Ah, por cierto.

Tema en 'General' iniciado por PanchoX, 8 Jun 2012.

  1. Que pollaman es eddiehazel.
     
  2. ah, por cierto, vaya pole acabo de hacer :sisi3:
     
  3. Me parece perfecto , se le notaba por lo gay que es
     
  4. Hola, vengo a compartir mi experiencia con el LSD +18 [Tema serio y tochaco]
    Éramos 7, más 5 amigos más, todo mi grupo de amigos y personas importantes en mi vida prácticamente, juntos. De los 7, 3 tomaríamos LSD y otros 4 setas. Nos fuimos a un campo con una loma cerca de nuestras casas, precioso, y más en esta época del año, y nos lo comimos, así que habría que esperar aproximadamente 1 hora a que subiera. Algunos habían leído sobre los posibles efectos, yo sólo sabía que el ácido producía sinestesia (entre otras cosas), así que todo sería nuevo para mí, en verdad era incapaz de pensar en como sería un ciego distinto al de alcohol y/o maría.

    Está claro que la sugestión en un día como aquel jugaba una parte importante, todos estábamos deseando que nos subiera y cualquier mínima cosa extraña te haría pensar que estabas drogado ya. A los 45 minutos llegó mi amigo, mejor amigo de hecho, a lo lejos. Lo veíamos desde arriba, estaba lejos, y lo saludamos. Ya nos empezó a subir, y empezábamos a soltarnos, a reírnos, a flipar con el trigo, con las plantas, con el cielo, con los juegos de colores de la tarde con las nubes y el cielo. Nada parecía haberse visto antes, y en cambio era algo tan común...

    La gente empezó a tirarse por el campo, a escuchar música, a hablar...lo típico. Cuando me di cuenta de que el ciego estaba dando me acerqué a dos amigos que estaban tirados escuchando música sonriendo y con unas miradas que no se ven en la calle, llenas de brillo. Le dije a Arbe mientras sonreía como un niño pequeño "esto es lo malo de las drogas", se quitó los cascos y se lo tuve que repetir, y me dijo "cómo va a ser malo esto, tío"; "lo malo de esto es que es demasiado bueno". Y me fui. Subí a la loma y vi a T mirar con los ojos llorosos y muy abiertos el trigo mecerse con el aire, giró la cabeza para mirar todo el campo y miró el cielo con una expresión en su cara de felicidad inmensa, todo esto sonriendo siempre. Le dije a un amigo en voz baja mientras me reía, que lo mirara, y nos cató, entonces empezamos a reírnos todos, pero no de nadie, sino simplemente a reírnos, mientras me daba cuenta de que teníamos todos las lágrimas saltadas y no por reírnos.

    Más tiempo pasó, todo iba perfecto, aún quedaba tarde y tiempo de sobra para disfrutar aquello. Daba vueltas, hablaba con la gente, sin el más mínimo sentimiento de malestar. Miraba las nubes, miraba las plantas, a mis amigos. Podía asegurar que no era real, era imposible cómo todo aquello que estaba viviendo lo sentía multiplicado por infinitos millones y cuando sobrio pasaba por allí ni siquiera me llamaba la atención el sitio.

    Cuando el sol se estaba perdiendo, decidí caminar con los cascos. Había nubes grandes y pequeñas, y cubrían el cielo. El sol no nos dio en casi toda la tarde directamente, no estaba oscuro el día ni hacía frío, aunque sí muchísimo aire. Se pintaban las nubes con unos tonos naranjas que parecía que el mundo estaba ardiendo lentamente. Anduve hacia delante, pero una imagen dice más que mil palabras:

    http://i.imgur.com/RpQMP.jpg (alt. para los que no la vean, simplemente cambiando el i. por img.)
    http://img.imgur.com/RpQMP.jpg

    Yo llevaba una sudadera roja, los cascos y capucha puestos y piratas. Toda la tarde sentía que toda la naturaleza de allí me tocaba, sobre todo las piernas, así que no andaba, me movía, me transportaba sobre el suelo como una masa uniforme.
    No sabía que me hubieran hecho esa foto, pero cómo me alegro. Ahí pensaba que todo no podía ser mejor, jamás, jamás. Había llegado a un punto donde la música sonaba por todos lados, miraba a lo lejísimos a mis amigos, que seguían divirtiéndose por la montañita y los campos de trigo aún verdes con tonos amarillentos. Para colmo, más a la lejanía se veía Sevilla que se iba iluminando a medida que el sol perdía fuerza, además de verse toda el juego de luces de la feria en su máximo apogeo, pero no quería eso.

    Seguía andando, ya no veía a mis amigos y empezaba a no saber dónde estaba, aunque intuía el camino de vuelta. Me senté a escuchar la música, este disco:

    http://www.youtube.com/v/b3DV3CUHn7Q
    http://www.youtube.com/v/JCu9u6dz5RY
    http://www.youtube.com/v/6xMV3bzp_qg
    http://www.youtube.com/v/55v8bjdyzdE
    http://www.youtube.com/v/C730T3P4xeA
    http://www.youtube.com/v/4ejHli9dD2M
    http://www.youtube.com/v/JD8YlVeal_4

    Qué guay, eran increíbles, los había escuchado con maría, pero esto era otro nivel. Entonces recordé la sinestesia, quería ver la música, joder, VER LA PUTA MÚSICA! SENTIR LA MÚSICA! Me tiré entre las espigas y sentía cada una de ellas, abrí los ojos y el cielo era color azul apagado debido a las nubes, pero en el horizonte se veía naranja aún. Si me sentaba podía verlo aún:
    http://i.imgur.com/6DLrH.jpg
    Y vuelta a tumbarme, no veía la música, dónde estaba? Decidí no buscar y sólo encontrar, así que cerré los ojos y me concentré en la música. No paraba de sonreír, no lo hice en toda la tarde y noche pero ni siquiera me molestaban los músculos de la cara, sumado a que desde el lunes (era viernes) llevaba menos de 10 horas de sueño por culpa de la feria y el trabajo, pero no existían los malos sentimientos humanos. Pensaba en todo y nada a la vez. Es la manera más cercana de entender TODO. Es la droga de la empatía, le encuentras sentido a todo, amas todo, te alegras por todo lo bueno y olvidas lo malo. Deseaba que todo el mundo pudiera sentir lo que yo estaba sintiendo en aquel momento, era el momento más feliz de mi vida, sin duda alguna, a siglos luz de distancia de cualquier otro. Entonces me encontré con los ojos y la cara empapados en lágrimas, estaba llorando, esta vez de verdad y sin parar. Era increíble, de hecho mientras escribo esto estoy llorando otra vez, al igual que hace un rato. Soy incapaz de definir algo, nadie es capaz de definir algo en esos momentos, es grandioso. Me toqué la cara y tenía los mofletes mojados de lágrimas, demasiado, pero no podía parar de llorar de alegría mientras seguía sonando la música. Cómo un maldito cartón me había hecho esto? No sé, sólo lo estaba disfrutando. Me volví a tocar la cara y fue sublime, era como volver a encontrarme y a la vez estaba tocando todo el mundo, estaba fusionado con la tierra. Hice dos fotos de lo que veía tumbado, una lástima que el móvil no diera para más. Son dos fotos con dos colores, pero cada vez que las veo me asalta una añoranza increíble, y no hace ni un sólo día de eso:
    http://i.imgur.com/UXryB.jpg
    http://i.imgur.com/pFE8z.jpg

    Tocaba el trigo, las espigas, la tierra, el aire; cerré los ojos y pensé que en cada momento que los había cerrado no sólo había visto la música, sino que la sentía con cada milímetro de mi piel y con cualquier sentido corporal. Pensé "esto que siento ahora se está follando por el culo sin vaselina a la sinestesia". Seguía riéndome sólo, a la vez que lloraba, miré el cielo, y me percaté de que no era azul. Dudé de si era una alucinación o era así, entonces abrí el WhatsApp y vi que me preguntó mi amigo que donde estaba, y le dije que todo bien, estaba disfrutando al máximo, y que me dijera si el cielo estaba naranja o era yo, me dijo que eso se producía por el reflejo de la luz de la ciudad. Increíble, cuando el sol prácticamente se había ido, el cielo se había iluminado.

    Seguí llorando, y llorando. 2 horas llorando mientras seguía oyendo música tirado en el campo. Hay veces, muchas, que medio de coña y con tonterías (como cuando tu equipo de fútbol gana la Champions o cosas así) que decimos "ahora me puedo morir!". Yo os aseguro que entonces, después de sólo dos horas de viaje, me podía morir. Hacía mucho que no me sentía persona, había dejado de serlo para ser una especie de ente en comunicación con toda la naturaleza y el mundo, no sentía mi cuerpo, no era mío, pero lo intentaba mover y no estaba dormido, respondía perfectamente, podía tocar y todo, pero estaba mezclado con todo el exterior. Pensaba que nada, NADA podía mejorar eso, ni siquiera me apetecía fumar o beber, no necesitaba nada más, podría haber estado toda la vida así, las funciones vitales no las sentía, era como si hubiera dejado de vivir. Pero entonces...

    Lluvia. LLUVIA. Cuando más estaba viviendo el viaje empieza a llover. Abrí los brazos para abrazar el espacio que estaba sobre mí. Sentía la lluvia caer, sentía cada gota que estaba tocando mi cuerpo, mientras sonaba mi canción favorita del disco y el cielo estaba manchado de naranja. No hay adjetivos para describir todo lo que era capaz de sentir. Joder, si alguien intentara capturar un solo segundo de lo que sentía en aquellos momentos no cabría en ninguna memoria digital por muy enormemente colosal que fuera su tamaño.

    Sabía que no me podía quedar dormido, estaba muy despierto, vigilia absoluta, pero estaba soñando despierto. Joder, lo echo de menos...
    Las simples teclas del móvil eran preciosas iluminadas, el cielo de colores cuando movía la vista. Repetía una y otra vez que esto era increíble, increíble, increíble, dije "dios" e "increíble" por WhatsApp muchísimas veces, ya que me estaba comunicando con mi amigo de vez en cuando para contarle cosas, ya que él ya se había metido antes y sabía que me entendía, me decía que me aferrara a eso que estaba sintiendo, que jamás lo perdiera. Le dije que pagaría porque todo el mundo al menos una vez en la vida probara esto. Sólo una vez, no necesitas más (obviamente si tienes un buen viaje).

    Es la reducción de todo lo complejo que es la vida, al mínimo. Tendría millones, MILES DE MILLONES de maneras de definir lo que es el viaje, y ninguna sería concreta ni se acercaría, pero con cualquier intento de definición todos estábamos de acuerdo. La droga de la empatía. Sentía tantas cosas que sólo podía mirar, oír, tocar, sonreír y llorar. Todo se dirige a ti, todo está hecho con algún sentido, entiendes todo. Y piensas cómo sería la sociedad si toda persona probara esto SÓLO UNA VEZ, es que no se necesita más. Yo era el todo y la nada, a la vez que me sentía parte de cada una de las cosas que formaban parte de la Tierra, había desaparecido.

    Me levanté, y no sabía dónde estaba. Miré por el camino que había venido, y todo era extraño. Es cierto que nunca había estado ahí antes pero no tenía pérdida, y aún así, todo era nuevo. Entonces me giré, de pie, sobre el trigo, y vi toda Sevilla encendida, luces en la lejanía, y mis ojos como platos. Increíble, otra vez. Decía que no con la cabeza muy lentamente y miré hacia abajo, me llevé las manos a la cara y empecé a llorar fuerte. Cualquiera que me hubiera visto pensaría que estaba triste, perdido o cualquier otra cosa. Pero lloraba por tener tanta felicidad dentro de mí que estaba siendo expulsada en forma de líquido salado que eran lágrimas. Desde fuera era llorar desconsoladamente, pero yo estaba con una sonrisa y muchísimas lágrimas recorriendo mi cara mientras además, la lluvia me seguía mojando. Mientras seguía sonriendo, llorando y mordiéndome los labios, empecé el camino de vuelta, parándome cada dos segundos a girarme para seguir mirando todo y seguir llorando.

    Llegué a la parte que conocía y me seguía pareciendo desconocida. Pensaba mucho, muchísimo, diría que en todo ese tiempo, a pesar de no estar haciendo nada, estaba usando el cerebro hasta límites insospechados. La sensación que me venía era que qué era mi vida? Sentía que TODA la vida anterior a esa tarde había sido sólo un día, y que las pocas horas que pasé drogado había sido toda una vida entera. Y era imposible pensar otra cosa. No era capaz de decir "eh, mañana no vas a estar así, y el lunes a las 6 estás levantado para trabajar otra vez". No. Era todo tan perfectamente perfecto que no era real que la vida no fuera así siempre.

    Podría escribir muchísimo más, 10 tochos como éste, mil libros, cientos de fotos, millones de intentos de definiciones. Y ni todo unido se acercaría a vivirlo en primera persona. Es imposible. Y es tan imposible que hasta que no lo tomas eres incapaz de verlo. No es como el alcohol, que ves a la gente tambalearse o hacer el cafre, se ve desde fuera, o la maría, que ves los ojos rojos, ves la risas descontroladas y las caras desencajadas. Aquí si acaso ves la pupila dilatada, pero todo ocurre dentro, es psicológico, es puta magia, es la perfección.

    El mejor día de mi vida, sin duda.
     
  • Comunidad

    Welcome to the community Forotrolls!

    Los individuos de este foro somos seres humanos muy inteligentes y peligrosos y te vamos a entrenar para luchar y sobrevivir en este mundo. No importa quién seas o de donde vengas, pertenecerás a la hermanandad "El legado del Oso Rosita"

    "Jehová guardará tu salida y tu entrada." Salmos. 121:8
  • Navegación Rápida

    Abrir la Navegación Rápida

  • Nuestro Futuro

    Forotrolls, es un grupo de líderes comunitarios representando a varias agencias sin fines de lucro, así como a algunos "negocios ocultos". Tenemos implantado un Sistema de Donaciones por las cuales cubrimos el mantenimiento y hospedaje del mismo.

    Realizar una donación es totalmente libre y voluntaria, si deseas ayudarnos. Valora tú mismo el foro y decide.

    Donar!