plata por una hora de amancebamiento. La muchachita morena que tanto me gustaba me cogió de la mano y me llevó a su cubículo, un pequeño y encarnado habitáculo en el peristilo en el que un taburete y un camastro eran sus únicos muebles. Sobre el dintel de la puerta había un expresivo grabado de una amazona cabalgando sobre un tipo recostado en un diván. En aquel momento no le presté atención pero con el tiempo descubrí que cada una de aquellas mujeres indicaba explícitamente en su puerta su especialidad. Y cada uno de aquellos servicios tenía su coste prefijado pues no es lo mismo una simple masturbación manual que una felación completa, y más teniendo en cuenta la escueta higiene, por llamarla de alguna manera, de ciertos clientes habituales de la casa.

    [​IMG]

    [url=http://historiasdelahistoria.com/wordpress-2.3.1-ES-0.1-FULL/wp-content/uploads/2011/04/Expo_Eros_021.jpg][/url]

    La chica me condujo a su nido de placeres. Una lucerna de cuatro bocas sobre el taburete era la única iluminación de aquella pequeña estancia. Corrió las cortinas de arpillera rallada que cerraban la puerta y me llevó hacia el catre. Con un movimiento cadencioso y pausado se arremangó el vestido desde las pantorrillas sacándolo por encima de su cabeza, mostrando paulatinamente en toda su plenitud su excelsa desnudez. Tenía unos grandes ojos del color de la miel y un pelo moreno y ondulado que caía en tirabuzones sobre sus duros pechos. Bajé un momento la mirada y comprobé como mi erecto miembro ya se marcaba, y manchaba, en la túnica. Recuerdo que sudaba como un galeote, no por el calor húmedo y pesado de la pequeña habitación sino excitado por la inminencia del roce de nuestros cuerpos… y a la vez me sentía temeroso de no dar la talla ante aquella joven experta. A pesar de su corta edad la muchacha sabía muy bien lo que se hacía. Me susurró un par de bonitos piropos al oído, me quitó la empapada túnica con suavidad y me tumbó boca arriba en su camastro. Un relájate y un beso profundo en la frente me dejaron más tranquilo. Fue entonces cuando la lozana profesional del lenocinio se colocó sobre mí, introduciéndose mi hinchado apéndice en su rizado secreto y oscilando su moldeado cuerpo sobre mí. No soy capaz de evaluar cuanto tiempo pude contener mi semilla, pero pienso que sería más bien poco puesto que sólo de la excitación ya estaba más que preparado. Aprisioné sus nalgas entre mis manos intentando alcanzar con la boca uno de sus oscuros y enhiestos pezones. Al ver la contracción de placer de mi cara la muchacha apretó su ritmo desenfrenadamente, oprimiendo mi miembro con sus pétreas nalgas en una intensa fricción y desencadenando en mí el efecto deseado.


    Cuando salí del cubículo, sudado, envanecido y más satisfecho que un general durante un Triunfo (el mayor honor que le concedía el Senado a un general después de una campaña victoriosa), coincidí con el resto de amigos que también habían cumplido holgadamente con su propósito. Me chocó ver a Labieno, siempre luciendo músculos en las salas de ejercicios de las termas, salir de una de las estancias junto a uno de los efebos imberbes. Que peligroso descubrimiento nos enseñó aquella cálida tarde mi pícaro hermano. No fue la única vez que acudimos a aplacar la presión de la entrepierna en la discreta y selecta casa de Arvina. Tiempo después me enteré gracias a una conversación cruzada en las letrinas de las termas de que aquella gorda matrona había ejercido el oficio más viejo del mundo hacía años en varios lupanares de Arse hasta que un tal Sexto Vitruvio Arvino, un tipo poco agraciado y menos aún sociable que llegó a ser pontífice de Júpiter en la ciudad durante muchos años, se encaprichó de sus grandes tetas y se la compró a su dueño. Al morir hace pocos años aquel pobre infeliz, Arvina, – manumisa y heredera de una discreta fortuna – conocedora de la gestión del pingüe negocio, cambió de residencia para evitar habladurías y se montó su propia mancebía de lujo en la nueva colonia.
     
  2. CLASES DE PUTAS EN LA ANTIGUA ROMA
    • [li]Delicatae: eran las putas de lujo a las que únicamente tenían acceso los más poderosos. Las que ahora se eligen con un catálogo y se les pone un pisito.[/li]
    • [li]Famosae: mujeres que sin ninguna necesidad, por su posición social, practicaban sexo por puro placer. El caso más significativo sería Valeria Mesalina, esposa del emperador Claudio. Como sería de libidinosa esta mujer que, aprovechando la ausencia de su esposo, organizó un concurso en palacio con las meretrices de Roma basado en ver quien se podía acostar con más hombres en un solo día. El “colegio” de prostitutas aceptó el reto y envió a Escila, una auténtica profesional que realizó veinticinco coitos antes de rendirse… Mesalina prosiguió durante la noche y, tras declarar que no se sentía aún satisfecha después de haber yacido con setenta hombres, continuó hasta el amanecer. El recuento final fue doscientos…[/li]
    • [li]Lupae: las que ejercía el oficio en los lupanares.[/li]
    • [li]Noctilucae: las que sólo trabajaban por la noche.[/li]
    • [li]Copae: las que trabajan en la Caupona (era una tienda de bebida rápida y comidas frías ya preparadas – generalmente vino, chacinas, quesos o encurtidos – que podías tomar o llevar. No había bancos ni mesas, sino una barra al exterior en la que los clientes por un as podían templarse con una copa de vino y algo que roer).[/li]
    • [li]Fornicatrices: los que se lo hacen bajo los arcos de puentes o edificios. El término fornix significa arco de donde proviene fornicar (tener relaciones con una puta).[/li]
    • [li]Forariae: ejercían en los caminos rurales próximos a Roma y sus principales clientes eran los viajeros.[/li]
    • [li]Bustuariae: cerca de cementerios… con un poco de misterio.[/li]
    • [li]Prostibulae: en la calle sin ningún control. Recordemos que según escribió Tácito, historiador romano, las mujeres que querían ser prostitutas estaban obligadas a registrarse ante la oficina del edil. Una vez inscritas (nombre, edad, lugar de nacimiento, y su “nombre de guerra”) se concedía la licencia (licentia Stupri)[/li]
     
  3. Myselff que clase de puta sería?
     
  4. Pues no sabría decir porque no la considero como tal. ¿Me he perdido algo de por qué se le tiene tanta inquina?
     
  5. ¿Qué valía irse de putas en tiempos del S.P.Q.R.? ¿Era más o menos caro que ahora?
    Resulta difícil hacer una traslación exacta del valor del dinero en Roma a nuestra época. Pero aunque los precios debían ser parecidos a los de ahora, eran algo más bajos. Aunque, naturalmente las M.S. o las M.G. del momento se ganaban tan bien como ahora sus jornales (y también arruinaban a hombres adinerados).
    Muchos precios han llegado a nosotros como “grafittis”. En efecto, al no haber periódicos donde publicar los anuncios de relax, cualquier pared era buena para anunciarse. Así, en Pompeya numerosos de estos anuncios se nos han conservado, véase un par de ejemplos:

    “Éutique, griega. Dos Ases. De complacientes maneras.”, “Lais la chupa por dos ases.” Los precios que acabamos de ver eran bastante asequibles.
    La Antología Palatina, nos ha guardado este anuncio maravilloso:“Yo, Elide, puedo contentar a tres hombres simultáneamente. Uno con la boca, otra con el coño y el tercero con el culo. Recibo al depravado, al amante y al pederasta. Aunque tengas prisa y vengas con dos amigos no dejes de entrar.” ¡Una verdadera artista!
     

  6. Pagacoca de myselff
     
  7. Me lo vas a tener que explicar un poco mejor... entiendo lo de "pagacoca" pero no alcanzo a comprender el por qué de adjudicárselo. ¿Hay algo que desconozco?
     
  8. [font=Helvetica Neue, arial, sans-serif]He estado dos veces en Santorini, la primera hace 25-30 años, es una isla increíble. Un volcán que se colapsó (la cima) i si la miras desde Maps es como una luna moruna con un punto en su centro. Te aseguro que te gustará i te emocionará. No te pierdas la sensación de pasar un día de playa (no me acuerdo de su nombre) en una gran bahía que tiene su arena de tierra volcánica negra (también hay una en las Islas Canarias).[/font]
    [font=Helvetica Neue, arial, sans-serif]Por los hoteles, no te preocupes si no es temporada alta (por temas de reservas), escoje cualquiera que tenga buena vista, que NO TE LO VAS A CREER.[/font]
    [font=Helvetica Neue, arial, sans-serif]Que la disfrutes.... volverás.[/font]
     

  9. Mira en wikipedia
     
  10. te arreglo el titulo shur :mola:
     
  11. Gracias a gilipolleces como esta el feminazismo se os está echando encima!!!!!!

    Despertad coño!!!!!!!!
     
  12. ok cvr nunca lo habia pensado eran otros times y de seguro k los romanos se la pasaban de orgias
     
  13. me cago en todos los muertos de tu arbol genealogico y si me apuras tambien en los vivos , puto amorfo de mierda te pillo por la calle y te hundo el pexo a martillazos , enfermo ijodelagran puta , si tienes hijos espero que tengan alguna discapacidad fisica o mental o en su defecto los atropelle un autobus , pero que no mueran que sufran toda su puta vida y si no tienes hijos nunca que sera lo que pasara seguramente dios te bendiga con una gordaca puto follapinos hijodelagranputa , como me entere de que me agregas otra vez con alguna cuenta asi y me entere de quien eres te juro que te busco , cuando te encuentre te voy quitando partes de tu ridiculo cuerpo y me las voy comiendo y mientras me las como las cagare y te haré comer mis putas heces con trozacos de tu piel rebozados y cuando ya te haya destripado completamente y haberte hecho comer toda la mierda que suelte de mi precioso y brillante culo ire a por tu hermana y si no tienes hermana ire a por la sudada de tu puta madre y si voy inspirado ire a por las dos , la secuestrare , las metere en una furgoneta , las llevare a una habitacion , las metere el rabo por todos los agujeros de su cuerpo (si , incluidos los de la nariz y orejas) me corre dentro de ellas y esperare 9 meses a que nazcan sus hijas y cuando cumplan 13 años me las follare tambien y si aun asi despues de eso te siguen quedando primas o tias hare lo mismo con ellas y cuando ya este cansado de follarme a toda tu familia de piojosos cojere unas cuantas cadenas las pondre en mi coche y recorrere 300km con toda tu familia enganchada a ellas y si despues de eso queda alguien vivo , le hecho alcohol para que rabie aun mas de dolor y despues de todo eso ire al hospital cuando ya te hayas recuperado de el destripamiento que te hice te sacare de hay te llevare a la misma habitacion donde me folle a todas las mujeres de tu actual familia y a las que preceden en tu arbol genialogico y mientras te pongo los videos de como me follaba a tu madre te dare minipollazos en la frente hasta que se te quede la marca de mi grande y devastador glande para el resto de tu vida y asi cada vez que te mires en el espejo recordaras esos videos y lo que hice con tu familia , despues de eso te soltare y volvere a ir a por ti a los tres meses , te volvere a meter en la habitacion , pero esta vez nada suave , esta vez cojere tus manos y empezare a meterte agujas entre las uñas hasta que el nivel de dolor te haga desmayarte y te reanimare con un desfibrilador , te bajare los pantalones y los calzoncillos y empezare a darte minimatillazos en tus cojones hasta que poco a poco se vayan deshaciendo y tu escroto quede completamente vano , imagino que despues de eso te desmayaras otra vez , pues volvere a usar el desfibrilador para reanimarte y metere tus pies en un cubo con agua , te pondre pinzas en los pezones , pene y lengua y te dare descargas hasta que vuelvas a desmayarte , cuando lo hagas ya sabes lo que hare.. y volvere y cojere unas tenazas e ire arrancando una a una tus putas uñas pedazo de escoria , despues te tumbare , te pondre un trapo en la cara e ire hechandote en la boca agua poco a poco sin que llegues a ahogarte ... despues me ire y volvere cada a dia para hacerte una tortura diferente , para que cada vez que oyeras mis pasos acercarse a la puerta a horas diferentes cada dia , un miedo que jamas hayas experimentado recorra tu cuerpo y quedarme en la puerta haciendo como que habro hasta que te mees encima , entonces entrare y comenzare... cuando vea que ya no das para mas torturas te dejare que te cures en un hospital y volvere a ir a por ti cuando te recuperes , te cojere y mientras te quemo los ojos con un soplete te daremartillazos en la nuez hasta que mueras pedazo de hijodelagran puta pero no pienses que todo acaba a hay... si la reencarnacion existe , volvere reencarnado en culaquier otra persona y te hare a ti y a toda tu nueva familia todo lo que te hecho en esta vida pero mas lento y sin matarte para que cada vez que vieses una sombra en la noche pienses que soy yo , que te entre una locura impresionante , que caigas en un estado vegetativo simplemente del miedo que te causa mi presencia , si te curan , ya no volvere a ir mas a por ti , moriras viejo , solo , sin huevos , sin piel y esperate que no te corte piernas desecho de mierda
     
  • Comunidad

    Welcome to the community Forotrolls!

    Los individuos de este foro somos seres humanos muy inteligentes y peligrosos y te vamos a entrenar para luchar y sobrevivir en este mundo. No importa quién seas o de donde vengas, pertenecerás a la hermanandad "El legado del Oso Rosita"

    "Jehová guardará tu salida y tu entrada." Salmos. 121:8
  • Navegación Rápida

    Abrir la Navegación Rápida

  • Nuestro Futuro

    Forotrolls, es un grupo de líderes comunitarios representando a varias agencias sin fines de lucro, así como a algunos "negocios ocultos". Tenemos implantado un Sistema de Donaciones por las cuales cubrimos el mantenimiento y hospedaje del mismo.

    Realizar una donación es totalmente libre y voluntaria, si deseas ayudarnos. Valora tú mismo el foro y decide.

    Donar!